Señales para saber cuándo huir de una empresa…

por Alexánder Hernández C.

No se trata de una nueva moda o teoría gerencial de esas que cada cierto tiempo revolucionan el mundo empresarial, sin embargo, sí se trata de algo que puede revolcar y poner patas arriba a toda una organización.

Señales para saber cuándo huir de una empresa… Señales para saber cuándo huir de una empresa…

No hay nada que impacte más la cultura, el clima y el destino de una empresa que el estilo gerencial de quien tiene la responsabilidad de liderar una organización. Precisamente una de las variables que más afecta el clima laboral y la felicidad de un empleado es el jefe.

Si usted es empleado seguramente se ha encontrado con diferentes estilos gerenciales en las personas que dirigen las compañías, algunos excelentes, algunos nefastos, que hacen que usted "se encomiende a Dios" para que no le toque uno de estos últimos.

Este estilo gerencial del que hablamos al principio, por su naturaleza, impacto e influencia negativos en las organizaciones lo hemos denominado “Planeación Hormonal”, pues va en contra vía de los principios establecidos de la gerencia y la administración, siempre basados en la razón, en la objetividad, en la inteligencia racional.

Lea también "Las 7 claves para convertirse en un buen jefe y no fracasar en el intento".

La “planeación hormonal” la ejercen magistralmente algunas personas que, desafortunadamente para sus empleados, están al frente de muchas empresas y, además, sin darse cuenta, generan más problemas en sus organizaciones que los que solucionan.

A continuación le contamos algunas características de la planeación hormonal ejercida por algunos gerentes y los efectos de este estilo gerencial muy arraigado en nuestra cultura empresarial:

  • Bipolaridad: Sí, como lo lee. En la gerencia de empresas también se sufre de este mal, y de manera más común de lo que pensamos. Se presenta cuando los gerentes dicen una cosa o deciden una cosa, después de una laaarga discusión y al minuto, sin razón justificable, solo porque sí, cambian de parecer. Es de esos casos donde ponen a los empleados y a toda la empresa a bailar un baile llamado un pasito adelante y tres atrás.
  • Monoaudiología: No es una nueva rama de la medicina, es simplemente el fruto del ego desbordado de algunos gerentes que sólo se escuchan a sí mismos. Nunca escuchan razones ni argumentos de sus colaboradores, bueno, salvo si todos los demás están de acuerdo con ellos. En este escenario, ¿para qué hablar o proponer ideas? termina siendo el asesino número uno de la innovación y construcción de inteligencia colectiva en las empresas.
  • Pánico motivacional. En los momentos difíciles es cuando de verdad se conoce el talante de un líder. Sin embargo, los exponentes de la “planeación hormonal” lo que suelen hacer es cundir el pánico dentro de sus empleados. Por ejemplo, cuando se presenta un bajón en ventas, salen a vociferar en los pasillos cosas tales como “es que esto se va a quebrar” o algo como “yo lo que necesito es vender, sino es así, tengo que echar gente” lo anterior dentro de su lógica hormonal, lo ven como un mecanismo de motivación, movilización y generación de productividad.
  • Efecto canal de Panamá. La planeación hormonal como ya lo mencionamos está cimentada en el ego de sus exponentes, por lo tanto son incapaces de empoderar a su equipo para que tomen decisiones dentro de un marco de acción, la no delegación es una de las peores amenazas para el crecimiento de una empresa, y de paso una gran fuente de desmotivación de los empleados. Si desde el diseño de un volante o un mail en adelante deben pasar por las manos y aprobación del gerente, la empresa está condenada a la no competitividad. Lo anterior sin contar con el hecho que además, se tardan meses en la aprobación del volante, para luego salir a buscar culpables del por qué no se ha hecho.
  • Síndrome de Goliat venido a menos. Siempre es bueno tener ambición y proyección de crecimiento, sin embargo a veces, por causa de nuestra amiga la planeación hormonal, estas personas pierden la percepción de la realidad, de su realidad. Es el típico caso de los gerentes que quieren que su empresa sea como Google, y en algunos casos se atreven a decir, quiero “Googlear” mi empresa; parece que no son conscientes de detalles como que empresas de esa categoría no llegaron de la noche a la mañana a ser lo que son, que además tuvieron que invertir en mercadeo, en entrenamiento, en motivación y un sin número de estrategias de largo plazo. Sin embargo, estos gerentes quieren ser una multinacional, pero a cambio ofrecen liderazgo, visión, y recursos de tienda de barrio.

La lista puede ser interminable y los efectos destructivos de la “planeación hormonal” mucho más, en especial cuando este estilo de gerencia y liderazgo genera falta de credibilidad en la organización, obviamente un clima laboral de desconfianza y miedo, sin contar con la frustración y desmotivación que acaba con la esperanza y le felicidad de cualquier empleado. Así que si usted es empleado de una empresa “liderada” desde la planeación hormonal, mi recomendación es que huya lo antes posible.

Alexander Hernández C.
Gerente AZUL Innovación & Crecimiento Empresarial
Twitter: @AZULinnovacion

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.