Maneje sus finanzas como una mujer de un puesto directivo

por Isabella Gandini

El flujo de caja de una mujer en un cargo de alta responsabilidad siempre debe ajustarse a las necesidades y gustos personales. Siga estas recomendaciones para que el éxito laboral no abra un hueco en las finanzas.

123RF-Dzianis Apolka 123RF-Dzianis Apolka

Cada vez es más usual encontrar mujeres ocupando posiciones de liderazgo con interesantes paquetes de compensación, y frente a esto, vale la pena analizar la forma en la que estas ejecutivas administran sus finanzas y el flujo de caja personal de acuerdo con sus necesidades.

Los gastos, ya sean esenciales, reemplazables o lujosos pueden variar dependiendo de aspectos culturales, familiares e incluso de criterios personales. Lo que para una mujer que ocupa un cargo directivo puede estar clasificado como un gasto esencial o irremplazable, para otra puede tratarse de un gasto menos importante. El flujo de caja siempre debe ajustarse a las necesidades y gustos personales.

La planeación tributaria de una ejecutiva debe contemplar alternativas para su compensación, viables desde el punto de vista jurídico, que le ofrezca un abanico de posibilidades de remuneración que, no solo satisfaga lo que se recibe por los servicios prestados, sino que le ofrezca ingresos alternativos constantes y que le permita incrementar los ingresos reales y netos, sin incurrir en mayores costos fiscales, contables y laborales, que puedan asociarse a riesgos legales.

El éxito de la elaboración de estos flujos de caja personales, dependerá en gran parte, de que se incluyan la totalidad de los ingresos y egresos, ya que un valor indebidamente reportado repercutirá en los resultados que arroje el ejercicio. Esto conlleva, a un manejo desorganizado de las finanzas enfrentándolo a situaciones de preocupación económica, personal o incluso llegar al punto de representar una dificultad familiar.

Siga leyendo 5 horas a la semana la ley de oro de los más exitosos

Es así como, resulta indispensable tener en cuenta variables tales como: (i) los ingresos actuales (el salario u otras fuentes de ingreso), (ii) las deducciones obligatorias (pensiones, salud, Fondo de Solidaridad Pensional, Pensión Voluntaria, otros ahorros, Retención en la fuente), (iii) los gastos, discriminándolos en esenciales, importantes, reemplazables y lujosos, y (iv) el ahorro que se pretende en forma individual y familiar. Al respecto, es importante destacar que el papel de las mujeres en la sociedad no solo debe evaluarse bajo el rol profesional o individual, sino bajo un rol que le corresponde como miembro fundamental en la familia.

Por otro lado, el cuidado del hogar –que puede estar en cabeza del hombre o de la mujer- demanda aproximadamente 33 horas semanales. Estas horas no se remuneran, por lo cual contar con el apoyo de una persona confiable que realice las tareas domésticas disminuiría sustancialmente la carga de trabajo de la mujer en el hogar, y ese tiempo podría ser invertido en diferentes actividades, liberando el peso de aquellas mujeres asalariadas que además se ocupan de las labores domésticas.

En otras palabras, la inversión en este rubro podría considerarse como un ahorro en términos de tiempo y cargas. La mujer ejecutiva se va a destacar como parte fundamental de la distribución de gastos de la familia, en la medida en que se asuma que su rol no es más que un rol complementario a la economía del hogar.

Otra de las formas de lograr esos equilibrios es mediante esquemas laborales flexibles que le permiten a quienes integran una familia distribuirse las cargas. Por ejemplo, la implementación de mecanismos tales como el teletrabajo o un horario flexible, permiten que tanto el hombre como la mujer desempeñen sus funciones laborales fuera del lugar de trabajo o incluso en su casa, teniendo más tiempo y espacio para contribuir con las labores domésticas del hogar y el cuidado de los hijos.

El objetivo es que, con posterioridad a un análisis juicioso del manejo de las finanzas, las ejecutivas estén en capacidad de determinar sus prioridades en materia financiera previniendo situaciones económicas apremiantes que deriven en potenciales enfermedades tales como el estrés, la ansiedad y la depresión.

Es por esto que resulta esencial elaborar modelos de flujo de caja con el fin de determinar los ingresos y egresos mensuales, con la finalidad de llevar a cabo una correcta administración del manejo del dinero, mantener unas finanzas sanas y una situación económica estable.

Le ofrecemos Aprender a manejar su tiempo, clave para ser un CEO exitoso

Ahora bien, el desarrollo actual profesional de las personas, incluidas las mujeres, implica un análisis tributario que de lugar a explorar esquemas de compensación en las diferentes empresas que permitan un manejo inteligente y eficiente de los recursos y respondan a los intereses económicos, personales y familiares del trabajador.

Mis recomendaciones, como socia de una firma de abogados internacional, a las nuevas ejecutivas que están comenzando a encabezar cargos directivos y que buscan equilibrar su flujo de caja, junto con su vida laboral y familiar, son las siguientes:

  1. Organizar las finanzas: elaboración de presupuestos, modelos de flujo de caja, tablas de ingresos y egresos mediante el uso de Excel. Hoy en día también existen aplicaciones tecnológicas que facilitan tener un control de lo que ingresa y se gasta. Personalmente recomiendo elaborar presupuestos, modelos de flujo de caja, tablas de ingresos y egresos mediante el uso de Excel.
  1. Consultar con su asesor financiero: para revisar el modelo de flujo de caja, refinanciar deudas, ahorrar e invertir correctamente. Es importante anotar que los Fondos de Pensiones tienen la obligación de informar, comunicar y promocionar a sus afiliados, por tratarse de sociedades que prestan tanto servicios financieros como el servicio público de la seguridad social.
  1. Explorar los diferentes productos financieros, que ofrecen las entidades del sector financiero para ahorrar.
  1. Destinar una parte de los ingresos al ocio: gran parte del tiempo transcurre en el trabajo, por lo cual debe existir un rubro para satisfacer gustos personales, viajar y divertirse en familia y con los amigos.
  1. Si se convive con alguien: elaborar planes conjuntos para optimizar el manejo de los gastos y la distribución de las cargas.

  1. Pensar en el futuro de los hijos: (si los hay) mediante planes de ahorro que permitan cubrir los costos que esas etapas conllevan.

Si le interesó le ofrecemos La generación sándwich cómo debería manejar sus finanzas

*Abogada líder del área laboral de la firma Norton Rose Fulbright.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.