¿Cómo volverse el CEO de su propia carrera?

por Ana Sarmiento

Uno de los mayores detractores de su marca personal es la forma en que se describe a los demás. Tome nota de las cosas que promulga de sí mismo y revise que no esté siendo su propio verdugo.

123RF 123RF

La forma en que se presenta

Si está dispuesto a contarle al mundo las cosas para las que es malo o si es capaz de usar la ironía, la burla y la ridiculización para enmarcar sus defectos como si el hacerlo antes de que otro lo haga lo dejara mejor parado, le tengo una noticia… ¡No es así!

Ya sé que esto es lo común con sus amigos pero tenga presente que la imagen que los demás se formen de Usted, depende en un alto porcentaje de lo que Usted les cuente a ellos. 

Frases como "Soy una bestia para analizar datos, un niño de kínder lo haría mejor que yo, se buscó al más inepto para pedirle el favor o yo que soy la más nerviosa para hablar en público" no le convienen.

Estas entran derecho un cajón marcado con su nombre sin cuestionarse, porque no son suposiciones sino verdades que Usted mismo afirma. Una gestión asertiva de debilidades incluye ahorrarse la burla de sí mismo y apagar el megáfono con que las difunde. 

Pare de hacerse mala publicidad. Si es un mago para desacreditarse, le propongo que use ese mismo talento para dar a conocer a los demás sus cualidades, virtudes, talentos y fortalezas.  

El primer paso para mejorar la percepción que los demás tengan de usted es dejar de ser su mayor enemigo. El CEO de su carrera sabe cómo ser su mejor amigo y contribuir a formar la buena imagen que quiere proyectar. 

Cómo darle la vuelta a su marca personal

No es tan difícil, basta con dedicarse a hacer lo mismo que viene haciendo, pero con sus talentos. Lo triste es que estamos bastante mejor entrenados para identificar nuestras debilidades que nuestras fortalezas.

Si usted no los tiene claros y necesita ayuda, puede acudir a un profesional para descubrir sus fortalezas a través de un ‘assesment’. Si tiene la suerte de conocerlos puede empezar hoy mismo a adueñarse de ellos y sumar a su marca personal.

La idea es que usted los vaya soltando en sus conversaciones cotidianas sin llegar a parecer arrogante o prepotente, porque de lo contrario volvería a atentar contra su marca personal.  

7 formas de promover sus talentos

1) Haga una lista de las cosas para las que sí es bueno y luego encuentre formas de aplicarlas en el trabajo para que los demás tengan oportunidad de verlas también.  

2) Expanda su propio puesto de trabajo para incluir sus fortalezas: si dentro de sus tareas asignadas no están las que le dan la oportunidad de lucirse, ingénieselas para crear algo beneficioso para la empresa aún cuando nadie se lo haya pedido.  Créeles la necesidad de sus destrezas y después no podrán vivir sin ellas.

3) Fortalézcalas para volverse un experto: practíquelas todos los días de ser posible, lea sobre el tema, observe a alguien que sea diestro en ellas para afinarlas más o mejor aún, pídale que sea su mentor y le ayude a alcanzar ese mismo nivel. Se volverá un punto de referencia.

4) Tome clases del tema aún cuando crea que no las necesita, porque le es más fácil crecer en las áreas de su cerebro en las que es fuerte, que en las débiles.

Siga leyendo ¿Qué tipo de receptor de feedback es usted?

5) Transfiera su conocimiento: comparta sus buenas prácticas con sus pares y ofrézcase para entrenar a los nuevos. La gente comenzará a acudir a usted cuando se trate de su tema.

6) Láncese de voluntario: Cuando haya que hacer la labor, levante la mano y pídala ya que eso le da la oportunidad de demostrar su habilidad sin necesidad de tener que venderse. No hay nada más exasperante que un auto-adulador.

7) Aprópiese sus fortalezas igual que lo hace con sus defectos: Incluya en sus conversaciones frases como:

  • No veo la hora de que pase…
  • Qué divertido!
  • No me cansaría de hacerlo nunca
  • Tengo vocación de ___
  • Me encanta!
  • Yo, yo, yo… yo soy perfecto para eso!
  • No quería parar de hacerlo…
  • Se me fue el tiempo y no me di cuenta
  • Me pone de buenas cuando todo está…

No es obligación del empleador, ni de su jefe encontrar sus puntos fuertes y proponerle cosas para aprovecharlos. Si ellos tuvieran que hacer esta labor con cada uno de los empleados no tendrían tiempo para atender el negocio con el que le pagan el sueldo a usted y a sus compañeros

Vivimos en un mundo de economía colaborativa en el que cada cual se encarga de poner su granito de arena para construir un mundo mejor.  Que el aporte suyo sea hacer de su trabajo un lugar donde pueda desplegar todos los dones que Dios le ha dado.

Sea el CEO de su carrera. Practique hablar bien de sus talentos y meta en el cajón que está etiquetado con su nombre publicidad para su carrera. Además de darle la vuelta a su marca personal se divertirá mucho más con su trabajo. A todos nos gusta que nos paguen por hacer las cosas que nos salen bien y fácil. Hoy es un buen momento para comenzar a traer alegría a su diario vivir.

Estrategias laborales para Millennials

www.anasarmiento.com

Le puede interesar 10 claves para desarrollar una escucha potente

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.