Las organizaciones empresariales deben ser útiles a la sociedad

por Jorge Enrique Uribe Montaño

La permanencia de las organizaciones empresariales en el mercado no depende únicamente de la obtención de buenos resultados económicos.

Jorge Enrique Uribe Montaño, presidente de Seguros Bolívar. Jorge Enrique Uribe Montaño, presidente de Seguros Bolívar.

Hay un punto muy importante que es la concepción de una empresa en el largo plazo, y es claro que las organizaciones proyectadas en el tiempo deben ofrecer productos y servicios útiles para la sociedad, bajo un liderazgo empresarial que visualice las posibilidades, socialmente responsables, que se tienen dentro de su entorno.

Una de las bases esenciales de la gerencia moderna debe apuntar hacia sus colaboradores, pues si no adoptan políticas enfocadas en la Responsabilidad Social, serán ellos mismos los que se encarguen de hacerla desaparecer.

Resulta vital por lo tanto, que los empleados encuentren en su organización el lugar ideal para el desarrollo de sus competencias, posible a través de la capacitación o facilidad para acceder a ella en un entorno equilibrado frente a los objetivos personales y profesionales, punto de partida para la motivación del recurso humano.

En este sentido, ir en el camino correcto implica crear un ambiente conjunto que cubra los dos elementos mencionados, es decir, que sea útil para la sociedad y para los colaboradores.

A esto se debe adicionar el conocimiento propio del negocio, de la organización, del manejo de riesgos y contar con una estrategia que muestre a dónde se dirige y cuál es su foco. El conjunto de elementos representa la mejor forma de empezar a crecer y ganar mercado, pasos claves para consolidar una compañía financieramente sólida.

Lograrlo representa un círculo virtuoso. Si una organización empresarial obtiene buenos resultados, tiene la posibilidad de brindar más desarrollo a sus empleados, más motivación, y puede desarrollar mejor la fuerza de ventas porque tiene recursos para invertir, y así sucesivamente. La clave está en dinamizar la creación de estos círculos. El éxito y la vitalidad organizacional dependen del desarrollo de culturas y valores establecidos, tales como el respeto, la integridad, la comunicación y la excelencia.

También es determinante evaluar cómo me comporto como empresa hacia el exterior. Esta es una razón más para brindar atención con buenos productos, un gran servicio, pensando en el cliente, en sus necesidades y, lo más importante, teniendo siempre claro que el producto debe ser útil.

Sin embargo, no es posible detenerse ahí. Si un presidente, gerente o líder de una compañía quiere realmente lograr resultados significativos y que cumplan con los planes de sus accionistas, directivos y colaboradores, es necesario ir más allá de la competencia con el fin, entre otros aspectos, de otorgar valor agregado a los clientes y usuarios de los productos y servicios.

Dentro de los puntos a tener en cuenta deben estar las estrategias de largo plazo, la eficiencia en sus procesos, el compromiso con la excelencia en el servicio a los clientes, la solidez financiera y la capacidad de producir resultados, todo ligado a un buen clima organizacional, el manejo de la Responsabilidad Social Empresarial y el cuidado del medio ambiente.

Sin duda, estos lineamientos y filosofías conducen al logro de un reconocimiento del trabajo no solo en el sector en el que desarrolla su actividad, sino en el mercado, en general. Cuando una empresa recibe reconocimientos muestra su liderazgo, y reputación, lo que le permite crecer y ganar confianza tanto de su planta de personal como de sus clientes.

Jorge Enrique Uribe Montaño
Presidente de Seguros Bolívar

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.