Lecciones de Monet para emprendedores

por José Alejandro Cheyne G.

La biografía del maestro que  propició el movimiento impresionista en el arte, deja algunas enseñanzas para el inicio de un proyecto empresarial.

Monet Monet

“No hay pan, no hay fuego en la cocina, no hay luz en los últimos ocho días”. Con estas palabras el pintor Claude Monet reflejaba su angustia al no tener el dinero suficiente para asegurar la supervivencia de su familia. Algo muy similar sucede con un proyecto empresarial, pues este  requiere de una  liquidez adecuada que le permita operar; sin embargo, en la mayoría de los casos esta condición no se cumple, lo cual obliga al emprendedor a comprometer su patrimonio, estabilidad financiera e incluso el bienestar familiar para cumplir su sueño. La biografía del gran maestro Monet, quien con su obra “Impresión, sol naciente” propició el bautismo del movimiento impresionista, nos arroja  las siguientes lecciones:

FP recomienda: Lecciones de Albert Einstein para emprender

1. El problema de liquidez para Monet no fue coyuntural: por el contrario, durante la mayoría de su vida como artista no tenía dinero suficiente para satisfacer sus necesidades básicas. Sin embargo, fue siempre  fiel a su vocación, aún en los momentos más difíciles y  la pintura nunca se convirtió en una alternativa sino en su único camino como proyecto de vida.  Esta realidad en el flujo de caja tanto empresarial como personal es el diario vivir de los emprendedores y representa una de las principales causas de cierre de los proyectos empresariales que solo puede ser superada con la perseverancia propia de un emprendedor.

2.Un cambio en el estilo de Monet que no desafiara el statu quo de la Academia en Francia le hubiera generado mayor aceptación en el jurado del Salón de París, una mayor cotización en el mercado de sus obras y seguramente mayores ingresos personales. Afortunadamente su firme decisión evitó una traición a su pincelada única e irrepetible que a la posteridad inmortalizaría su obra. Las necesidades y penurias en muchas ocasiones le impiden al emprendedor pensar en  el largo plazo, lo cual puede llevarlo  a tomar reacciones erróneas en contra del ADN de su proyecto empresarial, como una reducción desacertada de egresos o  renuncia a elementos clave de su propuesta de valor, lo cual compromete la estrategia del proyecto y aumenta su vulnerabilidad empresarial.

Siga leyendo: Tres formas sencillas de emprender usando su celular

3. Un flujo de caja negativo durante varios periodos consecutivos puede arrastrar al emprendedor a la desesperación. No tener dinero para cubrir las necesidades de su familia y no encontrar una forma para solucionarlo puede llevarlo a experimentar una baja autoestima,  depresión y  soledad al encerrarse en sí mismo como resultado tanto de su vergüenza como de su sentimiento de perdedor, razón por la cual  es importante no solo  reconocer que necesita ayuda sino, lo más importante, aprender a buscarla estratégicamente. La solidaridad del marchante Francés Paul Durand-Ruel fue determinante para el proyecto artístico de los Impresionistas, quien no solo los apoyó  sino que además apostó su patrimonio personal al movimiento, como lo reconoció Monet: “Si no fuera por él nos hubiéramos muerto de hambre. Todos nosotros, los impresionistas, le debemos todo”.  

4. Para algunos emprendedores el flujo de caja representa el “lado oscuro” y tedioso de su proyecto empresarial; sin embargo, es indispensable revisar no solo la rentabilidad esperada sino, por supuesto,  los ingresos y las salidas de dinero para planear la liquidez de su proyecto.  Aun cuando suena fácil gestionar la liquidez, la realidad es bastante compleja  en un entorno marcado por la incertidumbre y la alta velocidad del cambio, razón por la cual, además de aprovechar las ayudas tecnológicas disponibles, debe estar preparado con un plan B de financiación lo suficientemente creativo, con alternativas “fuera de la caja” que le permitan  enfrentar periodos difíciles.  

Un flujo de caja positivo no garantiza el éxito del proyecto empresarial ni la felicidad en la vida personal, sin embargo, le permite tener mayor tranquilidad para la sostenibilidad de su sueño emprendedor y disfrutar de gustos personales como el del estanque con el puente japonés construido por Monet en  su jardín de Giverny  plasmado para la eternidad en algunas de sus obras.

(*) Actualmente es decano de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario. Es Economista con Especialización en Docencia Universitaria, Especialización en Administración de Empresas, Maestría en Pedagogía, Doctorado en Pedagogía y estudios de Alta Gerencia Internacional. Es considerado como uno de los catedráticos importantes en los Programas de Educación Superior en Colombia. Por medio de la Escuela de Administración del Rosario ha promovido el Emprendimiento y la Innovación para el fortalecimiento del sector empresarial.

También le puede interesar: Emprender o no, ¿cómo saber si está preparado?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.