Nuevo año para salir de la rutina y dejar ir lo que ya no sirve

por Lía Correal,

El comienzo de año trae una energía de renovación, es un nuevo inicio, la expectativa de lo que está por venir, la concreción de todo aquello que el año anterior quedó en el aire o una nueva oportunidad  de volver a empezar.

123RF 123RF

Muchas personas buscan un cambio en su vida que no solo sea visible para ellos si no el resto del mundo. Anteriormente hable en el artículo como reinventar tu imagen de esos momentos que de manera forzada nos llevan a re-hacer nuestra imagen. En este escrito me quiero enfocar en como usar esas ganas de que las cosas cambien, cuando nos encontramos aburridos o cansados de cómo lucimos y tenemos mil cosas en el clóset sin saber que ponernos.  

El acto de vestir es parte de nuestra rutina diaria, no salimos a la calle sin cubrir nuestro cuerpo, la ropa es como nuestra armadura. Al inicio del día nos vestimos para una aventura que termina al momento que nos quitamos las prendas de vestir. A la mañana siguiente volvemos a vestirnos preparándonos para otra cruzada. A veces nuestra vida se vuelve tan rutinaria, que nos cuesta prepararnos para la batalla del día y empezamos a usar colores neutros y prendas básicas para camuflarnos y lo que realmente está sucediendo es que perdemos el gusto por vivir intensamente la vida.

Siga leyendo: ¿Cómo vestirse en el trabajo para lograr la mejor imagen personal?

Llega un momento en que nos sentimos tan aburridos, que no sabemos como salir de esa vida rutinaria, que queremos destacar y se reconozca nuestro trabajo, que nuestra pareja nos diga un elogio. A lo largo de mi carrera como coach de imagen, me he dado cuenta que  el acto de vestirse es algo común, ordinario; pero a la vez es extraordinario. Muchas de mis clientas recuerdan del atuendo que llevaban el día que conocieron a esa persona especial, cuando recibieron un ascenso o la sacaron del estadio en una presentación.

Sin embargo, guardamos esos recuerdos con esas prendas y nos aferramos a ellas para rememorar esos momentos, porque no queremos que se vayan, como si necesitáramos la prueba de que sucedieron y sin darnos cuenta vamos guardando una cantidad de ropa que no usamos y tenemos un clóset lleno de ropa, pero nada que ponernos.

Por eso, iniciando año, cuando queremos que lleguen nuevas oportunidades y que las cosas cambien, le propongo el siguiente ejercicio: En una superficie grande puede ser una mesa o la cama, coloque todo lo que tiene en su clóset organizado por blusas, tops, pantalones, faldas y si tiene los accesorios también. Tome 2 bolsas negras y saque:

Lo que no se ponga hace más de un año

Prendas que no entallen bien.

Todo lo que tenga manchas o este roto.

En una de las bolsas meta todo lo que está dañado y con huecos. En la otra ponga la ropa que está en buen estado y que no usa, para venderla -existen diferentes páginas web donde se puede vender ropa nueva o usada- o donarla a otras personas que lo necesiten.   Crea espacio para nuevas cosas, experiencias y descubrimientos.

Ahora que tiene espacio en su armario y ha empezado un proceso de cambio, es importante crear un plan para atraer la vida que desea. El sacar todo aquello que le ata al pasado, cortar esos lazos emocionales con las prendas de vestir; que atiborran su clóset, o que guarda debajo de su cama porque no hay más espacio, le haran sentir más ligero y enfocarse en el futuro.  

Se dará cuenta que las prendas más usadas son más o menos el 20% de lo que guarda y que hay cosas que no ha usado en 5, 10 o incluso 20 años, pero que le recuerdan un momento especial en su vida.  Interiorizar su historia de vida le permite desapegarse de sus recuerdos, porque sabe que quedan en su mente.

Al crear el plan de acción, identifique cuáles son sus grandes metas en la zona laboral, todos tenemos metas en diferentes áreas de la vida: relaciones, dinero, pareja, familia, etc. Enfóquese 3 áreas que quiera trabajar.  Por ejemplo: carrera, educación y relaciones interpersonales.  

Cree objetivos claros para cada una de esas áreas. Desglose cada uno convirtiéndolos en tareas específicas que generen una acción y pregúntese con la mano en el corazón si puede comprometerse con el cumplimiento de estas tareas durante la semana.  

En las metas que se relacionan con la carrera revise si su vestuario da el mensaje que necesita para lograr un ascenso, más responsabilidades o un cambio de carrera.  En una hoja de papel escriba y especifique lo que necesita para lograr esas metas, vaya hasta tal detalle de considerar qué tipo de atuendos necesitas para lograr el éxito. Cómo se quiere ver y que quieres proyectar.  Analice las áreas que quiere mejorar y saque la ropa que tiene en su clóset, apropiada para realizar las tareas descritas en su plan de acción, para cada actividad arme un atuendo, si siente que falta algo agregue un accesorio.

Por último, evalúe qué funciona, durante este proceso de cambio revise semanalmente las tareas para ajustar cuales le han funcionado y lo que no ha logrado ningún resultado cambiarlo por nuevas tareas. Albert Einstein tenía una frase acertada la definición de locura hacer la misma cosa una y otra vez, esperando obtener resultados diferentes.  Es bueno hacer una evaluación de lo que no funcionó y cambiar la táctica.

FP le recomienda:Tips para vender una imagen ganadora

Lía Correal, experta en imagen personal, empresaria, abogada y bloggera. Para ver más de su trabajo y otros temas, visite www.pinklia.com/.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.