¿Cómo tomar mejores decisiones para sus proyectos?

por Felipe Jánica

En un mundo de negocios tan competitivo y ávido de soluciones, los administradores necesitan hacer que sus decisiones no sean sólo efectivas sino que no generen críticas al interior de las empresas. Lo mismo ocurre con los emprendedores.

¿Cómo tomar mejores decisiones para sus proyectos? ¿Cómo tomar mejores decisiones para sus proyectos?

Uno de los retos más importantes a los que se ven enfrentados los administradores en la actualidad es al miedo de tomar decisiones efectivas y que éstas no sean criticadas al interior de la compañía.

En el caso de los emprendedores, son las críticas, no de sus colegas, sino de sus familiares los que alimentan esos miedos. Para contrarrestar estas críticas, se pueden tomar dos caminos:

  1. Ser irreverente, es decir hacer caso omiso a las críticas y seguir adelante con las decisiones y
  2. Ser perceptivo a las críticas y profundizar su fundamento. Esto último llevaría a la revisión a profundidad de la decisión, lo que conduciría en el mejor de los casos a un análisis cuantitativo (que sea medible).

Las actitudes que diferencian a los emprendedores son la de ser irreverentes y resilientes, para lo cual se hace necesario que se escuchen con atención los consejos, aunque estos se conviertan o se perciban como críticas.

Para poder combatir estos miedos, un buen administrador y/o emprendedor (no por la profesión sino quien funja como tal en las empresas) debe analizar profundamente cada decisión y, para ello, debe acompañarla de buenos análisis cuantitativos. En tal sentido, los análisis numéricos ayudan a los administradores no sólo para la puesta en marcha de las decisiones sino que sirven para probarlas y/o anticipar sus resultados.

Lea también “¿Por qué las personas realmente creativas son tan exitosas?”.

¿Cómo lograrlo?

La primera recomendación tiene que ver con conocer cuáles son las expectativas de las decisiones a tomar. Seguido de ello se debe proceder a escoger el método cuantitativo para soportar las decisiones las cuales, normalmente, tienen un alto componente cualitativo o de juicio profesional.

Con respecto a las expectativas, es importante tener en cuenta que, cuando se emprende, es necesario conocer el estado actual de la economía del en el que se tiene el modelo de negocio de la empresa que el administrador represente. Así pues, si se quiere hacer un análisis macroeconómico por ejemplo, se debe iniciar por hacer un estudio previo a los informes provistos por el Banco de la República, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, y los reportes económicos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

Con ello se podrá predecir de mejor manera las decisiones en materia de crecimiento del negocio desarrollado por la empresa o negocio emprendido en el mercado colombiano, así como también establecer presupuestos o pronósticos del negocio, los cuales se podrán ajustar a una realidad mucho más certera.

Una de las recomendaciones más importantes antes de empezar a “echar números” es conocer lo básico de la estructura tributaria y contable aplicable al negocio emprendido. Para ello es necesario recopilar información de esta naturaleza e incluso solicitar asesoría especializada para conocer, de primera mano, las implicaciones fiscales contables y de cumplimiento con entidades de vigilancia y control.

De esta manera se podrán evitar dolores de cabeza futuros o la endémica reflexión de “eso a mí no me lo dijeron”. En el caso colombiano, entidades como las Cámaras de Comercio proveen ayuda muy asequible en este sentido.

El segundo paso

Si se quiere preparar un buen análisis para toma de decisiones efectivas, sobre todo en materia de pronósticos, es necesario que los administradores y/o emprendedores sigan los siguientes pasos (Narro 2015):

  1. Determinar el uso de la técnica de pronóstico, así como determinar cuál es el objetivo
  2. Seleccionar los ítems o cantidades objeto de pronóstico.
  3. Determinar el horizonte de tiempo del pronóstico.
  4. Seleccionar el modelo o modelos de pronóstico.
  5. Recolectar los datos necesarios para el pronóstico.
  6. Validar el modelo de pronóstico.
  7. Ejecutar el pronóstico.
  8. Implementar los resultados.

De la teoría a la práctica

En la selección del modelo a utilizar, el juicio profesional y sobre todo de alguien experimentado, jugará un papel preponderante en el proceso. Si se trata de un análisis predictivo de ventas, por ejemplo, podrían utilizarse métodos de series de tiempo, los cuales implican la predicción de valores futuros basados en comportamiento histórico.

En contraste, si se tratase del análisis del comportamiento de la inflación, como base para el aumento de precios de ventas o de costos, se podrán usar los informes de política monetaria del Banco de la República que, junto con un modelo de serie de tiempos, se podría contrastar y con base en los resultados se podrá confirmar, razonablemente, el pronóstico de las variables exógenas (es decir, todo aquello que no se puede controlar) que se analizan en el presupuesto anual de crecimiento del negocio analizado.

En las empresas organizadas y en los emprendimientos, existen muchos incertidumbres respecto de hacer que las decisiones sean efectivas. Para confrontar los miedos derivados de estas incertidumbres es necesario que tanto los administradores como emprendedores tengan presente que cuanto más analizada (cualitativa y cuantitativamente) la estrategia y la ejecución de las mismas, mejores serán los resultados.

Cuanto más y mejor se involucren a los equipos de trabajo y se les persuada de las bondades de las decisiones, con menores dolores de cabeza se lidiarán cuando se presenten los resultados y de paso se combatirán las críticas a los administradores.

Felipe Jánica
Socio de EY Colombia
Twitter @JnicaV

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.