Top diez de las cosas que realmente le ayudan a ahorrar en una boda

por Katherinn Cuervo

Encontró su “media naranja”, ese hombre o esa mujer con quien decidió compartir el resto de su vida y ahora quiere dar el gran paso hacia el altar para decir “sí, acepto”. Entérese cómo ahorrarse unos pesitos con ese gasto que se le viene encima.

Top diez de las cosas que realmente le ayudan a ahorrar en una boda Top diez de las cosas que realmente le ayudan a ahorrar en una boda

En la mayoría de los casos, la decisión de contraer matrimonio se toma con el fin de formalizar la unión entre dos personas ante un ser supremo, aunque esto depende de las creencias y la religión que se promulgue. Para muchos es demostrar el compromiso, la confianza y la entrega que se debe tener al firmar un “contrato de vida”, en el que se legitima ante los demás y para sí mismos el amor.

Ahora, en Colombia, según estadísticas de La Superintendencia de Notariado y Registro (SNR), fueron 63.180 personas las que se unieron en matrimonio civil para el año 2015, considerando que la zona central del país que comprende los departamentos de Huila, Tolima, Norte de Santander, Boyacá y Bogotá, registran el número más alto con 24.046 bodas, en cuanto a la capital que es la que más número registra con 11.432 uniones maritales a comparación de Boyacá que registra 1.020.

En los últimos cinco años se mantiene un promedio de 60.000 personas que contraen nupcias, lo que nos indica que las personas todavía optan por esta opción y les parece llamativa. Es más, el matrimonio marital de personas del mismo sexo se incrementó en un 70,25% para el primer trimestre de 2016 a comparación de 2015, registrándose 536 uniones.

Le recomendamos: Las 20 cosas que debe saber sobre el matrimonio civil

Así, puede que usted no sea el único que desea casarse, que la celebración de cuentos de hadas que tiene en su cabeza o la idea de una boda que sorprenda y sea agradable, además, porque esto se ha convertido en un negocio en crecimiento que llega a mover hasta $300 mil millones anuales, gracias a la demanda de parejas que solicitan continuamente ayuda para planear su matrimonio.

Todo en un lugar

Una de las formas más sencillas para empezar a ahorrar en su boda es considerar los distintos eventos que se hacen sobre el tema. Por ejemplo, anualmente se celebra “Días de Novias”, una feria que se realiza en las ciudades de Cartagena, Medellín, y Bogotá, congregando a varias empresas expertas en planeación de bodas, con todo lo que una pareja puede requerir.

Así, usted encuentra en un solo lugar todo, no necesita de estarse trasladando de un lado a otro, además de que tendrá la posibilidad de hacer comparación en costos, lo que probablemente le llegaría a tomar hasta seis meses. Dinero, porque allí puede encontrar diferentes tipos de ofertas, encontrar profesionales en el tema y ahorrarse en movilidad y citas eternas con diferentes organizadores.

Lea también: Así puede lograr la boda de sus sueños

Además, FP habló con la experta en bodas directora de la empresa organizadora “Toda MI Boda”, Mónica Restrepo, quien señaló que “el presupuesto base para una buena boda con todo para 100 personas podría estar en un promedio de $700.000 por puesto, esto para Bogotá”. Entonces, Lo mejor será que revise los siguientes tips de elementos en los cuales usted podría ahorrarse una plática: 

  1. Los invitados: cuando usted hace memoria de sus amigos, su familia, sus compañeros de trabajo y los conocidos cercanos de toda la vida, se da cuenta que tiene más de 100 personas en su red social y quisiera no dejar a nadie por fuera. Sin embargo, esta lista hay que evaluarla muy bien, determine de quienes es realmente importante su presencia y su acompañamiento, ya que si usted no tiene para invertir mucho en su boda, es mejor organizarse con pocas personas porque como lo menciona nuestra entrevistada “es mucho mejor un presupuesto bien administrado, con invitados mejores atendidos y satisfechos”, señaló la experta. 
  1. El horario: por lo general, la noche se presta para disfrutar y satisfacer placeres de ocio, en los que usted puede salir de fiesta, a cenar o en dado caso a tomarse unos tragos. Sin embargo, decidir hacer una recepción en horas de la tarde o el medio día es una forma de ahorrar, ya que tendrá que invertir menos en alcohol y alimentación, esto porque en estas horas el consumo disminuye. La reunión se vuelve más informal. 
  1. El restaurante: en vez de recurrir a un salón de eventos que prácticamente no tiene nada y hay que empezar de ceros para ambientarlo y decorarlo, opte mejor por un restaurante que le puede ofrecer el servicio de personal, las mesas con mantelería y, además, requeriría de una mínima decoración, sobre todo si este ya cuenta con alguna temática. 
  1. Las temporadas: Si quiere economizar tenga en cuenta las festividades como “el día de San Valentín en Estados Unidos”, porque todas las flores se van por exportación y aquí se vuelven escasas y costosas o “el Día del Amor y la Amistad o el Día de la Madre” en Colombia, no son las adecuadas, porque por la demanda, los costos tienden a subir. Tiene que tener en cuenta también las temporadas altas como fin de año, ya que este es el mes en el que más suelen haber matrimonios por lo que los precios igualmente se disparan. 
  1. La comida: el buffet no siempre será la mejor opción. En tanto, las estaciones que se usan, sobretodo en el exterior, pueden ser útiles. Estas básicamente son unas mesas en las cuales los invitados pueden hacer degustaciones de varios alimentos, como por ejemplo de postres o dulces. Además la experta Restrepo comenta que “es bueno que el manejo de la comida sea local que no hayan tantas cosas importadas, primero por economizar y segundo porque se apoya la industria nacional” 
  1. Organizador de Bodas: aunque varias personas lo consideran un gasto, porque creen que ellos mismos pueden organizar sus bodas o que le pueden poner la tarea a sus familiares, es importante que haya una persona profesional que conozca, tenga contactos y tenga experiencia. Con esto, puede optimizar su presupuesto además de ayudarle a que viva una mejor experiencia en su boda, lo importante es que usted identifique que sea un profesional certificado. Para que “lo barato no le salga caro” 
  1. Los vestidos: Piense en el alquiler en vez de la compra. Existen casas de alquiler que le ofrecen vestidos muy elegantes y muy bonitos que apenas han tenido una sola postura. Otra recomendación de la experta es que “nunca compre un vestido chino”, ya que puede atravesar por una amarga experiencia en la que a última hora le toque correr para conseguir cualquier cosa. Lo que ocurre con estos vestidos es que son de baja calidad y nunca vienen como aparentan en las fotografías, cuestiones como que la tela o la talla llegan diferentes a lo que se esperaba. 
  1. Licores: en la mayoría de los casos, usted lo que hace es escoger la marca que conoce y que le gusta, así mismo con el tipo de trago, lo que no está mal. Sin embargo, tenga en cuenta que para economizar es bueno usar tragos largos como el Vodka y el Whisky, que se pueden servir con menos frecuencia en comparación con la coctelería que, por lo general, tiende a subir los costos. De todas maneras debe siempre tener en cuenta que el trago este estampillado y que por supuesto sea de calidad. 
  1. La decoración: cuando la ceremonia se realiza en iglesias, puede que se celebran varias uniones maritales el mismo día, lo que puede llegar a ser un punto a favor para la pareja y una posibilidad óptima para reducir costos. La estrategia es ponerse de acuerdo con otras parejas que celebrarán la ceremonia el mismo día para determinar una decoración que sea funcional y al gusto de todos y que por supuesto puedan asumir económicamente. 
  1. Los recordatorios: aquí sí puede acudir a sus habilidades o a la de sus familiares, amigos o allegados. Pídales que le colaboren con la elaboración de los detalles que quiere entregar a sus invitados, puede ser algo muy sencillo y a la vez elegante. Pero, si no cuentan con este tipo de destrezas o no cuenta con el tiempo, lo mejor es que no invierta dinero extra en estos elementos que no llegan a ser tan relevantes.

Restrepo concluye que existen cosas en las que definitivamente la gente cree disminuir gastos pero que se convierten en un grave error. Por ejemplo, las invitaciones virtuales, porque no es lo mismo que entregarla personal. Imagínese el momento: simplemente no contará con la misma formalidad como debería merecer dicho acontecimiento.

Lea también: ¿Cómo presupuestar una boda?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.