Trucos para ahorrar dinero si tiene carro

La gasolina, el mantenimiento, los impuestos… en fin, son muchos los costos que debe considerar cuando toma la decisión de comprar carro. Pero siempre habrá formas para hacer que éstos no le den tan duro a su bolsillo.

Trucos para ahorrar dinero si tiene carro Trucos para ahorrar dinero si tiene carro

Mientras para muchas personas tener un carro puede ser un dolor de cabeza, ya sea por el tráfico o por todos los gastos que esto representa, para otros, éste es su medio no sólo de transporte sino también de trabajo. Es por eso que, aunque no es una inversión que resulte muy rentable, los gastos que éste le genere dependerán del uso, del cuidado y las precauciones que mantenga con su vehículo.

Uno de los principales consumos está relacionado con la gasolina que, aunque el costo del galón sea tan alto, también depende del rendimiento que le dé a su carro que ésta le dure más. Otro gasto está relacionado con los seguros que, de no elegirlos correctamente, puede significarle costos mucho más altos.

Finalmente también están aquellos gastos relacionados con el mantenimiento y las reparaciones los cuales, aunque no son constantes, cuando toca hacerlos pueden significar unos altos costos. Así, FP le trae algunos trucos para poder ahorrar dinero al máximo en cada uno de estos temas:

Gasolina

Dependiendo de los hábitos y del uso adecuado que tenga con su carro, usted puede llegar a ahorrar hasta el 25% del consumo de gasolina en su vehículo. Claro está que no todos los trucos son útiles para todos los tamaños o marcas porque, por ejemplo, si usted un vehículo con un motor grande, es más probable que ahorre combustible cuando conduce con velocidades altas y constantes o, por ejemplo, el uso del aire acondicionado hacer que se consuma mucho más la gasolina.

No obstante, aquí le tenemos una lista completa con 15 trucos para ahorrar más gasolina.

En seguros

No basta solamente con tener el SOAT, que es lo que le permitirá movilizarse tranquilamente y contar con el respaldo dado el caso en que haya un accidente grave. Pero cuando se trate de un “choque de latas”, los costos son altísimos y, este tipo de condiciones, no las cubre el seguro obligatorio.

Es por eso que es bastante importante contar con una póliza todo riesgo que le ayude a soportar los posibles gastos que pueda tener que cubrir en caso de un grave accidente, que necesite reparaciones, taller y hasta un carro de reemplazo mientras reparan el suyo.

• El simple hecho de contar con un seguro todo riesgo puede ayudarle a ahorrar hasta el 80% en caso de un accidente.

• Los vehículos que tienen más de 10 años, su póliza puede ser mucho más costosa que el carro mismo, así que puede no valer la pena.

• Considere dos veces antes de instalar nuevos accesorios, muchas empresas no los tienen dentro de su cobertura.

• Procure tomar el pago del seguro en una sola cuota anual o en dos semestrales, lo que le permitirá ahorrarse intereses por temas de crédito.

• Las pólizas colectivas en las empresas o asociaciones son mucho más económicas que las individuales y puede adquirir, incluso, más beneficios.

• Entienda por completo las condiciones de los seguros, no tome alguno por tomarlo, ya que cuando llegue a tener algún percance en el que piense que la aseguradora le va a ayudar, puede que no cubra el evento que le sucedió.

• Tenga precauciones a la hora de prestar su vehículo, especialmente, a conductores sin experiencia.

Lea también “Diez consejos para comprar el seguro del carro”.


En mantenimiento

Desde el inicio usted tiene que ser consciente que un carro no es una inversión, sino más una opción de comodidad o una herramienta de trabajo, por lo tanto, sabe que con el paso de los años requerirá de un mantenimiento y reparaciones para las que su bolsillo deberá prepararse.

• Rote sus llantas: los neumáticos delanteros siempre son los que más se desgastan, pero existe un truco que le permite hacer más lento ese proceso y se trata de cambiar las ruedas delanteras por las traseras. Esto lo puede hacer dependiendo de la superficie de las llantas así como de las sugerencias que el concesionario le haga.

• Tenga conocimiento de su vehículo: qué necesita y cuándo lo necesita, para hacer un calendario o tener ciertas fechas pendientes y que, por no hacer el mantenimiento correspondiente, le salga más cara la reparación. Por ejemplo, hoy en día muchos concesionarios lo pueden asesorar al respecto: ya sea desde el cambio del aceite, hasta la revisión del motor, cada cuánto debe hacerla.

• Mantenga su vehículo limpio: eso le evitará el mayor desgaste de algunas partes de su carro que estén en constante movimiento y que, por el polvo o el barro, puedan dejar de funcionar correctamente. Pero esto también va relacionado con la corrosión, ya que la pintura de los vehículos puede también tener un alto precio.

• Evite los “frenazos”: frenar inesperadamente no solo aumenta el consumo de gasolina sino que también desgasta los frenos, cuyo mantenimiento no es nada económico. Así, si usted tiene las precauciones, puede aumentar la vida de sus frenos hasta en 10 mil kilómetros.

• Reparaciones que usted puede hacer: como el cambio de las escobillas o de los fusibles y las luces. No tienen mayor ciencia y puede ahorrarse el servicio técnico de un taller.

• Tenga precauciones con el cambio de aceite: aunque por lo general hay reglas de que debe hacerse cada 5 mil kilómetros, los carros más recientes ya no necesitan hacer dicho cambio de forma tan seguida y pueden llegar a requerirlo entre los 7 mil y los 8 mil kilómetros. Pero esto depende del modelo y la marca. Claro, los talleres siempre le van a sugerir hacerlo pronto porque les conviene su consumo.

Le sugerimos “Endeudarse para comprar carro, ¿vale la pena?”.

* Finanzas Personales elaboró este artículo basado en información de Get Rich Slowly, BankRate y Money, de Time.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.