Estrategias para ahorrar cuando va a cine

Es uno de los planes apetecidos por muchos, porque se trata de una experiencia distinta y que acaba con la monotonía. Pero a veces, los costos, hace que se considere dos veces si vale la pena o si es mejor quedarse en casa.

Estrategias para ahorrar cuando va a cine Estrategias para ahorrar cuando va a cine
Aunque hoy en día muchas personas tienen la posibilidad de ver películas y series desde la comodidad de la casa, con costos casi que nulos, el “plan cine” siempre seguirá siendo atractivo para muchos otros con la idea de salir de la rutina y pasar un rato agradable compartiendo con amigos, la familia o la pareja.

Pero pensar en hacer esto implica de tener un presupuesto alto porque, aunque es evidente que desde la casa los costos pueden ascender, por mucho, a $8.000 en Colombia para todo un grupo familiar, contando la comida y el posible pago de un servicio de internet o de televisión paga. En tanto, ir a cine implica tener un presupuesto de más del doble, por persona.

FP le recomienda leer “¿Por qué es tan caro ir al cine?”

Y esta percepción puede suceder en casi todos los países de Latinoamérica, de acuerdo con una publicación de El Financiero: en México, por ejemplo, una entrada a cine cuesta cerca de US$3,49; en Perú, US$3,80; en Colombia, US$4,35; en Chile, US$5,90, en Uruguay, US$5,97 y en Venezuela, US$8; costos que, en general, son costosos porque también se debe sumar el precio de los alimentos y, si fuera el caso, de las gafas 3D.

Con este panorama, le hacemos las siguientes recomendaciones para que esa salida a cine le resulte mucho más económica de lo que planea, según Money Crashers, US News y Real Simple:

• Compre en combo: a veces al ver los altos precios de los distintos productos, puede que decida comprar siempre lo mismo. Pero si va con su grupo de amigos o con su pareja, puede resultar mucho más económico hacer una compra de los productos en un tamaño más grande, que varios, en tamaños más pequeños. Todo se trata de hacer cálculos previos y consultar al estómago qué tanta hambre tiene, porque otro error es hacer grandes compras para dejar más de la mitad.

• Asista a las proyecciones matutinas: por lo general, aquellas que empiezan desde las 10 am u 11 am, hasta las 3 pm, tienen unos precios preferenciales mucho más económicos debido a la poca cantidad de gente que suele asistir a estas horas. La diferencia de la boleta suele estar entre el 10% y el 15% del valor de una función en un horario más apetecido, dependiendo del teatro.

• Aproveche sus afiliaciones: muchos teatros y empresas han hecho alianzas con distintas entidades y ofrecen descuentos muy atractivos a la hora de hacer la compra de las boletas. Es lo mismo con los programas de fidelización o tarjetas exclusivas que permiten obtener descuentos en las entradas y acumular puntos: si usted es un “usuario frecuente” de este servicio, será una muy buena inversión adquirir la tarjeta.

También le recomendamos leer “Los 25 planes para hacer sin gastar nada de dinero”.

• Compare tarifas: la diferencia entre los teatros por su ubicación y la población que asiste al sitio hace que también exista una diferencia considerable en los precios de boletería. Entonces, procure buscar el costo más económico, eso sí, teniendo en cuenta también los gastos de transporte, ya que no serviría de nada irse al otro lado de la ciudad para pagar una boleta económica, cuando debe gastar más en transporte.

• Procure no hacer reserva previa o por internet: este tipo de servicios suelen tener recargos, por lo que los costos de su boletería pueden aumentar. Para evitarse esto, llegue con anticipación al lugar o asista a teatros donde sepa que hay una asistencia menor, para encontrar opciones más asequibles a su bolsillo.

• Busque alternativas gratuitas: no solo las grandes empresas que ofrecen el servicio de cine son las únicas que puede encontrar en su ciudad. Cinematecas y universidades también tienen proyecciones de películas en distintos teatros y los cuales, muchas veces, pueden resultar incluso gratuitos. Entonces verifique la cartelera, siga páginas en Facebook o Twitter para estar al tanto de los filmes que proyectan.

• Cupones de descuento: son una alternativa que las empresas también están usando con el fin de promover más la asistencia de las personas. Incluso, muchos de estos descuentos vienen incluidos los alimentos y otros beneficios que pueden resultar más atractivos. Así, esté atento a este tipo de ayudas.

• Coma antes: uno de los mayores costos del cine está relacionado con los alimentos que se venden dentro del teatro. Más aún, porque muchas empresas prohíben el ingreso de cualquier otro producto que no sea comprado en el lugar. Entonces, una estrategia muy conveniente es comer antes de ingresar a la función y, con esto, se ahorrará grandes gastos ‘innecesarios’.

Lea también “El dinero sí compra la felicidad”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.