Cómo hacer que duren los últimos $20 mil hasta que paguen la quincena

Uno de los típicos errores de los colombianos es no saber administrar de forma adecuada sus finanzas y lograr llegar a fin de mes con lo suficiente para comer, transportarse y divertirse un poco. ¿Se puede lograr?

Cómo hacer que duren los últimos $20 mil hasta que paguen la quincena Cómo hacer que duren los últimos $20 mil hasta que paguen la quincena

A cualquier persona le puede llegar a pasar una situación en la que se ve totalmente limitada de dinero por distintas razones, puede suceder que se le presentó un inconveniente que le demandó gastar más dinero (como una enfermedad o una situación crítica familiar) o, la más común, que simplemente no lleva un presupuesto y se gastó todo cuando no debía y ahora ya tiene parte de su próxima quincena “empeñada”.

La cuestión es que esto le ocurrirá a cualquier persona en cualquier momento de su vida, pero si esto resulta convirtiéndose en una situación frecuente, hay algo que realmente necesita modificar su conducta y su mentalidad con respecto al dinero, si es que no quiere pasar el resto de su vida endeudado y “pobre”.

En fin, sea cual sea la razón, hay que afrontar la situación: “está más pelao’” que nunca y aún faltan unos cuantos días para que llegue ese hermoso día 15 o 30, en el que le llegará un mensaje de texto con una de las mejores noticias del mes: ha sido consignado su salario (bueno, si tiene la fortuna de que así suceda generalmente).

Este tema puede ser de su interés: Los 25 planes para hacer sin gastar nada de dinero

Ahora, asuma las consecuencias de sus actos y en vez de ponerse a pedir prestado a su mamá, a su mejor amigo o a su compañero de oficina, apriétese el cinturón y siga estos consejos que le pueden resultar bastante útiles para sobrevivir en estos días.

  • Más le vale: estar al día con todas sus deudas. Sería realmente terrible que para estas fechas lleguen facturas o cuentas pendientes o atrasadas y usted tenga que gastar sus últimos $20 mil para pagar, sería devastador. Si no las tiene, bien por usted; si las tiene, tendría que solicitar un adelanto de su salario, un préstamo con el fondo de empleados o, en situación extrema, un crédito de libre inversión.
  • Para movilizarse: básico o empieza a usar bicicleta o sigue usando el transporte tradicional y pidiendo el favor que lo lleven por unos pesos menos. La otra opción es considerar la buena voluntad de algún compañero que viva cerca suyo y use carro, en esto, hay varias aplicaciones que pueden facilitarle la tarea.

No deje de leer: Estrategias para ahorrar cuando va a cine

  • En cuanto a comida: aproveche al máximo todo lo que tiene actualmente en su alacena, el atún, el arroz y la pasta siempre resultarán bastante útiles. Al respecto, los cupones de descuento que salen en los directorios, en los recibos de servicios públicos o que le llegan a su correo, también pueden ayudarle a ahorrar bastante, especialmente si compra en promoción con más personas. Lo ideal es no gastar nada en esto. En un caso extremo, la fruta y la verdura siempre saldrán demasiado económicas pues, con $1.500 puede hacer una buena ensalada que dura para almuerzo y cena.

FP Recomienda Los 13 alimentos que debe comprar en momentos de crisis económica

Incluso, puede aprovechar, también, para recordar las viejas invitaciones a almorzar de sus amigos o colegas o de los familiares que viven cerca.

  • Nada de diversión: enciérrese en su casa, no hay nada más fácil para ahorrar dinero que si usted se divierte con su televisor, un par de libros o su mascota. Cuando haga esto durante un fin de semana, se dará cuenta de todo lo que puede llegar a ahorrar. Que le salga aureola y alas, porque tendrá que irse de su casa al trabajo y del trabajo a su casa.
  • Rebúsquese: este es el paso más importante porque le recordaremos opciones que quizá en el momento se le olvidan y que pueden darle ese respiro que tanto ha buscado por días así:
  • Verifique en sus chaquetas y pantalones el dinero que puede estar escondido. La mayoría de veces, puede llevarse una agradable sorpresa.
  • Reúna todas las monedas que están en su casa, desde esa que nunca quiso levantar debajo de su cama, hasta las de las vueltas que siempre deja olvidadas. Esto le puede ayudar, al menos, a tener lo del bus.
  • Pida cuentas: recuerde todas las personas a las que les ha prestado y en qué condiciones quedaron con usted, eso sí, tenga tacto para hacerlo.
  • Lo que no sirve… que no estorbe: mire a su alrededor y busque objetos que no use o necesite y pueda vender, ese dinero extra siempre caerá bien.
  • Ofrézcase: no sea malpensado, sino que considere a quién puede ayudarle a hacer cosas, haga el oficio, unas clases de algo o un arreglo básico. Saque a flor de piel todas sus habilidades.
  • Medida extrema: ya si definitivamente esos $20 mil no supo administrarlos o no le alcanzaron, recurra al préstamo familiar, por encima de cualquier cosa, establezca condiciones y acuerde plazos. Sea honesto. Y si no tiene amigos ni familiares, pero sí una tarjeta de crédito, puede hacer un avance, aunque recuerde lo verdaderamente costoso que puede llegar a ser, ¿No lo sabe? Lea aquí.

Aprenda la lección

Sólo hasta que realmente vive un momento como éste es que empieza a valorar cada cosa en la que gasta. Así, aprenda de la lección y cada vez que haga una compra, que considere irse de rumba o que crea que es simplemente por placer o “porque se lo merece”. Recuerde que, al respecto, un presupuesto siempre será la base para mejorar y no volver a pasar un momento así.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.