¿Cansado de que lo llamen para venderle productos o servicios?

¿Le ha pasado que lo llaman a toda hora para ofrecerle tarjetas de crédito, servicios de mantenimiento o cualquier otro tipo de producto?

¿Cansado de que lo llamen para venderle productos o servicios? ¿Cansado de que lo llamen para venderle productos o servicios?
Con la evolución de la tecnología, las estrategias de mercadeo de las empresas también han buscado distintas estrategias con el fin de alcanzar cada vez más clientes y dar a conocer sus productos y servicios. En ello, los teléfonos celulares se han convertido en grandes aliados.

Quizá por eso mismo es que ahora usted recibe una gran cantidad de mensajes de texto o llamadas (ya sea de personas o de robots) que le ofrecen descuentos, nuevos productos o servicios y que, curiosamente, conocen algunas de sus preferencias, por lo que son más específicos en lo que le dicen y se aseguran en que puedan interesarle.

Lo que sucede es que muchas empresas usan y comparten sus datos, cuando usted adquiere ciertos productos o servicios en distintos establecimientos comerciales. Esas bases pueden ser vendidas y, con ello, quienes las compran, pueden buscar nuevos clientes. Pero al respecto, como usted recordará, hace algunos años, en 2013, fue aprobada la Ley Habeas Data que busca limitar el uso de sus datos personales (y en general las bases de datos) que realizan terceros.

El tema es que muchas personas aún siguen dando sus datos personales sin ser conscientes de las implicaciones que esto tiene y luego, se la pasan quejándose de las llamadas, correos electrónicos y los mensajes de texto que inundan su teléfono celular. Sí, en gran parte, la responsabilidad es suya. ¿Cómo detener esto?

• Habeas data

Esta es la ley que lo ayudará a protegerse de estas llamadas o mensajes spam que buscan “bombardearlo” a toda hora. Quizás desde años antes al 2013 o incluso, últimamente, usted ha aceptado las condiciones de muchas empresas en formularios o encuestas de tener sus datos, pero no se preocupe a penas usted reciba una llamada telefónica, un e-mail o un correo físico con información que no es de su gusto o que simplemente no desea seguir recibiendo, lo que tendrá que hacer es enviar una carta o email a la empresa remitente, pidiendo ser borrado de esa base de datos en un plazo máximo de 30 días.

En cuanto a las llamadas, podrá hacer lo mismo: a penas reciba una, usted tiene el derecho de saber de dónde la empresa obtuvo su información y solicite, en la misma llamada, ser eliminado de la base de datos, mencionando que se cubre bajo la Ley Habeas Data.

• Mensajes de texto, ¡no más!

Ya sea que vienen de su operador móvil o de alguna otra entidad, la situación la puede detener ingresando a este link, selecciona el operador, inscribe su número y transcurridos 5 días hábiles, el operador no podrá volver a enviarle este tipo de mensajes. Si quiere conocer más sobre sus derechos en cuanto a telefonía móvil, puede interesarle este artículo.

• Identifique los números extraños

La mayoría de empresas de mercadeo suelen enviar mensajes o hacer llamadas desde números no registrados o que parecieran internacionales por lo que, con esa clave, puede saber cuándo ignorar ciertas llamadas e, incluso, bloquearlas desde su celular para evitar que se vuelvan a comunicar con usted.

• Quéjese por redes sociales

En ocasiones, muchas entidades pueden contratar terceros con el fin de hacer sus tareas de promoción de productos por lo que, por ejemplo, si usted tiene una relación con un banco, quizás lo llamen de éste para ofrecerle más tarjetas o un “nuevo producto exclusivo”. Y por más de que usted diga que no le interesa, a lo largo del mes o las siguientes semanas vuelvan a llamarlo distintas personas a ofrecerle exactamente lo mismo a pesar de que usted ya se haya negado o ya lo haya aceptado.

Con esto, las redes sociales pueden convertirse en una buena herramienta que le permitirá quejarse de forma efectiva a través de Twitter o de Facebook y, con el ánimo de evitar que la empresa tenga una mala reputación, le responderán casi que de forma inmediata. Así, ¡no dude en usarlas!

• Piense antes de firmar o dar click

Uno de los principales errores de los usuarios es que dan “Aceptar” a todos los términos y condiciones de contratos en los distintos servicios que adquieren sin ni siquiera leerlos. Muchos de ellos incluyen cláusulas en las que autorizan a las entidades a usar y disponer de sus datos libremente y es ahí, donde se comete el error.

Ante eso, procure revisar siempre todos los formularios, incluso los de internet, en los que tiene que dar sus datos personales para que lo contacten. No obstante, siempre tendrá la posibilidad de retractarse y pedir que lo eliminen de las bases de datos. Pero, sin duda, esta es la forma más eficiente en la que usted puede evitar que usen sus datos de contacto para lo que sea que las empresas los puedan usar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.