¿Cómo planear financieramente un año sabático?

Desde caminatas por el Himalaya hasta ser voluntario enseñando español en Nueva Zelanda. Usted construye y disfruta su año sabático a su manera, sin embargo lo primero que debe hacer es preguntarse, ¿cómo planearlo?

Para ahorrar para un año sabático se recomienda destinar de sus ingresos un porcentaje fijo de ahorro. Lo usual es entre un 5% y 10%. Para ahorrar para un año sabático se recomienda destinar de sus ingresos un porcentaje fijo de ahorro. Lo usual es entre un 5% y 10%.
Y aunque parezca un sueño lejano, se puede realizar. Lo clave es realizar una correcta planeación financiera. 

Cristhian Macias Rojas, presidente de la Asociación Colombiana de Finanzas Personales (ACOFIP) en colaboración de su aliada en Colombia Elaine King Fuentes, experta internacional en planificación patrimonial para familias, establecen los pasos a seguir:

1. Planear por lo menos con un año de anticipación los lugares que va a visitar y cuál es el costo de vida mensual promedio en cada uno de ellos con el fin de estructurar el presupuesto que va a necesitar.

2. Investigar y aplicar a través de internet o telefónicamente la posibilidad de trabajar como voluntario y en contraprestación recibir algún beneficio como hospedaje o alimentación.

3. Crear un fondo exclusivo donde va a empezar a depositar el dinero mensual que va a ahorrar para su objetivo. 

4. Destinar de sus ingresos un porcentaje fijo de ahorro. Se recomienda entre un 5% y 10%.

5. Empezar a reducir lo que más pueda sus gastos variables (transporte, diversión, vestuario) y los gastos hormiga que son aquellos innecesarios como café, Cigarrillos, taxis, propinas, etc., y destinar ese dinero a su fondo.

6. Al término de tres meses, si ha hecho los pasos de manera disciplinada sabrá con certeza cuánto tiempo le tomará ahorrar el dinero necesario y desde ese lugar podrá empezar a darle vida a su sueño.

¿Cómo distribuir sus finanzas en su viaje?

La manera como se deben distribuir es a través de la estrategia de sobres, que consiste en tener un sobre de papel para cada una de las necesidades que tendrá.

• Alimentación 25%
• Desplazamiento – transporte 25%
• Hospedaje 40%
• Imprevistos 10%

Lo menos recomendable es endeudarse para tener su año sabático, pues la deuda se le puede convertir en un dolor de cabeza una vez este de regreso.

Otras recomendaciones clave
• Si ya tomó la decisión de hacerlo, no se retracte porque seguramente en el camino encontrará varios distractores como un cambio u ascenso laboral, una beca estudiantil o un problema familiar (siempre y cuando no sea determinante).

• Para evitar que factores externos le interrumpan su sueño, la solución es empezar a tomar pequeñas acciones como reservar los tiquetes aéreos y alojamiento. Puede ir asegurando lo que necesitará para su aventura. 

• Cuando le comunique a su empleador sus deseos de tomarse un año sabático, intente ser claro y pregúntele qué posibilidades existen de mantener su puesto una vez que usted regrese, y si hay lugar a nuevas posibilidades.

• Cuando falten dos o tres meses para su regreso debe estar pendiente a ofertas laborales porque en ese momento es cuando tendrá mayor claridad de lo que tiene pensando llegar a hacer una vez regrese a su país de origen.

• Lo menos recomendable es endeudarse para tener su año sabático, pues la deuda se le puede convertir en un dolor de cabeza una vez esté de regreso. 

¿Un año sabático es una buena inversión?
Es una buena decisión financiera siempre y cuando lo haya planeado correctamente. Cuando regrese de su aventura se dará cuenta de las nuevas habilidades que habrá desarrollado y reconociendo que hoy por hoy las mejores posibilidades se dan para aquellos más cultos. Recuerde siempre planificarlo de buena manera, teniendo claros sus objetivos y su alcanze económico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.