Cómo saber si está gastando demasiado en su viaje de negocios

Aun cuando su empresa paga por sus tiquetes y le cubre hotel y gastos de viaje; estos pueden resultar simples o volverse una pesadilla para usted. Pues gastar demasiado puede darle una mala imagen en su empresa.

Cómo saber si está gastando demasiado en su viaje de negocios Cómo saber si está gastando demasiado en su viaje de negocios
Usted puede pasar recibos y cuentas de cobro luego de volver del viaje, pero seguramente la empresa no estará nada contenta al momento de darse cuenta que muchos de sus gastos podrían haber sido manejados y si no le devuelven el dinero, si empezará a crear una mala imagen, y condicionar sus futuros viajes.

Estas son algunas cosas en las que puede estar gastando de forma innecesaria en esos viajes. Tome nota para no caer en la trampa y no gastar tanto en su viaje corporativo.

Pago de servicios adicionales en el avión
Es cierto que a nadie le gusta pasar todo el vuelo mirando la parte trasera del asiento de enfrente o meditando sobre cómo está durmiendo el pasajero de al lado. Existe una necesidad de entretenerse o distraerse mientras dure el vuelo, pero a veces le sale caro. En algunas aerolíneas debe pagar por audífonos, acceso a wifi o a una simple bebida. Evite caer en la tentación y lleve sus propios audífonos y una buena revista o libro para pasar el rato. Si está cansado duerma un rato y trate de relajarse y olvidarse de pagar algo que sólo dura un par de horas.

Servicio al cuarto del hotel
Aunque no le pedimos que lleve su propia comida desde casa, recuerde que ordenar el tradicional ‘room service’ es una oferta muy tentadora, pero tenga en cuenta que no solo está pagando por esa comida, sino por el servicio de llevársela hasta la habitación, por lo que es mucho más costosa. Además puede asumir unos costos de impuestos. Antes de su viaje, intente explorar la zona del hotel en donde se va a quedar para encontrar lugares cercanos baratos y buenos que le ahorren ese servicio, que aunque es cómodo, es caro.

Sale a comer en todas las ocasiones
Nuevamente la comida es un tema difícil de manejar. Si el hotel no es la opción, deberá salir a buscar algo de comer. Pero lo clave acá es saber cuánto gastar. Intente establecer un presupuesto para cada salida y no lo supere. Evite restaurantes caros y más bien guárdelos para una ocasión cuando vaya con amigos o familia. Cuando pueda, elija lugares sencillos y baratos y si puede, desayune fuerte, se puede evitar el almuerzo y comer algo ligero por la noche.

Relacionarse en bares y restaurantes
Parte de su viaje de negocios es reunirse con sus clientes y colegas, dimensionar la competencia y entablar conexiones que lo dejen a usted y su empresa bien posicionados. Pero en muchas ocasiones, estas reuniones ocurren en restaurantes y bares de alta gama que pueden acarrear altos costos que usted deberá asumir. Quizá tenga la oportunidad de hablar durante convenciones u eventos que no le exigen tanto a su bolsillo, pero en las citas puntuales con futuros socios deberá invertir el dinero en un bar o restaurante. Intente pedir una cerveza, un vino de la casa o algo sencillo que le dure la mayor parte de la reunión y no le salga tan costoso.

Taxi todo el tiempo
Manejarse por una ciudad desconocida siempre es difícil, especialmente si su hotel o lugar de encuentro está fuera del alcance de los medios de transporte público. Si esto ocurre, puede estar montándose a un taxi cada vez que salga del edificio y si bien puede sonar correcto en un corto viaje de negocios, esos cargos se suman rápidamente a su cuenta total. Siempre que pueda, intente dividir un taxi o salga con tiempo y camine a su destino. De paso conoce un poco la ciudad. 

Demasiada propina
Puede sucederle que viajar a otro país implique desconocer las tarifas apropiadas de cuánto dejar de propina. Usted puede desconocer cuánto debe darle al botones, a los empleados del hotel y en los lugares donde vaya a comer. Intente preguntar cuánto es lo debido antes de viajar y así se ahorra una suposición y seguramente algo de dinero.

Lavandería en el hotel
A nadie le gusta regresar a la casa con una bolsa llena de ropa sucia, pero el pago de las tasas de lavandería del hotel no es su mejor opción. Es seguro que la mayoría de las ciudades que usted pueda visitar tiene una lavandería y una tintorería cerca al lugar de hospedaje. Si usted tiene el tiempo, un viaje rápido a uno de estos lugares le ahorrará un buen dinero. Y si no, aguántese hasta llegar y lavar la ropa en su casa. Será menos costoso que pagar para que el hotel lo haga por usted.

Sobrepeso en su equipaje
Si usted tiene hijos, probablemente ya está familiarizado con los tradicionales regalos de viaje. Pero en ocasiones, estos pueden involucrarlo en la lucha de mantener equipaje debajo de los límites de peso. Revise los límites de peso de su aerolínea y asegúrese de no regresar con equipaje de más. A nadie le gusta terminar un viaje con la noticia de tener que pagar algo innecesario. Cómprele algo sencillo y que no pese mucho a sus familiares.

Si puede evadir algunos de estos gastos en su próximo viaje, no solo su regreso será más tranquilo, sino que su billetera y la tesorería de la empresa se lo agradecerán.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.