Tips para beber alcohol y salir “bien librado”

La salud es uno de los aspectos de la vida que puede generar más gastos que cualquier otro, si no se tienen las precauciones debidas. Incluso, una resaca puede llegar a costar más que una noche de rumba, así que tenga en cuenta esta información.

Tips para beber alcohol y salir “bien librado” Tips para beber alcohol y salir “bien librado”

En Colombia, es prematuro el consumo de alcohol pues según estudios se estima que se empieza a beberlo a los 12 años. “De los jóvenes encuestados el 70% ha probado el alcohol, 55,7 % lo consumen, y lo más preocupante, es que al menos el 46% lo hace en presencia de sus padres”, señala el informe.

FP le recomienda “Recomendaciones al consumir bebidas alcohólicas”.

Las consecuencias de esto son devastadoras para la salud, el crecimiento y el desarrollo del cuerpo y el hecho de que una vez se cumpla la mayoría de edad, se pueda tomar “sin problema”, no significa que esto deje de tener efectos en la salud. Lo importante es hacerlo con precaución y según Maria Mezzatesta, directora de Figurella en Colombia, controlar el consumo de alcohol de manera adecuada para no privarse de disfrutar esos momentos únicos es posible tomando en cuenta los siguientes aspectos:

  • Compense los excesos: ya sea por rumba o cualquier otra situación social, usted tiene que estar preparado para el consumo. Entonces, es necesario tomar precauciones al respecto, por lo que la experta sugiere que “cuando una persona ingiere alcohol y rompe su régimen alimenticio, puede reducir calorías al día siguiente eliminando las harinas de las comidas que consuma, con el fin de conseguir un equilibrio entre los alimentos”.

Es así como se debe ser consciente de la cantidad consumida, con el fin de que se pueda normalizar el metabolismo del cuerpo, en las mismas proporciones. Al respecto, la doctora Paola Arévalo, recomienda “no consumir más de 10 grados de alcohol al día, lo cual, según explica, equivale a una unidad de bebida compuesta por 100 ml (½ vaso de vino y ¼ o ½  de cerveza)”.

  • Alimentación previa: el alcohol, cuando es consumido, demora cerca de treinta o noventa minutos en llegar al torrente sanguíneo y, cuando sucede, aumenta la velocidad en la que el glucógeno se convierte en glucosa, lo que luego promueve la generación de grasa. Entonces, es importante no acelerar este proceso y por eso, comer algo antes de beber. 
  • El alcohol tiene calorías: resulta que cerca del 70% de los compuestos de una bebida alcohólica son calorías entonces, cuando se mezclan con refrescos u otro tipo de complementos dulces, este valor aumenta, así que “es recomendable tener cuidado a la hora de consumir diversos tipos de cocteles, ya que se puede generar una bomba calórica entre los azúcares”, afirma María Mezzatesta.

Lea también “Tareas que se le facilitan en el trabajo cuando está un poco… “prendido””.

Así, aquí le dejamos un listado con las bebidas más nocivas: el aguardiante, el ron, la ginebra y el vodka, debido a su grado de alcohol y nivel calórico de azúcar (de 100 kcal a 300 kcal); la abscenta, con 90°, por ser la bebida alcohólica con concentración más alta (la peor para el organismo); y el whisky, con 45° de alcohol y un contenido calórico de 230 kc.

En el otro lado, la doctora Paola Arévalo, señala que el licor menos tóxico para el organismo es el vino ya que, “puede tener un efecto cardio-protector a través de varios mecanismos, siempre y cuando su consumo sea en cantidades moderadas”.

  • La importancia del ejercicio: se convierte en la mejor forma para que su cuerpo regrese a su proceso habitual, con el fin de sudar y así quemar de grasas y eliminar las toxinas. Así que es bueno que, al siguiente día, practique su deporte favorito o haga una rutina sencilla que le permita ejercitarse.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.