4 razones por las que las personas exitosas ya no compran ni casa, ni carro

por Katherinn Cuervo

La percepción de los millennials ha cambiado, ellos prefieren disfrutar la vida sin atarse a un préstamo de años y años. Mire por qué.

123RF 123RF

La estabilidad es una palabra que los jóvenes han borrado totalmente de su léxico, incluso les aterra el hecho de tener que estar durante años en un puesto de trabajo haciendo lo mismo toda la vida, incluso permanecer en su país sin darse la oportunidad de conocer y experimentar cosas nuevas.

Para ellos el mundo es un lugar lleno de sorpresas que se debe explorar para descubrir culturas, personas y lugares. La biodiversidad del mundo enriquece la vida de una persona, alegra el alma y el cuerpo porque estas jamás se borran de la cabeza y de hecho son las que hace felices a los hombres.

De acuerdo con Emprendiendo Historias, hay investigaciones que señalan que los jóvenes no  están comprando ni apartamento ni carros  costosos, porque se han decidido preferir el alquiler, el arriendo temporal les permite moverse de un lado a otro cuando lo necesiten, Es más, la página asegura que esta generación se convirtió en la “Generación de la renta”.

Entre las razones de sus decisiones, según explican algunos sociólogos está la del miedo de adquirir préstamos grandes en un periodo muy largo, consideran que 10, 15 o 20 años dedicados al pago de una vivienda agota e implica dejar de gastar o invertir en cosas que realmente los satisface.

También puede leer: Invertir en vivienda ¿una buena opción para los jóvenes?

Y esta forma de pensar se debe en gran parte a que los jóvenes han replanteado el significado de éxito y felicidad, para ellos el verdadero sentido de la vida lo tiene las experiencias, es decir, que para ellos es muy valioso invertir su dinero en deportes extremos, viajes o negocios que apenas comienzan. Los millennials quieren emprender y ser sus propios jefes.

Además de estas, hay cinco razones más que motivan a los jóvenes a decir “NO” a la inversión en una casa, un apartamento y hasta en una familia:

1. Las compras pierden su valor con el tiempo: financieramente y significativamente, pues cuando usted por ejemplo compra un carro, en tan solo un año o incluso menos el vehículo termina valiendo menos de lo que costó cuando salio del concesionario.

Y peor aún si usted hace el trámite para obtener un crédito, pues muchas veces las personas firman contratos hasta por cinco años y cuando terminan de pagar el carro, este no está en buenas condiciones, ya ha salido de él por “x o y” motivo y por supuesto en una venta no consigue ganancias sino más bien pérdidas.

Por otro lado, la finca raíz aunque día a día se valorice más, tiene un problema y es que en algunas ocasiones es difícil salir de ella al momento de venderla, porque usted puede durar seis meses o más en ese proceso, por eso muchos suelen sacarle provecho arrendándolo.

Sin embargo, este punto es mucho más que eso, pues el valor al que aquí nos referimos tiene que ver con lo importante que es el tiempo, aquel que nadie puede robar pero que si puede quedar en la memoria por siempre.

2. Los bienes materiales no son tan importantes: los jóvenes de hoy son ambientalistas, piensan en la sobrepoblación, en el consumo y en el cambio climático, por esta razón es que incluso aseguran que no quieren tener hijos. Los millennials prefieren pagar Uber o taxi, o  quedarse en un apartamento de vacaciones encontrado en una plataforma como la Airbnb, que tener su carro o casa propia.

Quizá le interese: La edad a la que alcanzará la felicidad, según la ciencia

Esto es porque pueden visitar distintos lados y porque pueden hacer que su tiempo sea más productivo, como son personas que todo el tiempo cambian de decisión, durante tres años pueden tener un cargo laboral estable y al siguiente simplemente deciden irse del país.

3. Comprar cosas trae muchas preocupaciones: los millennials quieren tener una vida tranquila sin restricciones ni cosas que los agobie. Piensan que la tranquilidad es clave para ser feliz y llevar una vida exitosa. Esta es otra razón para no comprar casa ni carro, pues con estas adquisiciones tienen que estar pensando continuamente en gastos y reparaciones, además de vivir con la zozobra de la inseguridad.

4. Las experiencias permiten hacer amigos: ya lo ha dicho la ciencia, gastar dinero en experiencias hace más felices a las personas que hacerlo en comprar cosas materiales nuevas. Una mala experiencia en un viaje puede terminar siendo una historia fantástica de contar. Es más, James Hamblin, escribió en uno de sus artículos según cita Emprendiendo Historias que “resulta que a las personas no les gusta mucho escuchar acerca de las pertenencias de los otros, pero sí escuchar de la última película que vieron”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.