Que no “le metan gato por liebre” con el carro que compró

Detrás de un vehículo usado puede haber toda una historia que usted no conoce en su profundidad y que habla de accidentes, deudas y propietarios, ¿por qué es importante?

Que no “le metan gato por liebre” con el carro que compró Que no “le metan gato por liebre” con el carro que compró

Los vehículos nuevos ya no son tan atractivos como antes: no sólo por los altos valores con los que están llegando al mercado (debido al alza del dólar), sino también por el precio de la gasolina, impuestos y nuevas propuestas ambientales que buscan desincentivar el uso del vehículo. Quizás por todo esto, los carros usados se convierten en alternativas más viables.

Y es que hace algunos meses Dinero.com, había publicado unos datos del RUNT que demuestran cómo en los dos últimos años (2013-2014) se han traspasado 1.615.678 vehículos, incluyendo camiones, buses y motos; cifra que tiene altas probabilidades de incremento para el 2015, al convertirse los vehículos usados, en los nuevos “los favoritos”.

En Colombia se mueven más de 9 millones de vehículos, de los cuales tan solo 2,3 millones están asegurados con una póliza voluntaria, por lo que muchos conductores deben acarrear con grandes sumas de dinero a la hora de sufrir accidentes o eventos que atenten contra su vehículo.

No obstante, quienes buscan esta opción no sólo piensan en economía, sino también en comodidad y, sobre todo, seguridad. Y aunque muchos toman precauciones, pocos son quienes realmente se interesan en conocer, por completo, la historia del vehículo que van a adquirir.

Por esta razón, La Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, junto con el Concejo de Bogotá, lanzó un portal de información que les permite a las personas, antes de comprar, conocer los antecedentes de su vehículo asegurado, relacionados con daños materiales y reparación por accidentes de tránsito.

Lea también “¿Endeudarse para comprar carro, vale la pena?”.

Según datos de Fasecolda, cada año las compañías de seguros atienden aproximadamente 150 mil reclamaciones por pérdidas de menor cuantía y 10 mil por pérdidas de mayor cuantía. A diciembre del 2014, el ramo de seguros de vehículos pagó $828 mil millones en siniestros por pérdidas de menor y mayor cuantía.

De esta forma, se puede acceder como a la “historia clínica” de los vehículos que se encuentran asegurados en la actualidad o que lo han estado después del 2008, a través de una póliza voluntaria. Y con esta información, podrá tomar una decisión más inteligente al enterarse del verdadero estado del carro.

¿Cómo hacerlo?

1. Debe ingresar a esta página: http://www.fasecolda.com/index.php/ramos/automoviles/informe-de-reclamaciones en la que encontrará lo siguiente:



2. Luego, en la parte inferior encontrará los términos y condiciones para el uso de esta herramienta. Debe leer y dar en “aceptar”, en caso de que esté de acuerdo:




3. Enseguida, encontrará lo siguiente, donde deberá digitar los datos correspondientes al vehículo del que está interesado:





4. Luego, obtendrá los posibles daños materiales y reparación por accidentes de tránsito, dependiendo del vehículo. Dependiendo del vehículo, encontrará algo como esto, por ejemplo:




En dado caso que un usuario no halle información sobre un carro específico puede deberse a que este no ha estado asegurado después del 2008 o que no ha presentado ninguna reclamación por concepto de accidente de tránsito.

El vocabulario

Una vez usted obtiene los resultados, tenga en cuenta que puede obtener lo siguiente:

• Pérdida de mayor cuantía: esto hace referencia a cuando una aseguradora determina que la severidad de los daños es de tal magnitud, que procede a indemnizar por el valor total asegurado al cliente.

• Pérdida de menor cuantía: si la compañía de seguros indemniza el valor correspondiente al costo de una reparación según los amparos de la póliza.

Recuerde que un seguro para su vehículo es una de las formas más inteligentes en las que usted se puede proteger a la hora de tener su propio carro, ya que le ofrece diferentes mecanismos para cubrir el riesgo derivado de la conducción: accidentes, choques, daños por fenómenos naturales, entre otros.

En este tipo de seguro hay una parte muy importante, que es la cobertura de Responsabilidad Civil, la cual busca proteger el patrimonio del asegurado en caso de ocasionar daños a bienes de terceros o compensa al tercero afectado o a sus familiares por muerte o incapacidad.

Otra de las ventajas de estos seguros es que también podría contar con servicios de reparación del vehículo o reposición ocasionados por daño o hurto. Estos últimos amparos pueden ser clasificados, según los criterios de cada compañía, como pérdidas de menor o mayor cuantía.

Por eso, también le sugerimos leer “Diez consejos para comprar el seguro del carro”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.