¿Está listo para comprar casa? Primero, responda esto

Con tantos beneficios que existen actualmente para la compra de vivienda, puede que la idea le esté sonando. Pero primero, es bueno que haga una evaluación previa de su situación.

¿Está listo para comprar casa? Primero, responda esto ¿Está listo para comprar casa? Primero, responda esto

Uno de los sueños de la mayoría de personas es poder tener su casa propia y contar con un sitio donde puedan vivir tranquilos sin tener nada que deberle a nadie o ante la incertidumbre de saber si aumentará el precio del arriendo o si quizá el propietario luego quiera vender el apartamento. Además, porque tener vivienda propia también es una muy buena forma de empezar a tener patrimonio propio, convirtiéndose en un respaldo para usted y su familia.

A esto, súmele que actualmente existen muchas posibilidades con las que usted cuenta para comprar casa:

Según cifras del DANE, Departamento Administrativo Nacional de Estadística, las personas se encuentran motivadas por adquirir su vivienda propia, lo que se ve en las cifras del reporte de Cartera Hipotecaria de Vivienda- CHV, en la que se señala que el tercer trimestre de 2015 comparado con el mismo periodo de 2014, la cartera hipotecaria de vivienda registró un incremento de 11,7 % en el saldo de capital total.

Además, el número de créditos hipotecarios presentó un incremento de 4,1 % explicado principalmente por el crecimiento de las obligaciones hipotecarias para vivienda No VIS de 5,6 % y VIS de 2,8 %.

FP le recomienda “Así puede pagar la hipoteca en la mitad del tiempo”.

Pero tenga en cuenta que comprar casa no solo implica tener que pagar la cuota inicial, sino también la cuota mensual y los respectivos impuestos que esto puede llegar a implicar. Además, existen otros gastos que debe tener en cuenta cuando usted va a realizar todo el trámite.

  1. ¿Tiene sus finanzas en orden?

Si usted es de quienes sin tener casa está endeudado, luchando día a día por pagar sus cuentas, las tarjetas de crédito y los servicios, buscar tener casa propia solamente puede sumarse a sus preocupaciones y agravando toda su situación.  Recuerde que lo ideal es que usted ya cuente con  la cuota inicial, no debería por qué endeudarse más para conseguirla (pensar en tomar un crédito adicional).

Además, porque usted tiene también que empezar a construir un fondo de emergencia para su hogar, un ahorro adicional para el pago de los impuestos y considerar algún seguro que pueda llegar a cubrir sus necesidades y las de su nuevo hogar.

  1. ¿Puede ahorrar lo suficiente para hacer pagos adicionales?

La peor decisión que puede tomar una persona cuando adquiere un crédito es quedarse tranquilo pagando mes a mes la cuota mínima que le toca. Si realmente quiere comprar casa, tiene que considerar que de ahí en adelante todas sus bonificaciones, primas de servicio y dinero extra deberán destinarse a su crédito de vivienda, con el fin de disminuir el tiempo de pago y tener un buen historial crediticio.

Ahora, si ya tiene comprometidos estos recursos o sencillamente creía que podía seguir viajando a donde quisiera cada vez que tenía vacaciones, considere dos veces cuáles pueden llegar a ser sus verdaderas prioridades.

  1. ¿Espera quedarse allí un buen tiempo?

Cuando usted hace una inversión de este tipo de dimensiones, tiene que tener en cuenta que la idea es quedarse a vivir en el lugar al menos tres o cinco años, especialmente si va a ser su vivienda principal. Esto, especialmente por los costos que puede llegar a tener de comprar y vender, nuevamente, sin sumarle lo que es hacer una mudanza y demás situaciones que se le presentan.

Ahora, si lo compra como “inversión” y espera que se pague por sí sola, verifique también qué opciones tiene para arrendar, si realmente la zona que está considerando es la adecuada para esta práctica y, en promedio, cuánto puede tardar en encontrar un arrendador y que realmente tenga las condiciones para esto (¿sería con una inmobiliaría?).

Quizás le interese “Los 5 mitos de comprar vivienda sobre planos”.

  1. ¿Realmente puede soportar los pagos?

De acuerdo con Money Under 30, usted tiene que ser sincero con usted mismo, lo que hace que verifique realmente su presupuesto, si hay riesgo de perder su puesto de trabajo o si la situación en su mercado se puede complicar y hacer que no pueda pagar más la cuota a la que se comprometería a pagar.

El primer error de las personas cuando piensan en comprar casa es contemplar que van a pagar con un dinero que aún no tienen en su cuenta, lo que sucede con las bonificaciones, las primas de servicios o las vacaciones; pero siempre puede presentar alguna situación inesperada que haga que no pueda contar con ese dinero y es ahí donde empieza a “colgarse” con las cuotas.

  1. ¿Qué está pasando en mi mercado?

Aunque no sepa mucho de economía ni le interese cómo se mueven las cifras del país, es importante que sea consciente de cómo está la vivienda en el sitio donde piensa comprar: están altas las tarifas, cómo se ha comportado el impuesto predial, qué proyectos pueden haber que hagan valorizar la zona en donde estaré, así como la situación general de vivienda en el país.

Para ello, nada más basta recordar la crisis que Colombia vivió en el año 99 con el UPAC y las condiciones crediticias tan estrictas que se dieron y llevaron a que muchas personas perdieran su inversión. Así, asegúrese de tener este conocimiento previo, como sugiere Time.

  1. ¿Estoy mentalmente preparado para ser un dueño?

Esto implica tener un nivel de madurez en el sentido de ser consciente del negocio en el que se está metiendo y todas las implicaciones que ello trae para su vida. Esto es qué tan dispuesto está a sacrificar ciertas condiciones y comodidades que tenía en su vida, para empezar a asumir una responsabilidad de esta dimensión.

En esto, no sólo implica pagar el crédito y los impuestos, sino también las reparaciones, el arreglo, los inconvenientes con servicios y demás que tenga que empezar a considerar al tener una vivienda nueva.

LearnVest sugiere que esto es algo que poco consideran las personas y sólo, una vez se ven inmersos en la situación, es cuando empiezan a ser conscientes de ello, porque implica tener que sacrificar algunos gustos o gastos suntuosos, para atender su nuevo hogar.

Le puede interesar: Comprar o arrendar vivienda: he ahí el dilema.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.