Lo bueno, lo malo y lo feo de la reglamentación de transporte tipo Uber

Recientemente el Gobierno Nacional expidió un decreto para regular la prestación del servicio especial de transporte. ¿Cómo le afectará a usted y a su bolsillo?

Flickr Mark Warner Flickr Mark Warner

Luego de una larga pelea entre los gremios de taxistas y las solicitudes de los usuarios de Uber, finalmente el Gobierno presentó un decreto para regular el servicio de transporte de lujo, entre las cuales se destaca la necesidad de crear empresas de transporte específicas que presten el servicio particular y especial bajo una normatividad específica de condiciones tecnológicas y económicas.

Pero más allá de eso, también hay algunos impactos que pueden afectar a las personas que suelen tomar este servicio, gracias a esas nuevas disposiciones.

FP le recomienda “¿Qué tan diferente es utilizar taxi o uber?”.

Lo bueno

Lo establecido en la nueva reglamentación tiene cuatro pilares dentro de los cuales fue desarrollada la propuesta: un criterio que exige la calidad del servicio, la seguridad de los vehículos que presten el servicio así como la comodidad del usuario y la posibilidad de acceso a este mismo servicio.

Así, una vez se crean las empresas específicas con este servicio particular las exigencias serán mayores con el fin de prestar un servicio, también, de mayor calidad: incluso, deberán contar con una estabilidad financiera específica que asegure su sostenibilidad.

Por un lado, los vehículos deben contar con unas condiciones específicas que le brindarán la seguridad al pasajero de que no tendrá problemas técnicos o mecánicos (nuevos o con antigüedad no mayor de 7 años, cuatro puertas y con frenos ABS) y que cuenta con elementos como la plataforma tecnológica móvil para solicitarlo, así como un sistema GPS.

Además, los conductores deberán cumplir con un requisito de capacitación de al menos 50 horas que –teóricamente- haría que el servicio fuera mejor.

Lo malo

¡Cuidado! El decreto habla del servicio de transporte de lujo, más no específicamente de la empresa Uber. Según un comunicado de esta empresa “durante los seis meses previos a su implementación (del decreto) Uber evaluará, en conjunto con los socios conductores, las implicaciones y oportunidades de este Decreto para los más de 20.000 colombianos que hoy tienen una oportunidad económica con flexibilidad y seguridad manejando con el app de Uber”.

Así, aún estará en veremos si, específicamente esta empresa se acogerá a la nueva reglamentación, para que los usuarios puedan usar con total tranquilidad y confiabilidad esta aplicación que se ha vuelto tan popular. Entonces los usuarios deben tener muy en cuenta que no se trata en sí, de la regulación de los vehículos Uber, sino del servicio de transporte de lujo.

Lo anterior significa que existe la posibilidad de que aquellas personas que cuentan con un taxi amarillo o las mismas empresas de este tipo de servicio, tengan la opción de “mutar” para trasladarse y prestar un servicio de lujo, siempre y cuando cumplan con las condiciones establecidas por el decreto.

También le puede interesar “Entre Uber y Taxi, ¿qué es mejor?”.

Lo feo

Las tarifas no serán reguladas. Esto implica que los costos pueden variar, ya que en el decreto se estableció que serán los mismos usuarios y los que ofrecen el servicio (oferta y demanda, es decir, el mercado) el que establecerá los precios. Eso significa que puede llevarse algunas sorpresas.

Por ejemplo, actualmente Uber establece las tarifas dependiendo de la hora en la que solicite el servicio, así como la distancia y el tiempo que dure el recorrido. Por supuesto, son tarifas más altas que “la mínima” de un taxi, pero que las personas están dispuestas a pagar dadas las condiciones del servicio que, según el decreto, no podrán ser los mismos para el servicio de lujo.

Así, tenga precaución al respecto, pues los precios solamente se irán “graduando” con el tiempo, pero mientras tanto, las empresas serán las que dispongan de costos máximos y mínimos.

No se pierda “Lo que debe saber sobre el servicio de taxi en Bogotá”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.