El mito de que la piratería musical quita ventas

Las descargas ilegales y las webs de reproducción en línea o "streaming" no perjudican las ventas de música en formato digital e incluso pueden tener un "efecto positivo" sobre las mismas.

Foto de Corbis.com Foto de Corbis.com
Basado en datos de 16.200 usuarios de internet de Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido recopilados durante 2011, un estudio publicado el centro de estudios tecnológicos de la Unión Europea concluyó que las descargas ilegales no afectan la venta de música digital.

Los resultados del informe "no aportan ninguna prueba de que se produzca un desplazamiento de las ventas digitales" debido a la descarga de música por vías ilegales o por el uso de páginas que permiten reproducir música en línea sin pagar derechos de autor.

"Esto significa que incluso si se vulnera la propiedad intelectual de la obra, es poco probable que los ingresos por música digital se vean muy perjudicados", señala el estudio, que además apunta a un "efecto positivo" sobre las ventas de "nuevas vías de consumo" como el "streaming".

¿Será cierto?

Pese a que existen importantes diferencias entre países en cuanto a los efectos de las descargas sobre las ventas, de los resultados se desprende que existe "una pequeña complementariedad" entre las diferentes formas de consumo musical en formato digital.

En el caso de España, se observa "un número de 'clics' en webs de descargas ilegales mucho mayor que en resto de países", así como el segundo menor número de 'clics' en portales que venden música en formato digital, por detrás de Italia.

A nivel general, los datos recopilados demuestran que la mayoría de la música que los usuarios obtienen por vía ilícita "no se habría adquirido de no existir webs de descargas ilegales", según el estudio.

Efecto crecimiento


El "streaming musical", por su parte, tiene un efecto "estimulante" en las ventas de música en formato digital, según las conclusiones del informe.

Estos resultados sólo analizan el consumo musical en formatos como el MP3 pero no tienen en cuenta los soportes físicos como el CD o el vinilo, por lo que "deben ser interpretados en el contexto de una industria musical que aún está evolucionando", señalan los expertos.

Las ventas musicales aumentaron en un 1.000 % entre 2004 y 2010 en todo el mundo, y en 2011 crecieron un 8 % anual hasta alcanzar una facturación global de 5.200 millones de dólares (unos 4.000 millones de euros), datos que demuestran "la importancia de la digitalización de la industria", según el IFPI.

"Por tanto, los resultados sugieren que la piratería musical digital no debe ser vista como una preocupación creciente para los propietarios de derechos de autor en la era digital", concluye el estudio.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.