¿Cómo encontrar lo “bueno, bonito y barato”?

Siempre serán las tres características que todo colombiano buscará al momento de hacer la compra de algún producto o servicio. ¿Es posible?

Ingimage Ingimage

Cualquier cosa que usted necesite en su vida, para su sostenimiento o satisfacción, probablemente le costará algo (y sí, también apoyamos la teoría de que el dinero sí compra la felicidad), por tiempo o por dinero, lo mínimo que sea. Y es que esa sensación de recibir cosas cuando no hay que pagar nada por ellas, es bastante satisfactoria.

Ya sea porque está en un almacén y le dan una muestra gratis de algo o porque alguien sencillamente lo invitó a almorzar. O esa pequeña sensación de alegría cuando se da cuenta que al llevar almuerzo, al tener su tarjeta de transporte con pasajes y no caer en antojos, le ayudó a no gastar un solo centavo durante todo el día.

No gastar dinero (o al menos no todo el que se tenía planeado), no sólo libera oxitocina en su cerebro sino que usted sabe que puede cumplir sus metas de ahorro o simplemente a final de mes darse ese antojo para el que tanto había esperado.

FP le recomienda “Lo primero que debe hacer cuando vaya a comprar o vender algo”.

Y quizá es por esa misma sensación que, cuando hacemos una compra, siempre esperamos obtener lo mejor de ella: que sea de calidad, que tenga una buena presentación y, obviamente, que sea barata (aunque ojalá gratis). Pero el problema es que muchas veces ni tomamos el tiempo para hacerlo, porque el mismo impulso de querer comprar las cosas “ya o ya” nos lleva a tomar decisiones inmediatas.

Entonces, olvidamos estrategias básicas que nos ayudan a encontrar esas “triple b” (bueno, bonito y barato) de una forma obvia pero para la que hay que invertir tiempo y ser consciente de las capacidades y limitaciones que se pueden llegar a tener. Por eso, aquí le recordamos esas cosas básicas:

  • No se quede con lo primero

La táctica de comparación es, sin duda, la más evidente y obvia en muchos casos. Pero las personas a veces no quieren perder tiempo y siempre sale la frase “eso en todo lado siempre cuesta lo mismo”. La cuestión es que usted hoy en día dispone de más herramientas que le ayudarán a hacer esa comparación más fácil y de forma práctica: desde su celular. Sólo basta con que entre a tiendas similares o busque en sitios de compras y ventas para saber si el precio que le están dando por el objeto que quiere comprar, es el mejor.

Esto es mucho más útil cuando se trata de servicios. Leer las recomendaciones y opiniones de los usuarios con respecto a una empresa siempre le ayudará a evitarse dolores de cabeza innecesarios, dándole valor a estas herramientas.

Lea también “Tres trucos sicológicos efectivos para ahorrar”.

  • Pida

Recuerde que el ‘regateo’ siempre será una de las mejores tácticas que le ayudarán a obtener las mejores condiciones en cuanto a precio. Este será bastante útil una vez siempre haya hecho el primer paso que ya le mencionamos. Esto sólo se trata de negociar y saber que siempre le podrán dar un precio acorde con su bolsillo.

Incluso, hoy en día existen sitios como páginas web de subastas (especialmente en redes sociales) o algunos especializados como un nuevo marketplace especializado en zapatos y cuenta con la posibilidad de regatear el precio a pagar por un producto nuevo, denominado “Zapateo.co”. éste Hace parte del programa Apps.co, del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y HubBOG, el primer “Campus for Starups” de Latinoamérica. Esta tienda virtual permite que los compradores obtengan descuentos de hasta el 50% por medio de un sistema de regateo.

  • Sugerencias

Una de las estrategias más usadas por las personas ahorradoras es interesarse siempre en los hábitos de compra de las personas que conocen. Esto lo que traduce es simplemente preguntar “usted dónde compra…” y, con esto tan básico, podrá sorprenderse de cómo su ciudad siempre le ofreció una oportunidad de conseguir ese “algo” barato y que usted nunca se había enterado.

La idea es que siempre se esté ‘alimentando’ de nuevos sitios para comprar cosas específicas, desde algo básico como la compra de verduras en la plaza de un barrio particular, los domingos; hasta la recarga de tinta de su impresora.

No se pierda “Las 10 tácticas efectivas para aprender a regatear”.

Consideraciones

Sabemos que muchos de nuestros lectores dirán que estos pasos son demasiado obvios, pero nosotros queremos saber si, en verdad, han aplicado las tres estrategias al mismo tiempo y cuáles fueron sus resultados. Cuéntenos en Facebook y Twitter.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.