Cinco trucos para quienes cocinan su propio almuerzo

Una de las mejores formas de ahorrar dinero es cocinando su propio almuerzo para llevar a la oficina. Conozca algunas recetas útiles y prácticas para empezar o seguir haciéndolo.

Cinco trucos para quienes cocinan su propio almuerzo Cinco trucos para quienes cocinan su propio almuerzo

La comida es uno de los aspectos en los que las personas más pueden llegar a gastar, no sólo por temas de salud sino también por practicidad, siendo que es algo que no requiere de mucho esfuerzo y que, dependiendo de sus gustos, puede llegar a ser un hábito saludable tanto para su cuerpo como para su bolsillo.

Si usted hace cuentas aproximadas, puede estar gastando mensualmente en un almuerzo de un restaurante un promedio de $10.000 por plato (estando en Bogotá) si cuenta con la suerte de encontrarlo económico y dependiendo de dónde esté ubicada su oficina.

Esto estaría significando que a la semana está gastando $50.000, lo que al mes representa $200.000 valor que, comparado con un mercado para almuerzos que encuentra así (típicos ACPM, al mejor estilo colombiano, con arroz, carne, papa y maduro), puede gastarse al mes, por mucho, solamente $100.000 por persona; lo que implicaría que usted está dejando perder $100.000 solo por concepto de alimentación.

FP le recomienda “Los 10 mejores trucos para ahorrar en alimentación”.

Y si las cuentas no le parecen suficientes, le decimos que en un año usted está gastando $2’400.000, que puede ayudarle a pagar las deudas por las que ahorita está tan preocupado o que podría destinar en ese viaje que lleva planeando hace como cinco años.

Tenga en cuenta

Una de las cosas que muy pocas personas tienen presentes a la hora de cocinar para llevar es que no todos los alimentos permiten ser preparados un día antes, guardarse en la nevera y ser recalentados en un horno microondas. Esto, por salud, no es conveniente, así que es importante tener en cuenta esas precauciones para considerar aquello que puede llegar a afectar su digestión o, incluso, ralentizarla haciendo que le dé pereza o sueño después del almuerzo. Así, tenga en cuenta las comidas que puede ser peligroso recalentar, según la Agencia de Estándares Alimentarios de Reino Unido (FSA, por sus siglas en inglés):

  • Carne cocida o comida que contenga carne, como guisos o lasaña
  • Salsas que contengan leche o crema
  • Pescados y mariscos
  • Arroz y pasta
  • Comida que contenga huevos, frutos secos u otras comidas ricas en proteínas.

Le recomendamos “¿Cuándo es peligroso recalentar la comida?”.

Ya con esto y la motivación financiera que aquí le exponemos, contemple alguna de las siguientes alternativas prácticas y económicas que le damos:

  1. Máximo provecho a los enlatados: una forma práctica y económica y que, aunque muchos no consideran del todo saludable, puede servir bastante. Lo primero y más importante es saber escogerlos, verifique la cantidad de conservantes que tiene y considere si realmente es necesario que usted haga la compra del enlatado o si quizá no le quita mucho tiempo la preparación propia.

Por ejemplo, unas salchichas enlatadas pueden tener muchos más preservantes y son costosas, mientras que preparar una salchicha, en agua, le toma solamente un par de minutos y es una alternativa mucho más saludable. Lo mismo puede suceder con las verduras, que puede encontrar ya picadas y más frescas en su tienda de confianza del barrio. Los más útiles son el maíz y el atún.

  1. Pocas harinas, pero sabiamente escogidas: la idea es que usted pueda tener un almuerzo equilibrado que le ofrezca las proporciones necesarias de carbohidratos, proteínas y minerales. Así, siempre es bueno acompañar su almuerzo con una verdura y una fruta para lograr dicho equilibrio.

No se concentre en el arroz como una única harina, considere las tortillas, la papa, el pan, la pasta y similares como otras opciones distintas.

Lea “Los tres trucos de un desayuno saludable”.

  1. Verdura… mucha verdura: si usted es de quienes quiere realmente prepararse algo saludable, las verduras serán sus mejores aliadas. De hecho, no tienen “ciencia” en su preparación, sólo le tomará unos 10 minutos hacer unas verduras salteadas en salsa de soya o poner en baño maría acelgas o espinacas, para mezclar con un huevo y hacer una torta en menos de 15 minutos. Incluso, puede mezclarlas con frutos secos, como el maní o las almendras o también con frutas deshidratadas. 
  1. Sobre las carnes: procure hacer una muy buena cocción de la carne de su preferencia. Por lo general, cualquier carne asada, por ejemplo, no llega “muy fresca” ni sabrosa luego de hacer estado en la nevera así que un truco es partirla en pedazos más pequeños para que conserve mejor su sabor. Pero, para llevar a la oficina, lo más conveniente serán las preparaciones al vapor, en algunas salsas o deshilachado. 
  1. Uso inteligente del arroz: como ya vio, tiene que ser uno de los alimentos que debe consumir con mayor cuidado pero, como parte importante del plato típico colombiano, es casi que imprescindible. Así, si quiere ahorrar tiempo, puede hacer una porción para dos días. Eso sí, asegúrese que quede bien cocinada, no la ingrese a la nevera mientras está caliente y, la que vaya a guardar para el siguiente día, no la deje en la olla que preparó sino en un recipiente hermético para que se mantenga mucho más fresco.

No se pierda “Los 13 alimentos que debe comprar en momentos de crisis económica”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.