Los impactos en el bolsillo cuando no se compara

Aunque en los créditos la costumbre es barajar unas cuantas opciones, eso no es suficiente, se debe explorar más.

Aproximadamente el 80% de las personas en Latinoamerica comparan antes de adquirir algún tipo de crédito. Aproximadamente el 80% de las personas en Latinoamerica comparan antes de adquirir algún tipo de crédito.
Nunca tome decisiones apresuradas en lo que a créditos se refiere porque ese momento puede hacer la diferencia en lo que termina pagando y le afecta directamente el bolsillo.

El anterior consejo es de Moisés Otero, gerente de desarrollo de comparabien.com, una plataforma que contiene las tasas de interés de los créditos de todas las entidades financieras del país y que nació bajo la premisa de que entre más opciones se tenga para comparar, más acertada será la decisión.

“Demorado”, pero más barato


Aunque naturalmente las personas tienden a comparar en las grandes y pequeñas compras, en los créditos financieros se necesita poner todos los sentidos, pues el que no hace un previo análisis estará afectando su futuro.

Si se trata de un crédito vehicular a 60 meses, la diferencia entre una tasa de 12% y la de 12.8% puede ser en un año de alrededor de $2 millones. Ahora multiplique esos dos millones de pesos por los cinco años que durará pagando, el resultado alcanza los $10 millones.

Según Otero, en materia de créditos aunque a veces parece que todos los bancos tienen el mismo nivel en las tasas de interés, cuando alguien explora la mayor cantidad de opciones posibles se da cuenta que no es así.

Con las tarjetas de crédito, por ejemplo, las personas tienden a dejarse llevar por la emoción y no saben, según señala el experto, que entre la primera y la última hay una diferencia de hasta 15 puntos de diferencia.

Es bueno comparar en tres o cinco bancos, pero estará dejando por fuera al resto y no es justo con su bolsillo.

Lo que hay que preguntar para comparar

Los créditos en el mundo financiero tienen sus complicaciones hasta que la gente los entiende, después todo es muy fácil.

Que alguien sepa que la tasa efectiva anual de un crédito hipotecario es de 25% no significa mucho, lo que usted debe preguntar es cuánto valen los seguros asociados al crédito y qué otros cobros van asociados como cuotas de manejo, cobros jurídicos y los intereses de mora. Nunca habrá un banco que tenga exactamente los mismos valores.

Algunas personas se conforman con saber el porcentaje de la tasa efectiva anual. Eso debe preguntarse, pero se aconseja ser más específico e indagar por el costo total del crédito, solamente así podrá se sabe el valor total del préstamo.

Y lo más importante, pregunte cuál será la cuota mensual, que es en definitiva la que suma esos gastos y donde aparecen todos los valores aterrizados.

¿Y los impactos para la vida?


En primer lugar, el que no compara puede perderse la oportunidad de ver una décima y ese número por pequeño que le parezca en la actualidad, será grande a futuro.

Pagar $130.000 de más en una cuota mensual de un crédito hipotecario o vehicular, en un año da como resultado $1.560.000 y en diez años la cifra asciende a $15.600.000. Ahora piense, de cuántos viajes se perdió por no haber comparado en más sitios.

Es muy probable que el dinero que no pague en una cuota se lo gaste y no lo ahorre, pero el no comparar lo priva de gastar ese dinero en cenas con su pareja, en detalles de cumpleaños para un familiar o un amigo.

Siempre proyecte los gastos a largo plazo, pues pagar una cuota mensual más cara no le permite adquirir otro tipo de bienes que necesite.

No hay excusas para no tomar decisiones informadas, los datos están y esperan que usted los compare.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.