Las 5 cifras de su carro que debe tener presentes

por Sebastián Ávila

Ya sea por gusto propio o por necesidad, luego del pago del impuesto, del seguro y las cuotas, mantener un carro es un costo del que debe ser consciente y que debe manejar para no “descuadrarse” en su presupuesto.

Las 5 cifras de su carro que debe tener presentes Las 5 cifras de su carro que debe tener presentes

Tomar la decisión de tener un carro propio es algo que no debe hacerse a la ligera. Se trata de una responsabilidad financiera muy grande, pues demanda de mantenimiento, de pagos de impuestos, de seguros y considerar también situaciones de emergencia que se puedan llegar a presentar; más no sólo de la cuota mensual para pagar y de los gastos iniciales.

Así, hoy existen varias alternativas para adquirirlo, desde los créditos hasta el leasing, pero siempre será mucho más inteligente hacerlo de contado, con todo el dinero ahorrado, para que no tenga que sumergirse en deudas y estar empeñado por cuatro años o más.

Según las estadísticas de la Asociación del Sector Automotor y sus Partes, Asopartes, en el 2015 se vendieron más de 62.549 vehículos nuevos, los cuales tienen una garantía de 2 a 5 años y de 50.000 a 100.000 kilómetros.

Y es que la mayoría de veces la garantía cubre defectos en materiales, partes y piezas defectuosas y deficiencias que hayan sido ocasionadas durante la fabricación del vehículo. Pero para hacer válida la garantía, debe tener en cuenta que el vehículo debió haber sido utilizado de la mejor manera, es decir, que su dueño no se crea piloto de “rápido y furioso” o haya hecho maniobras que afecten, adulteren o modifiquen los acabados de fábrica.

FP le recomienda “Así quedaron los valores para el impuesto del carro”.

Pero si su vehículo no es nuevo y ya tiene algunos años rodando, recuerde lo que dice el dicho “prevenir es mejor que lamentar”, pues su vehículo necesita cuidados necesarios  para prevenir accidentes y mantenerlo en óptimas condiciones. Así, tenga en cuenta:

Cifra uno: Aceite

Un nivel inadecuado o bajo del aceite puede causar daños graves en el motor. Lo recomendable es medir los niveles de aceite con el carro apagado y en frío. Por lo general, es mejor hacer el cambio según el cada 5.000, 8.000 o 10.000 kilómetros, dependiendo del modelo del carro y qué tan nuevo sea. Los modelos más recientes no requieren de un cambio tan seguido.

Con este cambio, es muy probable que también le hagan revisión al filtro del aire. Ahora, en lo que respecta a marca, los expertos sugieren siempre mantener la misma, pero si decide cambiarla, es mejor asesorarse pero, por lo general, el desempeño del motor no tendrá algún cambio drástico o daño.  Tenga en cuenta que no requiere aditivos extras o sustancias adicionales, de hecho, éstos pueden generar efectos adversos en el motor.

Lea también “¿Cuánto tiempo endeudarse por un carro?”.

Cifra dos: sincronización

Corresponde al procedimiento de revisar y poner a funcionar todos los elementos del sistema de encendido, distribución y alimentación del vehículo para mejorar el  ahorro de combustible y darle más potencia al motor. Aquí se involucran procesos de diagnóstico, reparación y cambio de cada uno de los mecanismos que componen los diferentes sistemas que intervienen en el corazón de su vehículo.

El procedimiento se debe realizar cada dos años o luego de 30.000 y 60.000 kilómetros de recorrido, en los carros con sistema de inyección. Si el suyo es un ‘viejito‘ bien cuidado y tiene carburador, este tiempo y recorrido se reduce a la mitad, lo que quiere decir cada 15.000 kilómetros o cada 6 meses.

Según William Bastidas, experto mecánico y propietario de un local comercial de lubricantes para automotor,  “para realizar una sincronización se deben ajustar o cambiar el carburador, el timer, las bujías, el condensador y los cables de alta tensión”.

Cifra tres: Frenos

Con el paso del tiempo, los frenos se pueden desgastar más rápido según el tipo de “chancleta que usted le meta al carro”. Para evitar dolores de cabeza, accidentes o sustos en el manejo, revise los discos, pastillas y líquido de frenos.

Para empezar, no hay cifras exactas del cambio de pastillas por kilómetros recorridos, ya que dependerá del uso  y recorrido diario de su vehículo. Por ejemplo, no es el mismo recorrido y trayectoria de un bus  o “flota” de turismo que un carro que solo se utiliza de la casa a la oficina. En otras palabras, se puede decir que en ciudad, las pastillas se desgastan más que si viaja normalmente por carretera. 

Si su carro es nuevo, es recomendable controlar el desgaste de los discos y de las pastillas a partir de los 25.000 km. También debe saber que las pastillas delanteras se desgastan más rápido que las traseras, por lo que es necesario revisar, ajustar o calibrar los frenos en el caso que no respondan con el simple tacto del pie o en términos populares “lo sienta largo”.

Ahora, si se tiene un correcto mantenimiento de las pastillas, cambiándolas cuando sea necesario, es probable, que no tengamos que llegar a cambiar los discos de freno durante la vida útil del carro. Es aconsejable que cada vez que cambie las pastillas, revise el desgaste de los discos (si el disco disminuye su grosor, le toca cambiarlo).  Tenga en cuenta que los discos no sólo se pueden desgastar por el efecto de las pastillas, sino que también se pueden deteriorar por calentamiento. 

En cuanto al líquido de frenos –también de suma importancia para que el sistema funcione adecuadamente-, puede considerar hacer una revisión al mismo tiempo de los frenos o cuando alcance los 40.000 kilómetros o en dos años.

Le recomendamos “Los seis costos ocultos de tener un carro”.

Cifra cuatro: correa de repartición

Una de las partes principales del motor, es la que permite la distribución adecuada de energía mecánica y, en sí, permite el buen funcionamiento. Debe tener mucha precaución con esta parte, ya que su daño puede traducirse en un costo de reparación de millones de pesos. Cuando se trata de un carro nuevo, lo más adecuado es hacer la revisión de esta parte cuando alcance los 50.000 o 60.000 kilómetros, dependiendo del modelo.

Luego de este tiempo, deberá tener un control del funcionamiento de la correa de repartición cada 5 o 6 años, para vigilar que esté en correctas condiciones.

Cifra cinco: Llantas

El buen estado de las llantas influye en el óptimo rendimiento y buen estado del vehículo, así como en el ahorro de combustible, de pastillas de frenos y la seguridad de las personas que lo usan el vehículo.

Con respecto a cada cuánto se cambian, dependerá de factores como la marca, el terreno en el que normalmente se usa el vehículo y de sus hábitos de manejo. En promedio cada 20.000 kilómetros se debe pensar en hacer el cambio. No obstante, si en las revisiones se detectan, cortes, rajaduras, daños de impacto, frenadas en seco que hace constantemente, desgaste irregular, o simplemente no tiene profundidades en los grabados, hay que proceder al cambio inmediato.

 Si su presupuesto no le alcanza para cambiar las cuatro llantas, puede recurrir a la “técnica colombiana” de comprar dos y rotarlas. Por lo general, las llantas de adelante se desgastan más rápido que las traseras, entonces puede pasar las llantas de atrás hacia adelante y las nuevas las instala en el eje trasero.

Quizás le interese “¿Vale la pena endeudarse para comprar carro?”.

Los cálculos

Finalmente, si tal vez usted ha leído y no ha entendido muchos términos técnicos o partes que no creía que su carro tenía, Finanzas Personales  le dirá cuanto se puede gastar en un mantenimiento preventivo y los costos según dos cotizaciones realizadas en un “taller de barrio” y en un concesionario.

Tenga en cuenta que los factores de marca, modelo y kilometraje recorrido, hacen que el costo del mantenimiento sea mayor o menor. Para esto, la cotización se realizó con el ejemplo de un carro marca Renault Clio, modelo 2007 con 78.000 kilómetros.

A continuación le presentamos las cifras en el “taller de barrio”:

  • La revisión de frenos tiene un costo de $8.000
  • El cambio de pastillas puede variar entre $130 mil hasta $180 mil y la rectificación de frenos puede costar desde $50 mil hasta $120 mil.
  • El cambio de aceite puede costar desde $110 mil hasta $140 mil, esto incluye: los cuartos de aceite que “se coma su carro”, cambio en los filtros aire, aceite y engrase.
  • El balanceo le puede costar desde $50 mil hasta $70 mil y la sincronización desde $180.000 hasta $280 (dependiendo si le tiene que cambiar bujías, filtros de combustible, instalaciones de alta tensión, entre otros).
  • La alineación y rotación de llantas “se la pueden dejar en $70.000 mil”.

En total, cifras más o cifras menos, se puede gastar unos $600.000 para que su carro le quede como un “lulito”. Pero si quiere tener una mayor seguridad también podrá hacerlo en un concesionario puede costar $748.000, lo que también le puede incluir la revisión en 40 puntos de control, el diagnóstico, reparación y cambio de piezas.

Le puede interesar “Cuándo es el momento de vender el carro”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.