‘Cositas’ que no se imagina cómo arruinan su bolsillo

¿Nunca sabe a dónde se fue su dinero, a pesar de que tiene un presupuesto y pocas deudas? Puede que alguno de estos gastos sea el que esté desapareciendo su salario y usted no lo haya notado.

‘Cositas’ que no se imagina cómo arruinan su bolsillo ‘Cositas’ que no se imagina cómo arruinan su bolsillo

Ojalá existiera una pastilla o fórmula mágica que le ayudara a las personas a hacer un correcto uso del dinero y una buena administración, lo que permitiría tener una mejor calidad de vida, hacer realidad sus metas financieras y estar mucho más tranquilo. Pero el método que para unas personas puede funcionar a la perfección, para otras no tanto; ya que todo depende de su motivación, la disponibilidad para adaptar nuevas costumbres y de su estilo de vida y salario.

Entonces, lo ideal es que usted empiece a hacer un registro de lo que tiene, el dinero que le llega, versus lo que gasta y sus responsabilidades y con ello se tranquiliza. Pero, a pesar de esto, puede pasar lo mismo: ¿cómo es que no le alcanza el dinero para fin de mes? ¿En qué fue que se lo gastó?

Lo que realmente puede estar pasando es que usted sólo se está ocupando de aquellos grandes gastos que son responsabilidades y son muy visibles para usted, pero existen otros que aunque pueden tener un valor no tan considerable, son los que de vez en cuando, le restan ese “aire extra financiero” que usted había logrado las semanas pasadas y que a usted le puede parecer muy normal tener que pagar.

FP le recomienda leer “Los 4 pasos para apegarse a un presupuesto”.

Con esto, aquí le presentamos una serie de gastos que se suelen subestimar, no tener tan en cuenta como los demás y que, efectivamente, pueden quitarle ese pequeño respiro que podía darse el lujo de tener:

  • Su movilidad: si usted es de quienes tiene vehículo, gran parte de su salario siempre deberá considerarse para pagar los gastos que éste demanda: mantenimiento, seguros, gasolina, despinchadas y demás situaciones que quizá se le puedan presentar sin aviso y haga que usted se descuadre en sus cuentas.

Pero también puede tratarse de una persona que usa bastante taxi o uber, lo que hace que, en comparación con el servicio de transporte masivo, hace que le salga entre un 30% y 80% más costoso. Entonces, así le dé pereza o salga tarde, no justifique más estas fugas de gastos.

  • Sus amores: aunque podríamos incluir situaciones de infidelidad, aquí estamos hablando más bien de los gastos en los que puede llegar a incurrir por tener mascota. Aunque la quiera mucho y sea una gran compañía, usted también tiene que planear los gastos de sus pequeños “hijos”, porque si se la pasa comprando la comida cada semana, en vez de hacerlo por cantidades o si no destina parte de su presupuesto para esto, aquí tendrá grandes sumas de dinero. 
  • Sus servicios: no hablamos sólo de los típicos (agua, luz, gas), sino también de su celular que, le podemos apostar, usted ya ni siquiera revisa su factura cuando tiene que pagar porque le llegará una cuota fija, pero puede que aún no haya notado el aumento que le hicieron o si quizá tuvo otro tipo de consumos y usted tiene pagos automáticos, ni lo habrá notado.

Aquí también se incluyen aquellos servicios que no son mensuales y hacen que usted se descuadre cuando llega la factura como, por ejemplo, el agua. Usted paga $80 mil bimensual, pero sería mucho más fácil organizarse si considera que mensualmente tiene que pagar $40 mil para este servicio. Entre mejor definidas tenga las cuotas mensuales, más fácil será apegarse al presupuesto.

Lea también “Cambios que debe hacer en su vida si realmente quiere (y necesita) ahorrar”.

  • A lo que nunca presta atención: aquí incluimos ese par de cosas que usted tiene pendiente por pagar y deja pasar y pasar y pasar el tiempo o de aquellas que sigue pagando, pero que nunca ha usado. Las más típicas son las afiliaciones, ya sea a un gimnasio (al que sólo va una vez cada semana y pagó mensualidad) o a un grupo de lectura o a una revista que nunca termina leyendo pero que le sigue llegando y está acumulándose en una esquina.

Quizás le interese también “Tres trucos sicológicos efectivos para ser más ahorrador”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.