El peor error al buscar la cuota inicial para comprar casa

por Katherinn Cuervo

Esta gran inversión requiere de una planeación financiera adecuada y lo que muchos hacen es pedir prestado no sólo para comprar la vivienda, sino también para la cuota inicial. ¿Por qué esto es un error?

El peor error al buscar la cuota inicial para comprar casa El peor error al buscar la cuota inicial para comprar casa

Uno de los ahorros e inversiones más importantes que alguien puede hacer durante su vida es la de adquirir una vivienda, ya sea porque quiere incrementar su patrimonio o porque ya tiene una familia y cree necesario tener un techo propio. Por lo general, son pocas las personas que cuentan con el 100% del dinero para comprar un inmueble, por eso deciden pedir un préstamo a una entidad financiera, el cual es conocido comúnmente como crédito hipotecario, con el que le financian hasta el 70% de la vivienda que desea comprar.

Con esto, le queremos decir que en el último año se ha incrementado en 3,8% los créditos hipotecarios, registrando para primer trimestre de 2016 un total de 1.016.260, cifra que demuestra cómo cada vez más personas no solo quieren adquirir su casa propia si no que se están endeudando para obtenerla. Ahora, como bien sabe, para comprar una casa o apartamento le piden que pague una cuota inicial que, por lo general, es del 30% sobre el valor total del inmueble. Este valor se establece con el fin de garantizar la compra y demostrar a la entidad financiera que se tiene la capacidad de pago y endeudamiento para adquirir y pagar el crédito del restante.

El error

La ventaja de pagar más dinero del que le piden en la cuota inicial es que el crédito de vivienda tendrá cuotas mucho más bajas. Sin embargo, lo que muchas personas hacen es pedir otro crédito para poder realizar el pago, porque no quieren ahorrar o no lo han hecho y no cuentan en el momento con ese dinero. En un ejemplo: para un apartamento de $210 millones habría que pagar una cuota inicial de $63 millones, un monto elevado con el que no muchas personas cuentan y aunque diferentes constructoras dan la posibilidad de pagarlo en un periodo de 16 a 18 meses, siempre hay una cantidad de personas que no alcanzarán ese presupuesto. Entonces, los créditos aparecen como una opción muy seductora.

FP recomienda: Tips para saber si vale la pena un crédito hipotecario

Entonces, endeudarse para pagar la cuota inicial y endeudarse para pagar el apartamento puede llegar a ser un gran error, porque no solo aumenta el nivel de endeudamiento sino que también disminuye el monto del crédito hipotecario que le van a prestar. Tenga en cuenta que pagar una doble obligación podría salírsele de las manos en algún momento, claro, si usted no cuenta con la capacidad para saldarlas y pagarlas “con juicio”.

¿Mejor un arriendo?

Por otro lado, Rodrigo Nadal, Gerente de Resuelve tu Deuda Colombia, recomienda que para saber si está o no perdiendo dinero con el pago de su arriendo en vez de utilizarlo en el crédito hipotecario, debe revisar “si el valor que paga de arriendo es mayor a la cuota de una hipoteca”. Además, comprar una casa con la idea de que es la única forma de hacer patrimonio es un gran mito y depende de su situación tanto económica como emocional y de los planes que usted tenga para su vida.

Ahora, existen subsidios de vivienda otorgados por el gobierno para personas de estratos bajos que ayudan a mitigar un poco el impacto del dinero que se debe gastar para adquirir un inmueble. El que apoya con la cuota inicial y la tasa de interés pactada con la entidad financiera, se llama “Mi casa ya”, en el cual pueden participar hogares con integrantes que tengan ingresos de entre dos y cuatro salarios Mínimos.

Con esto, y para que se organice para comprar una buena casa en un futuro cercano, reunimos los siguientes tips de ahorro recomendados por el vocero de Resuelve tu Deuda, para que considere la opción de un crédito como la última opción y no solo pueda encontrar una mejor vivienda accesible de pagar, sino también un crédito hipotecario más conveniente:

1. Establezca un presupuesto mensual: aquí se trata de que revise sus ingresos y sus egresos, esto es cuánto recibe y cuánto gasta, así determinará el dinero que le esta quedando libre y que le puede servir para invertir. El presupuesto ideal usar el 70% para cubrir sus necesidades básicas, mientras el otro 30% será el destinado para el ahorro e incluso para el pago de deudas o gustos personales.

2. Póngase metas de ahorro realistas: si usted no está acostumbrado a ahorrar debe comenzar paso a paso. Empiece estableciendo un presupuesto obligatorio igual que si fuera a cancelar algún deber mensual e inicie ahorrando con el 10% de sus ingresos y poco a poco vaya aumentándolo.

3. Enfrente las deudas: esto le ayudará a revisar su capacidad de pago y endeudamiento. Así, Resuelve tu Deuda recomienda que tenga claro de por ejemplo, su tarjeta de crédito, cuáles son los valores de las compras y el número de cuotas diferidas para tener un aproximado de la cifra a pagar mensualmente. Cancele siempre las cuotas en las fechas acordadas con la entidad financiera y si puede, haga abonos a capital así disminuirá no solo la deuda sino también los intereses.

También puede leer: Conozca la nueva opción para adquirir vivienda usada

4. Evite el sobrendeudamiento: este es en parte el problema de endeudarse para pagar una cuota inicial, pues usted estaría pidiendo doble crédito para esto y para la hipoteca. Entonces, no se meta en más de una obligación si su presupuesto no se lo permite. Aprenda a tener límites e “intente no utilizar más crédito hasta haberlo saldado por completo

5. Elija la mejor opción: no se acelere al comprar casa y al solicitar el crédito hipotecario, no se meta en la primera entidad o en la primera casa que vió. Revise, compare precios, beneficios y opciones, hágalo todo con calma, pues tan solo un punto porcentual de diferencia o del valor del inmueble puede cambiar el pago final del mismo.

Finalmente, Nadal recomienda que antes de comprar una vivienda piense en su futuro, si tiene una familia no compre un apartamento pequeño, tenga en cuenta sus prioridades y las de su familia. Pero si decide comprarla analice no solo los gastos del crédito si no los que van por encima, es decir, el pago del predial, los seguros, la remodelación de necesitarla y hasta la amoblada.

Adicionalmente no la compre por la valorización del inmueble, pues el valor adquisitivo no siempre tiene la misma tendencia, depende de los factores y de la situación económica. Además, recalca que si usted es de esas personas que viaja constantemente es preferible que pague un arriendo.

Quizás le interese: La dificultad de pedir una hipoteca después de los 40 años

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.