No compre, mejor espere

¿No le ha pasado que sale al mercado el nuevo modelo de computador que quiere pero decide esperar un tiempo y el precio de pronto es mucho más económico?

No compre, mejor espere No compre, mejor espere
Suele suceder, en parte por rapidez con la que nuevos productos salen diariamente al mercado. Pero muchos de ellos aparecen con falencias y son reemplazados por nuevos modelos, dejando un enorme inventario a un menor precio y si usted espera, puede salvarse el dinero y el problema.

La dilación es muchas veces vista como algo molesto e irrespetuoso pero en esta ocasión es mejor esperar. Es cierto que no estará al tope de la moda, pero con el tiempo puede acceder a productos que muchos compraron al doble o triple.

¿Por qué esperar?
Puede cambiar de parecer. Las compras precipitadas son un síndrome que muchos ciudadanos sufren. Recién sale algo nuevo al mercado quieren comprarlo, no tanto por tenerlo en sí, sino para decir que son los primeros en tenerlo. La realidad es que entre más espere, mejor le puede ir en su compra. Tendrá tiempo de observar el producto y ver si cumple sus expectativas. Tómese su tiempo, realmente no hay afán y puede que inclusive cambie de pensamiento y ya no lo quiera.

Va a encontrar mejores precios.
La dilación le puede permitir que pase la burbuja del producto que desea comprar y en un rato, podrá comprar exactamente el mismo a un precio menor. Inclusive en cosas comunes y corrientes, pero aunque no sean estrictamente necesarias. Un poco más de tiempo también le ayuda a pensar y comparar modelos y marcas. No tome decisiones precipitadas. 

Esperar es sano.
Estudios demuestran que las personas que son capaces de demorar experiencias gratificantes se arrepienten menos y viven más contentos que aquellos que se precipitan. Es una realidad que si compra un producto apenas sale al mercado, en ocasiones se puede arrepentir y desilusionar, en gran parte por la espera y ansiedad que tenía antes. Ademas, entre compra y compra, su bolsillo se verá fuertemente afectado. Esto solo le producirá estrés y ansiedad. Procure darse un tiempo y no comprar y comprar apenas reciba el salario.

A veces encuentra algo mejor. Son pocas las cosas que realmente necesita apenas las ve. Si espera un rato, puede darse cuenta que eso que tanto quería, realmente no lo necesitaba tanto. Pero también, puede que en el proceso de esperar y comparar, se dé cuenta de algo distinto que si va a usar más y se acople más a sus necesidades. 

Va a ahorrar. Esperar le llevará a poder guardar un dinero que seguramente se habría gastado apenas salió el producto que quería. Aun con las cosas básicas, si las usa un mayor tiempo y las compra solo cuando sea realmente necesario, podrá ahorrar mucho más. Reduzca el costo de compras típicas y espere un poco, su bolsillo se lo agradecerá.

En ocasiones esperar no será una opción y quizás deba, por una u otra razón, realiza el gasto de forma inmediata, pero si puede darle un tiempo, hágalo. A veces el hacer nada, es la mejor opción.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.