Preguntas que debe hacerse antes de una compra grande

Un carro, la boda de sus sueños, su primera casa. Estas quizás pueden ser tres de las compras más importantes y maravillosas que haga en su vida. Pero también pueden ser las peores.

Preguntas que debe hacerse antes de una compra grande Preguntas que debe hacerse antes de una compra grande
No permita que además de costarle mucho dinero, le cueste un fuerte arrepentimiento. No existe una fórmula mágica de asegurar plenamente su felicidad con estas compras de alta magnitud. Por lo que intente tomarse un buen tiempo y guarde espacio para hacerse preguntas que puedan despejar algunas de sus dudas. Estas son algunas de ellas:

¿Voy a ver esto como una buena compra dentro de un año? ¿Dentro de cinco años?
El remordimiento de comprador existe. Al principio, usted está feliz con su nuevo carro, ¿pero también lo estará una vez que su compra pierda la novedad? Incluso las compras más preciadas y usadas, tienden a perder el gusto y admiración con el tiempo y simplemente se convierte en otro objeto más. Ese carro que tanta felicidad le dio puede perder su brillo y usted se muere de ganas por comprar uno nuevo. 

Por eso, debe siempre preguntarse e imaginarse con ese objeto que tanto desea, dentro de cinco o hasta diez años. Pruébelo antes si puede y consulte su compra con sus familiares que siempre le pueden brindar un buen consejo.

¿Qué tan seguras están mis finanzas?
Intente preguntarse qué tan posible es que sus ingresos varíen en los próximos meses y años para ver si puede asumir los gastos de la compra que quiere hacer. Imagínese el peor de los casos y asuma la deuda que debería pagar. También puede imaginarse si podría llegar a vender el objeto u compra que realice de manera sencilla y viable para que no pierda dinero o si lo hace que sea muy poco. 

Antes de hacer la compra, asegúrese de que la vaya a poder pagar y si debe asumir una deuda, que esté dentro de sus límites y no vaya a modificar los otros gastos que debe asumir. No deje que su capacidad de endeudamiento aumente, esto solo lo va a perjudicar.

¿Estoy bajo algún efecto de estrés, depresión o falta de sueño?
Suena un concepto bastante médico, pero estudios demuestran que es más factible realizar compras grandes de las que uno después se arrepiente cuando uno se encuentra lamentando una muerte, atravesando un divorcio, experimentando estrés y falta de sueño o manejando cualquier tipo de efecto emocional. 

Cuando se está infeliz, se tiende a creer que objetos nuevos y compras extravagantes, van a mejorar cambiar el estilo de vida. Evite cualquier decisión drástica durante estos periodos de tiempo o cuando se encuentre en cualquier estado vulnerable.

¿Estoy comprando porque es una buena compra para mí?
Asegúrese que sea algo bueno para usted, piense en que es algo que necesita, no algo que quiera. Lo mejor es que intente dejar atrás cualquier tipo de pensamiento relacionado con la codicia. Para muchos, la compra puede ser el negocio del año, pero para usted no. Debe pensar en usted, sus necesidades y sus finanzas. Luego preguntarse si realmente será el negocio del año pero siempre para usted.

Si salió al mercado una promoción de un producto que usted ni siquiera había pensado en adquirir, es porque ese objeto quizás no sea necesario para usted. Evite caer en la tentación.

Intente seguir los pasos adecuados y preguntarse con frecuencia este tipo de inquietudes para que aquella compra grande con la que está soñando, sea efectivamente un sueño realidad y no se convierta una tragedia que tenga que lamentar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.