Lo que nunca debería llevar en su cartera

por Katherinn Cuervo

Si alguna vez intentó levantar el bolso de una mujer, sabrá que aunque pareciera ser un accesorio delicado, en verdad puede cargar 2kg y mil cosas dentro.

Lo que nunca debería llevar en su cartera Lo que nunca debería llevar en su cartera

Los bolsos llegan a ser uno de los accesorios más preferidos por las mujeres, no sólo por ser algo que siempre incluirán en sus compras, que querrán como regalo, sino también gracias a la utilidad que les ofrece y, por eso mismo es que deben tener uno para cada ocasión: grandes, medianos pequeños; largos y cortos; cruzados, de fiesta, tipo sobre y hasta tipo tubo; en todos los colores y con distintos materiales.

Es así como también se convierte en una herramienta importante, en el sentido de que allí es donde guarda todo aquello que puede llegar a necesitar: tiene a la mano medicamentos por si alguien se enferma, maquillaje para retocarse, alimentos por si tiene hambre, prendas para el frío o para el calor, perfume, el cuaderno, el esfero, los esmaltes, las gafas, cremas y adicional a ello la tarjeta de crédito, el celular, papeles, la computadora… en fin, gran variedad de cosas.

FP le recomienda “Por esto es que endeudarse ahora le saldrá mucho más caro de lo que piensa

Es más, así lo define la RAE: “bolsa de mano por lo común pequeña, hecha de cuero, tela u otra materia, provista de cierre y frecuentemente de asa, que utilizan en particular las mujeres para llevar dinero, documentos y objetos de uso personal”. Como vemos, se le atribuye su uso a las mujeres con una función específica. Por esto, y pensando tanto en sus finanzas como en su seguridad, decidimos realizar una pequeña lista de ocho cosas que jamás debería cargar en su bolso, teniendo en cuenta que aunque crea que manejará mejor sus finanzas realmente tendrá el efecto contrario, dándole a los delincuentes la posibilidad de hacerle daño.

Estas son algunas de las cosas según los sitios web Reader’s digest y Criminal Justice.

1. Tarjetas: no importa si son débito o crédito. Imagínese si se llega a perder su cartera o se la roban, no solo le va a tocar cancelarlas y luego hacer el proceso para que sacarlas de nuevo, sino que también tendrá que durar por un tiempo cargando dinero en efectivo, arriesgándose aún más. Según John Sileo, Gerente General del grupo de seguridad cibernética Sileo Group, citado por Reader’s, es más riesgoso cargar con una tarjeta débito porque se la pueden “desocupar” mucho más rápido y es más difícil hacer el reclamo por ese dinero perdido.

2. Las contraseñas: no se justifique en su mala memoria, porque anotar todo en los papelitos o por procurar ser más ordenado lo único en lo que termina es en convertirse en un blanco fácil para los demás. Seguramente se siente mejor cargando con las contraseñas anotadas de sus redes, correos y hasta de sus cuentas bancarias, pero esto no es muy bueno, pues en dado caso de ser víctima de robo, estaría entregando toda su información.

Lo mejor será que deje esos papelitos en casa o sino que empieza a realizar ejercicios de memoria, le podría salir más efectivo.

3. La chequera: no se acostumbre a andar con el talonario de cheques a no ser que sea absolutamente necesario, recuerde que un cheque tiene información como su número de cuenta, su número de ruta y posiblemente hasta su firma. Entonces, si cae en manos indebidas le pueden falsificar su firma y cobrar su cheque o transferir sus fondos electrónicamente.

4. USB: así como estos dispositivos son muy útiles para transportar información, también puede resultar riesgoso cargar a todo lado con ellas, sobre todo por lo diminutas que son, pues se pueden perder con gran facilidad.

Sin importar qué tipo de información tenga, procure no llevarlas siempre con usted, ya que además de los archivos que pueda llevar, hay información intrínseca que ahí se puede guardar y que puede resultar útil para cualquier persona.

También puede leer: Típicos errores que cometen los emprendedores en internet

5. Carné del trabajo: este documento le permite el ingreso a su oficina o lugar del trabajo, tiene sus datos personales como su nombre, cargo y hasta el número de cédula así como la dirección de su sitio de trabajo. Entonces, no será muy difícil que otra persona la suplante o que con malas intenciones le quede fácil el acceso a su empresa.

Lo ideal es que no cargue con él un fin de semana o cuando salga a hacer vueltas que no impliquen cuestiones laborales y tampoco lo deje prendido en su ropa, ya que podrían quitárselo fácilmente.

6. El pasaporte: este documento es muy importante cuando usted viaja, pues en caso de que le lleguen a solicitar papeles lo debe mostrar para identificarse como extranjero. Sin embargo, lo recomendable es dejar los originales en el hotel o donde se esté hospedando  y cargar con una copia. Aunque este sea difícil de falsificar, hay que evitar cualquier intento de suplantación.

7. Los recibos: aunque le parezcan insignificantes e incómodos e incluso tiene ya una colección de ellos en su bolso, pueden ser delatores de información personal y de sus hábitos. Por esto le pueden hacer seguimiento para robarlo, en dado caso que se le pierdan con sus tarjetas, sabrán a dónde ir de compras y podrán vaciar sus tarjetas e, incluso, falsificar su firma.

8. Mucho dinero en efectivo: puede llegar a ser muy peligroso, no solo por su integridad personal, en caso de que le vayan a hacer algo por robarla, sino porque tiene un mayor riesgo de gastarse lo que no debería.

FP le recomienda: El reemplazo del “papelito de la factura” y cómo lo va a afectar a usted

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.