Lo que definitivamente no debe comprar por internet

Aunque las tiendas online se han convertido en una gran alternativa para ahorrar en tiempo, por desplazamientos y algunas veces en costos, dada la gran variedad de ofertas; existen algunos productos que no es muy conveniente comprar por internet.

Lo que definitivamente no debe comprar por internet Lo que definitivamente no debe comprar por internet
La comodidad es la mayor ventaja que se tiene cuando se hacen compras a través de internet, ya que no se necesita hacer desplazamientos, sino que también hay una mayor posibilidad de hacer comparaciones con otras marcas así como la posibilidad de hacer parte de jornadas de descuentos que hace que todo salga mucho más económico.

La tendencia en Colombia, incluso, va incrementando. Cada vez son más las personas que usan este medio para adquirir productos o servicios. De acuerdo con cifras de PayU en 2014 el comercio electrónico en Colombia tuvo un crecimiento superior al 40% con transacciones de casi US$3.500 millones.

No obstante, aunque la generación conocida como “millenial” es la que más hace uso de este tipo de plataformas para hacer sus compras, aún en el país hay cierta resistencia a usar los medios electrónicos por temas de desconfianza y desconocimiento.

FP le recomienda leer “Las 9 mejores compras que puede hacer alguien a sus 20”.

Es por eso que hay que tener ciertas precauciones al momento de hacer las compras, ya que no todo se transa de la misma forma ni todas las tiendas online que existen por internet, cuentan con las mismas precauciones para hacer las transacciones.

Especialmente por condiciones de calidad o de garantía o que simplemente es mucho mejor hacer la compra en persona, así como los costos de envío, considere estas recomendaciones de los productos que definitivamente no debería adquirir a través de internet:

• Artículos de lujo: de acuerdo con Daily Finance se trata de artículos de los cuales tiene que tener una gran precaución para identificar su originalidad y pagar el precio que realmente corresponda. No sólo debe verificar la verdadera legalidad del sitio web, sino también tiene que tener precauciones con la procedencia de la mercancía, pues hoy en día es bastante fácil obtener fotografías de internet y lo que le van a enviar puede no ser lo que esperaba.

Tampoco se confíe de las promociones u ofertas que puede encontrar y que sean demasiado económicas, ya que es uno de las primeras señales de alerta que le pueden indicar que lo que le están vendiendo no es realmente lo que parece.

• Medicamentos: especialmente aquellos por prescripción. Especialmente porque se trata de productos que deben requerir unas expediciones específicas y que no cualquier sitio tenga permitido vender. Recuerde que se trata de su salud y que cualquier alteración o modificación de un medicamento, puede tener graves consecuencias. Así, verifique siempre la confiabilidad del sitio y al recibir los medicamentos solicitados, tenga bastante precaución en la presentación, que las etiquetas sean las originales y no estén alteradas o modificadas. O mejor aún, cómprelos personalmente, lo que también le da la opción de preguntar por medicamentos genéricos que le resulten más económicos.

Le sugerimos también “Las 4 razones para que un colombiano compre colombiano”.

• Ropa interior: así como los trajes de baño, porque son la fiel muestra de que a no todas las personas les luce bien todo, menos, cuando se ve lucir en un modelo de revista; además porque las tallas suelen variar de empresa a empresa, así como la tela que es usada para elaborar los productos. Además, la mayoría de tiendas no permiten la devolución de este tipo de productos por cuestiones de salud.

• Flores: si bien le ayuda a ahorrarse el viaje, puede resultar un poco complicado dar especificaciones del producto así como verificar la calidad de las mismas. De acuerdo con Huffington Post, usted puede evitarse los cargos altos de envío que suelen hacerse en pedidos de este tipo, yendo directamente a una floristería local. Los precios de las floristerías por internet suelen ser bastante altos y hay especificaciones que pueden malinterpretarse a la hora de hacer un pedido.

• Muebles: especialmente porque, aunque puede encontrar especificaciones del tamaño, a veces puede ser un poco engañoso por el material o “voluptuosidad” de los muebles que puede llegar a comprar. Otro aspecto negativo de comprar muebles por internet es que usted no puede comprobar la textura, los colores y el material con el que fue elaborado (específicamente, el relleno de los muebles) que le dé la total seguridad que satisfará sus necesidades.

Otro tema importante, a tener en cuenta, es el costo del envío y la posibilidad de contar con la asesoría que le ayude a hacer el montaje o armado del mueble. Estos, por internet, suelen tener un precio superior al que podría negociar, directamente, en una tienda.

• Colchones: los expertos de Kiplinger explican que dado que usted pasa casi un tercio de su vida durmiendo, existe una gran importancia a la hora de escoger el que mejor se adecúe a sus necesidades y eso, rara vez, lo podrá determinar a través de una compra online. La prueba de “acostarse en varios colchones” no es nada absurda ni anticuada, por el contrario, le permite tomar mejores decisiones. Y más allá del precio, podrá seleccionar aquel que lo convenza por materiales, calidad y comodidad. Otro aspecto es que la mayoría de industrias de este tipo le permiten negociar los costos, con lo cual, a diferencia de una compra online, podría ahorrarse un dinero.

También le puede interesar “Lo que no debería comprar barato, porque le sale más caro”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.