Las 7 reglas de etiqueta a la hora de viajar en avión

Así es. Si se ha preguntado por qué hay gente que no respeta ciertas normas de convivencia o por qué lo miraron mal durante su último viaje, aquí le presentamos esos detalles que puede estar ignorando cuando se sube a un avión.

Las 7 reglas de etiqueta a la hora de viajar en avión Las 7 reglas de etiqueta a la hora de viajar en avión

Son varios los factores que han permitido que los costos en transporte aéreo se hayan reducido: El aumento de la oferta o la cantidad de aerolíneas que ahora existen, así como las condiciones para hacer turismo y la facilidad de comprar tiquetes  por internet comparando precios, entre otras.  Incluso, las mismas tarifas han hecho que sea más económico viajar por aire que por tierra.

Entonces, es por esto que cada vez son más las personas que usan este servicio. Incluso, según cifras de la  Asociación Colombiana de Agencias de Viaje y Turismo, ANATO, cerca de la mitad de las ventas que realizan las agencias son de tiquetes aéreos, tanto nacionales como internacionales.

Pero la masificación de este servicio hace que no sólo se incrementen las regulaciones de seguridad y de prevención, sino también de convivencia. En cuanto a las primeras, la Aeronáutica Civil, en Colombia, ha establecido distintas medidas con el fin de proteger y velar por los derechos de los usuarios aéreos; pero cuando se trata de un manual de urbanidad, aún falta mucho para aprender.

FP le recomienda “Tiquetes aéreos: ¿cuándo comprarlos para que salgan económicos?”.

Al respecto, puede que usted tenga una gran variedad de anécdotas o experiencias que contar tanto por las situaciones que le han hecho pasajeros acompañantes, como también por reclamos que pudo haber recibido.

  1. Sobre el equipaje: tenga en cuenta las regulaciones de cada una de las aerolíneas, porque no es simplemente por cuestión de tarifas que “molestan tanto”, sino también por comodidad. Sobre el equipaje de mano, la regla de etiqueta es que usted no ocupe más del espacio que le asignaron, recuerde que su maleta no es la única que debe estar en el compartimiento superior, sino que también debe darle espacio a las personas que están viajando con usted. Así, siendo el caso, si tiene muchas maletas, procure llevar al menos una con usted, para dejarla debajo de sus piernas o en la silla delantera, según las indicaciones de la aerolínea. 
  1. Sobre el asiento de la mitad: esto es básico, pero es algo que la gente poco conoce. En los aviones que tienen tres sillas por fila, el asiento de la mitad puede ser uno de los más incómodos, porque no tiene el espacio suficiente para estirar los pies o descansar la cabeza. Así, la regla es básica: los apoyabrazos “pertenecen” a quien se sienta en la mitad, así que deje la pelea si usted está en la ventana o en el pasillo.

Lea también “Las 3 claves para viajar en una aerolínea de bajo costo (y no morir en el intento)”.

  1. Sobre el asiento de atrás suyo (o delante): no hay nada más incómodo que tener a alguien que esté pateando o golpeando de forma constante. Así, no sólo es cuestión de que usted no lo haga, sino que también sepa reclamar a quien se lo hace: asómese por el espacio entre las sillas y haga “caritas” a la persona. Si ve que sigue, puede hablar directamente expresando de forma cordial su molestia. 

Esto también implica ser consciente de revisar antes de reclinar su silla. Usted puede hacerlo pensando que simplemente tiene el derecho (lo cual es cierto), pero verifique siempre quién puede estar detrás de usted y hágalo con cuidado y lentamente. Con esto, usted se evita ser ese pasajero al que mirarán mal a la salida. 

  1. Sobre los compañeros: o quienes viajan alrededor de usted. Está el típico perfil de quien le encanta hablar. Recuerde que muchas personas que simplemente se concentran en otras actividades como la lectura o alguna película, muestran un claro interés en no mantener conversaciones, así que no sería conveniente molestar a quien lo está haciendo. Pero si es usted a quien le empiezan a hablar, un par de respuestas cortas y evasivas, cordiales, pueden enviar la indirecta para que lo dejen solo. Si no, sencillamente no tenga miedo en decir de forma muy decente “por el momento quisiera concentrarme en esto, disculpe”, lo cual aclarará la situación. 
  1. Sobre el baño: más allá de decir que usted debe dejar el baño tal como lo encontró (y en caso de que haya tenido algún problema, no dude informar al personal), también estamos hablando de la regla de cuántas veces ir y cómo pedir permiso para ir: procure que antes de abordar el avión su vejiga esté desocupada y si el vuelo es muy largo, también calcule ir al baño cuando sea necesario. Golpee siempre antes de ingresar, como prevención. 

Si es quien está en la ventanilla o en la mitad y al querer ir al baño y su compañero del lado está durmiendo, no intente pasar por encima, hable un poco duro y diga “disculpe”, para evitar pasar un momento embarazoso si llega a tropezar.

No se pierda “Bus o avión: ¿Qué destino son más económicos?”.

  1. Sobre la siesta: especialmente en vuelos largos, procure acomodarse de tal forma que no vaya a generar molestias con sus compañeros. Recuerde que todo se basa en el respeto y en ocupar el espacio que le corresponde. 
  1. Sobre los olores: en esto hay que ser sinceros. Si usted sabe que puede llegar a tener inconvenientes de sudoración o problemas estomacales, respete a quienes están a su lado. Lleve un desodorante en su bolso o maleta o procure tomar la silla del pasillo si su estómago molesta.

Quizás le interese “Lo que usted siempre acepta con una tarifa ‘súper promo’”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.