Si la gasolina en su ciudad anda ‘en las nubes’, haga esto

Aunque el incremento este año en el precio de referencia de la gasolina corriente es solo de 5,99% en promedio para las principales ciudades, el aumento por cada ida a la estación de servicio tiene ‘medio preocupados’ a los dueños de vehículos.

iStock iStock

Hasta hace algunos años, el precio del combustible, especialmente en la gasolina, era lo que ‘mandaba la parada’ en muchos productos que componían la canasta familiar. Prácticamente era un hecho que si en un mes, este insumo básico para los vehículos subía $100, los proveedores de las plazas de mercado, el dueño del puesto de verduras, los expendios de carne y los consumidores empezaban a rumorar que todo iba a incrementarse de manera directa.

Entonces las cuentas de las amas de casa eran también pensando en ese incremento. Mayor valor de la gasolina implicaba menos carne o papa al almuerzo, más granos secos o una sopa de arroz más grande, pero sin pollo. Sin embargo, hasta finales de 2016 el precio del petróleo, la materia prima para refinar la gasolina y muchos otros insumos que usamos en nuestra vida cotidiana, mantuvo unos valores constantes. Por eso, se podía ‘tanquear’ un vehículo de 11 galones con escasos $70.000 u $80.000.

Le tenemos: Desde febrero, la gasolina sube y esto deberá pagar de más

El panorama empezó a cambiar desde este año y eso lo han sentido las finanzas de muchos dueños de vehículo que ahora sienten que con $50.000 apenas les hacen ‘cosquillas’ a la aguja del tanque de combustible. Ahora deben tener más de $100.000 si quieren que el carrito esté ‘full’ y eso significa recortar otros gastos, como restaurantes, los mismos viajes y posponer reparaciones del carro.

¿Se siente identificado? Tal vez sí porque si usted vive en Bogotá se acordará que al comienzo de 2018 estaba pagando unos $8.889 por galón de corriente, pero ahora ve que el precio está alrededor de los $9.462. Un alza de solo $543, lo que equivale a una variación de 6,45% en el precio este año. Parece poco pero, digamos que al mes el gasto de echar 10 galones de gasolina corriente en Bogotá era de $160.000 (por dos ‘fulles’ en la estación de servicio). Hoy ese rubro puede llegar a los $220.000 en el mes, es decir $60.000 más que al inicio de 2018. Eso lo siente el bolsillo y es cuando el propietario empieza a pensar con la mano en el bolsillo, no en el corazón.

Recientemente, el  Ministerio de Minas y Energía informó que a partir del 6 de octubre de 2018 se ajustaron los precios de referencia de los combustibles en el país. El precio para las 13 principales ciudades del país, en el caso de la gasolina motor corriente tuvo una variación promedio de $119 adicionales por galón, y en el caso del ACPM, una variación promedio de $104 adicionales.

“El incremento en los precios de referencia, obedece principalmente a los recientes incrementos observados en el mercado internacional del crudo y de los refinados, en particular en el mercado de la Costa del Golfo de los EE.UU., donde, durante los últimos días, se han observado precios del crudo en niveles superiores a 80 USD/barril, y superiores a 88 y 95 USD/barril para la gasolina y el diésel, respectivamente. Asimismo, se ha presentado un aumento en los niveles de la TRM durante el último mes, con un incremento mensual promedio del orden del 2.7%”, indicó esta cartera de Gobierno.

Siga leyendo: ¿Cómo afectará a su bolsillo el alza del petróleo en 2018?

Así las cosas, el incremento se vio reflejado en las principales capitales de esta manera:

A un galón de gasolina corriente (hoy en $9.462 en Bogotá) tiene estos costos: 52% va al productor (en otras palabras Ecopetrol, la empresa público-privada donde el mayor accionista es el Gobierno, propietario de un 88,5%). 6% es para el productor de alcohol. 5% es para transportes de poliducto y terrestres, 4% es el margen para el distribuidor mayorista y 7% es el margen del minorista. 1% se queda como margen de continuidad, marcación o pérdida por evaporación y 25% es para el pago de la sobretasa nacional y sobretasa a la gasolina.

Con esos sobrecostos, es mejor que vaya pensando cómo ahorrar en combustible para no afectar su economía así que le dejamos estas recomendaciones para optimizar el gasto de gasolina entre un 15% y 20%:

-1. Compare precios entre estaciones de servicio: en un solo sector, la diferencia entre una estación de servicio y otra en precio del galón de combustible puede ser de $100 a $150. Incluso entre las bombas de gasolina de la misma marca se puede hacer un buen ahorro. En un mes eso puede ser un ahorro de $20.000 que si se mira en el medio y largo plazo, representa un buen colchón para sus finanzas.

-2. Mantenga su vehículo bien sincronizado: las bujías en mal estado pueden generar una imperfecta quema de combustible y eso incrementa el consumo. Así que vaya de vez en cuando a hacerle el mantenimiento de su vehículo.

-3. Sea buen conductor: eso de ser ‘pata brava’, de ‘chancletear’ su carro y acelerarlo cuando está el semáforo en rojo, no solo quema adrenalina sino también gasolina y es lo que termina afectando su bolsillo. Así que trate a su carro como le gustaría que lo trataron a usted.

-4. Recargue gasolina por la mañana: es una forma de asegurar que el llenado del vehículo se hará con líquido y no con vapores. Aunque no existe una fórmula mágica, lo cierto es que se supone que en los tanques de las estaciones, por las temperaturas y el constante movimiento del combustible, se acumulan vapores que pueden ir a su depósito de combustible. Así que cuando la aguja marca ‘full’ una parte podría corresponder a vapores y no a gasolina.

-5. En trancón, apague el vehículo: si va por carretera y ve una larga fila que parece que no se mueve, seguramente usted apaga el motor y espera. Lo mismo aplica para la ciudad con los trancones que se forman en las horas pico y algunas veces en las valle. Así que ahórrese unos pesos y llénese de paciencia si le tocó estar en un embotellamiento.

FP recomienda: ¿Qué puede hacer que suba el precio de la gasolina?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.