| 2018/04/09 19:02

Avena Cubana: la empresa que empezó con una vitrina y un horno y ahora no para de crecer

Si pasa por Bogotá, Medellín o Cali seguramente ha entrado a refrescarse y calmar un antojo en algún local de esta cadena de comidas. Aristóbulo Rojas, su cofundador cuenta cuál es la receta para que su empresa siga en expansión.

Lo que hoy es una reconocida cadena de avena, y productos de panadería como el tradicional pandebono, pandeyuca, hojaldres, entre otras delicias colombianas, empezó en 1987 de la mano de la pareja de esposos conformada por Aristóbulo Rojas y Blanca Hernández, quienes crearon ‘Avena Cubana’.

Con lo que puede parecer hoy poco dinero ‘apenas’ $800.000, se adquirió una vitrina, un horno y ‘un mueble normalito’, hecho por el propio fundador, quien dice que hasta el día de hoy mantiene la tradición de encargarse del diseño del mobiliario. Es más, su papel de involucrarse en el negocio pasa por la elección de los locales, el diseño de cada punto y la elaboración del mobiliario, algo que él conoce muy bien. También se puso al frente de cada detalle de su nueva planta industrial, donde jugó un papel protagónico y que para la ejecución y cálculos ya tiene su equipo de especialistas, como ingenieros calculistas y arquitectos. Todo esto nos lo contó en un nuevo video de Pacho Javier, Al Aire. 

Le tenemos: “Soy el enemigo #1 del emprendimiento”: Juan Manuel Barrientos, fundador de El Cielo

Su esposa está como vicepresidente de esta empresa familiar y se encarga del manejo contable, los pagos, las compras y lo necesario para que en materia de números todo esté funcionando en orden. Tres de los seis hijos están en la compañía, uno como zootecnista, una administradora de empresas y un ingeniero de sistemas. Ellos han crecido viendo a sus padres desde los orígenes de la empresa entre deliciosos y frescos olores de productos recién preparados y de locales nuevos para estrenar.

Pero también ha habido momentos duros. Aristóbulo recuerda que en el año 2000 se vio en serias dificultades para la continuidad de la empresa, aunque por medio de los amigos, hablando con los bancos y deudores logró superar todo y salir adelante. “Cuando las cosas se ponen difíciles y parece que se va a tirar la toalla, uno no lo hace porque son 30 años y ¿cómo va uno a echarlos a la basura? No puedo, pienso y en mi cabeza no lo encuentro sentido a tirar la toalla el día de hoy y nos toca, como dice el dicho, financieramente hablando, hablar con los bancos, los amigos y no desistir, hay que salir adelante”, agregó.

Una lección de trabajo

Rojas dice que desde temprano decidió que no quería emplearse y que uno de sus primeros aciertos, hace 36 años, fue comprar un carro de perros que por la época, valía $180.000. En esos días, en Bogotá no existían carros de perros con televisor, radio o parlantes y fue mucho anterior a negocios famosos de esta comida, como ‘La perrada de Édgar’. Con el primer producido logró vender unos $200.000 y así decidió que lo suyo eran las comidas.

Siga leyendo: ‘El miedo es el peor consejero de un emprendedor’: Carolina Cruz

Intentó después con un restaurante y una discoteca, sectores que no lo terminaron de convencer hasta que con su señora crearon Avena Cubana. La primera sede fue en Cafam, por ser la única gran superficie que en esos años estaba en Bogotá. Su expansión ha sido significativa, desde 1987 arrancó sus operaciones con la deliciosa preparación y comercialización de la avena, su crecimiento desde el año de apertura ha sido de un 80%.

Muchos se preguntan si en realidad es una receta cubana, pero no. Es una receta de colombianos para colombianos, producto de la pareja Rojas-Hernández. La bebida fue escogida por ser nutritiva y a que podía ser tomada en cualquier hora del día. Esta receta casera ha pasado de generación en generación sin variar su sabor tradicional. Los productos de panadería no se han hecho esperar, así que productos como pandebono y pandeyuca hicieron parte de la producción de esta empresa.

La ciudad principal para la elaboración y comercialización ha sido en la ciudad de Bogotá pero en los años 2005 y 2007, la compañía se expandió a Cali y Medellín. En la actualidad Avena Cubana cuenta con 517 empleados vinculados de forma directa, madres cabeza de hogar y por medio de programas especiales como lo es la alianza con Best Buddies.

Hay 148 puntos de venta, 117 en Bogotá, Zipaquirá y Soacha, 18 en Medellín y 13 en Cali así como nuevas líneas de productos como Leroy Cake, una línea dedicada a mini hojaldres, lo cual se puede encontrar en 13 puntos de la ciudad de Bogotá. Los puntos de ubicación han sido estratégicos, estos productos se encuentran en los principales puntos de cadena como: Éxito, Homecenter, Surtifruver, Alkosto, Cencosud, Home Sentry, Centro Comercial Portal 80, Centros Comerciales de la firma Gran Plaza, Centro Comercial Diver Plaza, Gran Estación, Centro Mayor, y dentro de universidades como Universidad de los Andes, Santo Tomás, Politécnico Grancolombiano y Universidad Nacional.

FP recomienda: “La plata se consigue, lo difícil es tener el empeño”: la razón por la que Beer no para de crecer

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.