El verdadero costo de los avances con tarjeta

Muchas personas creen que es una de las mejores opciones cuando se trata de obtener dinero en efectivo, pero esto puede representar un costo muy alto.  

El verdadero costo de los avances con tarjeta El verdadero costo de los avances con tarjeta

Cualquier persona puede llegar a vivir un momento económico difícil en el que necesite tener dinero en efectivo rápido y sin tener que realizar trámites ni pedirle a familiares: desde quedarse sin dinero para pagar el mercado que hizo en la plaza hasta aquel momento en un viaje en el que no hay posibilidad de hacer transferencias y aún faltan dos días para que le paguen el salario pero necesita pagarle a su compañero porque le hizo el favor de comprarle un par de cosas en el supermercado.

Entre las alternativas disponibles, usted puede haber escuchado sobre los “avances con la tarjeta” que es definido como la posibilidad de “utilizar el cupo de crédito de la tarjeta para obtener efectivo, es decir no se utiliza para realizar compras, sino para recibir dinero en efectivo. Es una manera de obtener efectivo sin tener recursos en el banco”, según explica el docente de la Universidad de Los Andes, experto en finanzas, Santiago Rodríguez.

La manera es sencilla: usted ingresa a un cajero automático, ingresa su tarjeta y solicita la opción que dice “avance”, ingresa su clave de la tarjeta de crédito, luego estima el monto que necesita y el dinero en efectivo le será entregado, como si se tratase de una tarjeta débito.

Sí, es bastante sencillo, no tiene complicaciones, pero sí unas implicaciones importantes de las que usted puede no ser tan consciente: “los avances generan el pago de intereses, desde el mismo momento del uso del cupo de avance. La tasa de interés es la más alta del mercado para este tipo de productos. Además, algunos bancos cobran una comisión por el uso del cupo de avance. Por lo tanto el uso de estos recursos debe ser con cuidado”, señala Rodríguez.

Efectivamente, existen unas condiciones determinadas que usted debe tener en cuenta:

  • Usted no puede retirar el cupo total de su tarjeta, es decir, si su tarjeta tiene un cupo de $2 millones, por lo general, la mayoría de bancos dejan obtener avances de máximo el 30% del cupo, en el ejemplo, sería de máximo $600.000. Pero eso puede variar.
  • Recuerde que el avance es un dinero prestado del cupo de la tarjeta, es decir, una deuda y, por lo general, los bancos lo difieren a 12 cuotas, cobrando los intereses de la tasa efectiva anual. Pero también puede variar, dependiendo del banco y de su tipo de tarjeta.
  • Hacer un avance también puede representar un costo. De acuerdo con el último informe de tarjetas de crédito de la Superfinanciera, estos son los cobros a octubre de 2015:

Con este panorama, la principal recomendación de expertos como Alfredo Barragán, consultor financiero, es que "la tarjeta de crédito es un cupo de disponibilidad permanente y en tal sentido lo mejor es atender a la mayor brevedad el avance realizado y dejar el cupo libre. Antes de usarlo analice en qué va a invertir el efectivo".

Lea también “Así puede mejorar su puntaje crediticio, sin mover un dedo”.

¿Cuándo hacerlo?

Si usted le pregunta a una persona que sea inteligente con su dinero, que no tenga deudas o que haga una buena administración de sus finanzas, le dirán que NUNCA. ¿Por qué? Porque sale muy costoso y el único momento recomendable para hacerlo es cuando se trate de una emergencia que realmente precise de ese dinero en efectivo.

El experto David Jones, president de la Asociación de Agencias Consejeras del Consumidor de Crédito Independiente, en Estados Unidos, sugiere en una publicación de Credit tener en cuenta lo siguiente:

      • ¿Realmente necesita dinero en efectivo? Si es algo que puede comprar con la tarjeta de crédito por tasas y por plazos.
      • Lea la letra pequeña. Antes de hacer un avance conozca cuánto le va a costar: la tasa y el cobro adicional.
      • Considere otras alternativas: si precisa urgentemente de efectivo, considere vender algunos artículos, al estilo de venta de garaje, o hacer horas extra en su trabajo o pedir prestado a un familiar (aunque aquí le decimos por qué no le conviene).

Ya lo hice, ¿ahora qué?

Ante esto, usted tiene que saber que lo más aconsejable es pagarlo por completo pero, a diferencia de una compra, que usted puede pagar en el siguiente mes sin que le cobren los intereses, el avance en efectivo con la tarjeta de crédito le cobrará por completo los intereses generados (la tasa de interés), por lo que siempre le saldrá costoso, así lo pague en la factura del siguiente mes.

Según el experto en finanzas, Santiago Rodríguez, “en caso de haber realizado un avance, lo importante es pagarlo en la fecha estipulada y en la medida de lo posible no recurrir a este producto, salvo una necesidad urgente”.

También le sugerimos “Cinco productos y servicios que nunca, nunca, debe pagar con su tarjeta de crédito”.

¿Un ejemplo?

Usted tiene una tarjeta de crédito que le permite hacer avances del 30% de su cupo que es de $3’000.000, es decir, $900.000. Usted se dirige al cajero de su banco y, por el avance, le cobran $4.300. El avance fue diferido de forma automática a 12 meses, con una tasa de interés del 28,30%.

¿Cuál fue el costo total? La suma era de $900.000, más el cobro por avance, de $4.300, más los intereses generados, de $127.525; en total, usted terminará pagando $1’031.825, es decir, más de $130.000 por sólo tratarse de una emergencia. ¿Realmente valdrá la pena?

Quizás le interese también “Cinco trucos en los que se cae al adquirir una tarjeta de crédito”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.