Un camino cuando se está reportado

Si su historial crediticio se ha visto afectado por una mínima mora y esta situación le ha impedido solicitar un nuevo crédito a una entidad financiera, existe una alternativa que puede ayudarlo a solucionar sus problemas.

Con la reglamentación de la nueva Ley de Libranza de 2012, serán beneficiadas aquellas personas que tengan un contrato por prestación de servicios. Con la reglamentación de la nueva Ley de Libranza de 2012, serán beneficiadas aquellas personas que tengan un contrato por prestación de servicios.
El crédito por libranza ha llegado a ser una herramienta útil para aquellos que se han visto afectados por el cambio de la situación económica y que de alguna manera han cerrado puertas para la aprobación de créditos a corto plazo.

Este mecanismo de recaudo de cartera consiste en que el deudor autoriza a su empleador o entidad pagadora para que realice un descuento de su salario o pensión, con el objetivo de que esos recursos sean destinados al pago de las cuotas del crédito adquirido con la entidad financiera.

Generalmente, estos créditos se tramitan a través de los fondos de empleados, proceso que le da tranquilidad a los bancos y disminuye el riesgo de crédito, ya que son ellos los encargados de descontar mensualmente una suma de dinero para hacer el pago correspondiente.

Es decir, que si en algún momento usted llega a estar reportado en centrales de riesgo puede contemplar este crédito como una posibilidad a corto plazo. Sin embargo, la aprobación del mismo depende de ciertos requisitos:

- El crédito que está solicitando no puede ser de un alto valor.

- Es un crédito que no puede ser diferido a largos plazos.

- El monto solicitado no debe ser superior a los $700.000 aproximadamente.

- El valor del crédito debe ser proporcional al valor por el que usted está reportado en las centrales de riesgo, es decir, es probable que a usted le aprueben un crédito por libranza de $300.000 si su deuda en mora es de $1 millón.

Con la reglamentación de la nueva Ley de Libranza de 2012 y que entró en vigencia el pasado 27 de Abril, no sólo serán beneficiadas las personas que estén en la nómina de una empresa, sino aquellas que tengan un contrato por prestación de servicios.

Otras ventajas:

- No se requiere codeudor, ni fiador, ni avalista, ni garantías adicionales al compromiso de descuento.

- El descuento se vuelve obligatorio para todos los empleadores, quienes no podrán cobrar a los trabajadores por realizarlo.

- El consumidor tiene derecho a decidir con qué entidad quiere acceder al crédito.

- Se permite la continuidad de la libranza cuando el trabajador cambia de empleo.

- La libranza permite el acceso al crédito formal particularmente de los trabajadores de menores ingresos.

- Las tasas de interés que ofrecen los bancos para la libranza son sustancialmente menores que las de otros créditos de consumo.

- Todo aquel que devengue un salario mínimo podrá tener acceso a este crédito.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.