¿Qué son las reparadoras de crédito y sí son buena opción?

Si se encuentra en una situación de mora y siente que su banco le está dando la espalda, acudir a este tipo de entidades puede ser una alternativa. Sin embargo tenga en cuenta siempre los pros y los contras.

(iStock) (iStock)

Para nadie es un secreto que los créditos, a pesar de facilitarnos la vida, pueden llegar a convertirse en nuestro peor enemigo. Desde que empezaron a ser otorgados con mayor facilidad, muchos vieron en ellos una alternativa.

Y por cuestiones de la vida, muchas personas se dejen colgar con sus cuotas del pago de  crédito, y terminan ahogadas en un mar de deudas que con el pasar del tiempo puede sentirse como si llegara “el agua hasta el cuello”, más aún si se presentan situaciones como pérdida de empleo o disminución del salario, por lo que la capacidad de pago disminuye sustancialmente.

Siga leyendo: ¿Cómo rechazar el aumento no pedido en el cupo de su tarjeta de crédito?

Sin embargo, existen varias opciones con las que usted puede ponerse al día con su entidad bancaria. Algunas son para situaciones un poco más extremas, en donde el banco ya ha pasada su contacto a una casa de cobranza para que lo persiga todo el tiempo y le recuerde su tormento.

A partir de allí surgieron lo que se conoce como las reparadoras de crédito, un tercero que facilita la negociación entre el deudor moroso y el acreedor a cambio de una comisión.

Estas compañías atienden principalmente a los consumidores, en cuyo caso la consolidación de la deuda (o refinanciación) no es una opción disponible. Ellas están abiertas a las negociaciones y están dispuestas a aceptar una reducción que se ajuste a las capacidades de pago del deudor moroso, a diferencia de los bancos, que muchas veces resultan ser más un peso en la espalda que un salvavidas.

¿Cómo funcionan?

Según Asobancarias, estas entidades brindan una asesoría legal y se encargan de canalizar la cobranza buscando reducir las deudas que usted tenga entre un 30% y 50%, atendiendo las llamadas de los cobradores y negociando con el banco tras la búsqueda de un descuento.

Esto mientras usted se somete a un plan de ahorro mensual, de acuerdo con su capacidad para saldar la deuda, en un período de tiempo que suele durar de 6 a 30 meses, de esta forma usted logra saldar la deuda, y la entidad financiera recupera un capital que daba por perdido.

Para Edgar Jiménez, profesor de gerencia financiera de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, las personas acuden a las reparadoras de crédito cuando definitivamente ya están en mora avanzada. “Lo que pasa es que normalmente cuando uno está en esta situación de deuda  y uno quiere refinanciar con los bancos, ellos no lo hacen. Yo puedo llevar 1 mes o 2 meses en mora en una situación difícil, voy y hablo con el funcionario del banco y si le digo -mire, no puedo pagar, mi cuota era de $1 millón y ahora podría pagarle $400.00, por favor refináncieme-, le dicen que no porque usted ya entró en mora y ya se cerró esa puerta”.

Jiménez afirma que muchas veces las negociaciones que ellos hacen incluso podría hacerlas usted mismo, lo que pasa es que “uno no tiene el tiempo, no tiene el conocimiento o los fundamentos jurídicos”.

“Estas reparadoras no existirían si los bancos permitieran que la gente que esta en mora renegocie. Pero como los bancos no lo permiten pues aparecen este tipo de entidades que le ayudan a usted como usuario para lograr unos alivios importantes”, dice.

El especialista en banca de la Universidad de los Andes, Alfredo Barragán, afirma que lo mejor es intentar primero resolverlo por su cuenta. “Primero hay que explorar los bancos tradicionales porque finalmente tienen un portafolio que ya es conocido. Si puede explorar su banco primero, hágalo. Si está muy apretado sí es una alternativa que vale la pena revisar”. No sobra considerar todas las alternativas, lo que tiene que comparar son los costos y los plazos.

Le puede interesar: Cómo pagar una deuda de más de 100 millones en 5 pasos

Lo que sí hacen:

-Ayudan con deudas bancarias exclusivamente para créditos de consumo sin codeudor, es decir de libre inversión y tarjetas de crédito, aspecto que las diferencias enormemente de los prestadores de servicios de insolvencia que sí cubren todo tipo de deuda y de acreedor.

-Promueve una cultura de ahorro programado para saldar su deuda

-Cobran una comisión por su servicio

Lo que no hacen:

-No piden pago anticipado. Si es así, desconfie.

-No ofrecen préstamos

-No arreglan reportes negativos. Así usted condone toda su deuda el reporte negativo en las centrales permanecerá por el doble de tiempo de la mora registrada. Así que si usted se atrasó 60 días, seguirá otros 60 días reportado.

-No pueden garantizarle que no va a ser demandado o embargado. Si usted tiene deudas y ha suscrito títulos valores, con base en esos títulos la entidad a la cual usted le debe puede legalmente y en cualquier momento realizar demandas y solicitar embargos sobre sus bienes.

La Superintendencia Financiera siempre hace un llamado para estudiar muy bien el tipo de promesas que los agentes de las reparadoras de crédito hacen, ya que muchas veces se aprovechan de la necesidad y el sentimiento de desesperación de las personas. Jiménez afirma que es necesario evaluar muy bien el origen de la empresa, su representación legal, y que sea una empresa legalmente reconocida y constituida. Recuerde siempre el refrán, “de eso tan bueno no dan tanto”.

Además, tenga en cuenta que usted puede salir de su sobreendeudamiento por su cuenta y ahorrando de manera individual. Puede ir disponiendo de una suma mensual de dinero para que una vez tenga ahorrada una suma equivalente al 50% de lo adeudado, pueda proponer a las entidades financieras a las que le debe el llamado “pago total con descuento”.

Finalmente los expertos recomiendan siempre tener una buena planificación financiera, con un presupuesto en el que usted tenga clara su capacidad de endeudamiento y con el cual no tendrá que pasar por momentos angustiantes y que afectan su historial crediticio. Si ya le pasó una vez, que no se vuelva rutina.

FP recomienda: ¿Cómo acogerse al proceso de insolvencia a persona natural?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.