Créditos para… ¿cirugías?

Hoy en día usted puede conseguir financiación, prácticamente, para lo que usted quiera, bajo ciertas condiciones. Y si su interés es considerar uno para una cirugía plástica, puede considerar estas opciones.

Créditos para… ¿cirugías? Créditos para… ¿cirugías?

La realidad es que Colombia se ha convertido en uno de los países en los que más se practican cirugías plásticas, según las estadísticas de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS por sus siglas en inglés), registrando un total de 357.115 intervenciones practicadas durante 2014, de un total de 20 millones que se hicieron a nivel mundial.

Las mismas estadísticas señalan que las mujeres continúan liderando la cantidad de cirugías, con una participación de más del 86%, mientras que los hombres tienen poco más del 13% (aunque es una cifra que ha venido en crecimiento durante los últimos años).

A este panorama también hay que añadir que el país es también un destino de turismo de salud. Según Marca Colombia, “el país recibe al año alrededor de 20.000 extranjeros en busca de la calidad y los precios de los procedimientos médicos colombianos”.

FP le recomienda leer "¿Cuánto cree que le puede costar envejecer?".

Y es que, una de las ventajas (además de la calidad y los beneficios) predomina el precio, ya que el valor de una cirugía estética común oscila entre los US$2.500 y US$3.500 dólares, según cifras de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica (SCCP); lo que hace que sea mucho más económico en comparación con otros países.

Con esto, las costumbres, salud y vanidad de los colombianos también tiene mucho que ver y, de cierta forma, se han convertido en exponentes de este mercado turístico de salud. Aunque, dentro del país, también es necesario ser consciente de los costos y las condiciones que pueden acarrear este tipo de procedimientos, para no cometer errores y poner en riesgo la salud.

Especialmente porque cuando usted encuentra precios que son muy económicos y no coherentes con los del mercado, en general, debe empezar a sospechar. Así, lo mejor es asegurarse sobre la legalidad y la certificación de estos sitios para no llevarse sorpresas indeseables.

Los costos

Dependiendo del tipo de cirugía, existe una gran variedad de costos, que usted tendrá que asumir en su totalidad, ya que los tratamientos de este tipo no son cubiertos por ningún plan de salud primaria. Entonces tiene dos opciones: solicitar un crédito específico o buscar la forma para ahorrar y conseguir los recursos necesarios.

En sí, no es una idea descabellada financiar un procedimiento de este tipo, pero lo ideal es que la deuda no tome más de un año en terminar de pagarse. Por un lado, usted puede contactar directamente una entidad financiera y solicitar un crédito de libre inversión, por el que le ofrecerán una tasa que puede ir desde el 1,36% al mes hasta poco más del 2%, lo que hace que la deuda pueda resultar casi tan costosa como una realizada con tarjeta de crédito.

Así, lo primero que usted tiene que hacer para determinar si le conviene o no tomar un crédito de estos, es revisar la tasa, tanto la del crédito como la de mora (en caso de que usted se demore en pagar). Luego de esto, considerar si las condiciones que le ponen como la cuota mensual o, por ejemplo, si le financian la totalidad de lo que necesita.

Lea también "Que no le salga -literalmente- por un ojo de la cara".

Al igual que cualquier otro crédito, le harán un respectivo estudio de crédito para ver sus posibilidades y condiciones de pago. Esto mismo sucede con otro de los mecanismos que existen hoy en día: financiar con la misma clínica.

“Lo primero es asistir a una cita de asesoría financiera en donde se estudia el perfil para definir la línea de crédito y los documentos necesarios según cada caso. Una vez se tenga, se deberá llevar al asesor para iniciar el estudio de crédito. Cuando esté aprobado, se iniciará todo el proceso de programación de la cirugía y finalmente se tiene la entrevista con el Médico Cirujano más idóneo quien determinara la técnica utilizada en el procedimiento y solucionara todas tus dudas respecto a la parte quirúrgica”, explicó Luisa Piedrahíta, asesora financiera Cirucredito.

Estos mecanismos también plantean la opción de otorgar los créditos a cualquier tipo de persona, ofreciendo tasas que van del 2% al 5% y con distintas líneas específicas de financiación. “El crédito se puede diferir a máximo 60 cuotas que son 5 años, esto le permite al paciente definir un monto que sea manejable y no se atrase en los pagos mensuales. El pago se hace un mes exacto después de realizada la cirugía, pagando directamente en la clínica donde se realizó el procedimiento o en la cuenta bancaria”, continuó la especialista.

Quizá una de las ventajas que le ofrece este tipo de financiación, a diferencia de las entidades financieras, es que pueden prestarle si está reportado a Datacrédito, aunque, nuevamente, dependerá de su perfil de riesgo.

Quizás le interese "Las 5 cosas que usted pensaba que afectaba su historial crediticio, pero no".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.