Este es el orden en que usted deja de pagar sus deudas, y cómo evitar que eso ocurra

Los colombianos sufrimos cuando la plata dejar de alcanzar para el pago de obligaciones, pero lo cierto es que esa situación se puede evitar, así usted gane poco. Le contamos cómo.

123RF-Katarzyna Bialasiewicz 123RF-Katarzyna Bialasiewicz

Si usted ha vivido una época de ‘vacas flacas’ a lo mejor recuerda qué le pasó cuando se vio forzado a dejar de pagar su tarjeta de crédito. O simplemente empezó a pedirle prestado a un amigo, un familiar cercano que se solidarizara con su situación y que lo esperara a que le saliera ese ‘camellito’ para el ‘desvare’ y así tener un ingreso para ponerse al día con las deudas.

Pero cuando los tiempos son buenos y se tiene un mejor colchón económico, seguramente empieza a tener más de dos tarjetas de crédito, a comprar todo a más de 6 cuotas, adquiere carro para no subirse más a un bus o un taxi y, mejor dicho, empieza a vivir ‘la gran vida’. Eso puede ser un descalabro porque apenas se cuelga en sus tarjetas de crédito, se corre el gran riesgo de atrasarse en las demás obligaciones financieras que tiene con la banca tradicional. Es por lo menos lo que dice un estudio reciente entregado por TransUnión. Pero antes, le damos ciertos daticos para que sepa cómo están endeudándose los colombianos.

Pese que el consumo ha sido uno de los indicadores más castigados por el leve crecimiento de 2017, debido a que se ha deteriorado la confianza de los colombianos, no deja de llamar la atención las cifras de crédito en Colombia. Según datos de Credibanco, en el país existen más de 14,5 millones de tarjetas de crédito, y al mismo tiempo, el Dane reveló que durante el cuarto trimestre del 2017, el saldo de capital total de la cartera hipotecaria de vivienda en el país sumó $55,7 billones, que representaron un aumento de 7,7%, respecto al mismo trimestre del 2016.

Y aunque un informe de agosto del 2017 de la Superintendencia Financiera reportó que los colombianos tienen un buen hábito de pago al estar más del 95% de la cartera de créditos al día, el otro 5% restante sigue buscando las formas de prevenir y afrontar su riesgo de endeudamiento

Siga leyendo: ¿En dónde se consigue la vivienda nueva más barata?

La firma TransUnion Colombia realizó un estudio sobre jerarquía de pagos utilizando datos de más de 3 millones de consumidores (entre el primer trimestre de 2011 y tercer trimestre de 2016), que tuvieran vigentes créditos de tarjetas de crédito, créditos de vivienda y créditos de vehículos.

“Mientras que hemos observado cómo en los últimos años las tasas de mora se han incrementado para todos los productos de crédito, la diferencia en las obligaciones que priorizan los consumidores con base en su perfil de riesgo, es un nuevo hallazgo”, dice Virginia Olivella, directora senior de Investigaciones Económicas de TransUnion.

Los consumidores considerados de alto riesgo tienden a defender a muerte su tarjeta de crédito, por encima de sus créditos de vivienda y vehículo porque es probable que tengan menos ahorros y que dependan exclusivamente de esta fuente de liquidez lo que se traduce en poder seguir comprando el mercado, pagar los servicios y llegar a fin de mes.

Mientras que los consumidores de bajo riesgo priorizan sus préstamos de vivienda y de vehículo, también por el estigma que significa perder estos bienes y las dificultades de la reposición. Es mucho más fácil para ellos usar su segunda o tercera tarjeta de crédito, ya que en promedio los colombianos tienen más de una.

“Encontramos que la presencia de al menos una tarjeta de crédito en mora de 30 días, incrementa sustancialmente la probabilidad de que 12 meses más tarde este consumidor se encuentre en mora en sus créditos de vehículo y de vivienda,” dice Olivella. Lo que quiere decir que mora llama más mora, ya que cuando una persona tiene todas sus tarjetas al día la posibilidad de estar en mora en sus otros créditos solo es de 4,2%. Esta probabilidad aumenta a 21,9% cuando se encuentra en mora con alguna de sus tarjetas de crédito.

Por otro lado, los factores macroeconómicos que influencian al perfil de riesgo del consumidor tienen que ver con los cambios en los precios de vivienda y las tasas de interés.

Así que tenga cuidado, si está interesado en adquirir un crédito de vivienda tenga en cuenta que el valor de la vivienda puede aumentar por lo que debe priorizar su pago de crédito hipotecario para poder proteger su patrimonio. Las tasa de usura y de interés también influyen en la priorización, ya que si el costo de la tarjeta de crédito aumenta un número significante de puntos básicos, debe tener en cuenta cambios en su comportamiento financiero.

Le puede interesar: Cinco herramientas para calcular en cuánto van a quedar las cuotas de su próximo crédito

¿Cómo evitar el endeudamiento y no tener que priorizar una deuda sobre otra?

El especialista en finanzas y docente en la Facultad de Posgrados de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Édgar Jiménez, le dio a Finanzas Personales, las tres recomendaciones claves para que usted no se cuelgue con las deudas.

#1. Medir: solo usted sabe hasta dónde llega su capacidad de endeudamiento y sus posibilidades de pago. Tenga claro que debe responder a una cuota, o pago.

#2. Utilidad: si va a pedir un préstamo que sea en bienes o servicios que realmente necesite. “Hay personas que se endeudan con un celular de un millón o dos millones que tiene muchas funciones o memoria pero que usted poco usa o que nunca va a llenar”. Acuda al crédito pero algo que cubra una necesidad.

#3. Conocer: a la hora de endeudarse algo que es muy importante es que consulte y sepa la tasa de interés de su crédito, es decir el costo del dinero. “Las personas dicen -voy a comprar un celular que vale un millón doscientos, o sea 14 cuotas de 200, no está mal-. Pero lo que no saben es cuánto están pagando. Preguntan el precio del celular pero no del dinero”.

Por eso es importante que sepa qué tasa de interés tiene. “Puede haber otra opción donde la cuota mensual es mayor pero la tasa de interés es menor. Si el celular le sale al 30 por ciento anual o al 40 y usted tiene una tarjeta de crédito que está al 30 pues sale muy costoso y no es negocio”.

También debe consultar si el crédito tiene seguros, cuota de manejo o algún otro costo implícito. “Digamos si tiene la tasa de interés buena pero la de manejo alta, tampoco es rentable”. Aprenda a comparar todas las variables.

FP recomienda: ¿Cómo hacer un uso inteligente de sus tarjetas de crédito?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.