El ‘top 4’ de deudas aterradoras que no lo dejarán dormir

Llegó el anhelado 31 de octubre o ‘noche de las brujas’. Aunque se ha querido cambiar el nombre de esta celebración pagana por el más amigable ‘día de los niños’, lo cierto es que los adultos también quieren aprovechar para dejar volar su imaginación, sin pensar que eso puede afectarles el bolsillo.

iStock iStock

¿Ha tenido una deuda que no lo deja dormir, que lo persigue a todas partes o que cuando llega su extracto, literalmente se pone pálido o pálida del susto? Pues es que para eso también sirve la llegada de octubre, para mirar un poco sus finanzas y caer en cuenta qué deudas toman forma de sus peores espantos.

La noche de las brujas puede causar tantas pesadillas como las monstruosas obligaciones financieras que se generan, en muchos casos, sin darnos cuenta. Ricardo González Aragón, experto en finanzas personales de Resuelve tu Deuda, expone las aterradoras deudas que los colombianos pueden llegar a tener.

Son muchos los que aún no tienen precisión en sus gastos mensuales. No todos le prestan la atención que las finanzas personales requieren y su contabilidad personal anda más zombie que Michael Jackson en Thriller mes a mes. El uso de las tarjetas de crédito sin control, las compras innecesarias y los gastos hormiga pueden ser algunos de los fantasmas que no lo dejen dormir.

Le tenemos: El dudoso y potente poder moral de la deuda

“19,5 millones de pesos deben en promedio los colombianos que se han acercado a Resuelve tu Deuda. Demonios que no dejan en paz a cientos de miles de personas que seguramente, si hubieran planeado en qué gastar su dinero, no estarían aterrorizados por estas cuentas” indicó el experto en finanzas personales.

Para que este 31 de octubre pueda salir sin miedo a tocar las puertas y gritar "Triki triki Halloween", la reparadora enlista las cuatro deudas más aterradoras que pueden ser una amenaza mortal para la salud de sus finanzas.

  • 1. Deudas momia: son aquellas que suman intereses aún después de haber consumido el producto o servicio; por ejemplo, una cena, el mercado o el transporte. Pasan los años, no nos acordamos a qué sabía esa rica comida que firmamos a meses y la deuda sigue momificada.

Un tip para definir las cuotas es asegurarnos de que el plazo en el que se va a diferir el pago no sea mayor al tiempo que durará el bien. Según Datacrédito, se deben poner a una sola cuota bienes perecederos o momentáneos como mercado, entretenimiento, transporte y restaurantes. Vacaciones, ropa y accesorios a máximo 12 cuotas, y electrodomésticos y tecnología pueden alcanzar los 24 - 36 meses.

Siga leyendo: El mal uso del trámite de insolvencia de persona natural no comerciante

  • 2. Deudas zombies o vivientes: parecen inmortales, no recordamos cuándo se empezaron a pagar y aunque cada mes abonamos el mínimo puntualmente, la deuda no disminuye. Un balazo en la cabeza no será útil con esta deuda, pero pagar más del mínimo sí.

Entre más se abone a los adeudos, una mayor cantidad del dinero se destina a capital y es menor la proporción que se suma a los intereses. En caso de que las deudas ya se encuentren en mora, enfocarse en una es lo ideal. Se debe destinar todo el dinero posible a una sola cuenta para que ésta se liquide cuánto antes y pueda seguir con los otros zombies acumulados.

  • 3. Deudas monstruosas: son aquellas gigantescas cuyo pago mensual supera el 30% de nuestros ingresos haciendo que solo podamos pagar los mínimos o, en el caso de las deudas más aterradoras, obligan a que entremos en mora.

La razón por la que este monstruo es aterrador es que, si se destina más del 30% de los ingresos al pago de deuda, seguramente estamos descuidando algunos gastos básicos como vivienda, salud, educación y transporte. Lo ideal es reajustar nuestro estilo de vida, reducir gastos y aumentar ingresos, o aprovechar alguna renegociación de la deuda y terminar con ese monstruo de una vez.

  • 4. Deudas Frankenstein: Este villano se construye poco a poco cuando se saca de una tarjeta para pagar otra, se obtiene un nuevo préstamo para pagar los anteriores y en general se pagan créditos con más créditos, acumulando pequeñas y medianas deudas que acaban por engendrar un monstruo.

Evitarlo es sencillo si se tiene en cuenta la siguiente recomendación: ¡no se endeude más! Es importante que busque una solución definitiva, ya que si sigue cubriendo deuda con deuda, se genera una bola de nieve de la que cada vez será más difícil escapar. Busque acuerdos con sus acreedores y soluciones que le permitan salir de la deuda con sus propios recursos.

No caer en las garras sangrientas de estos monstruos permite tener una vida financiera saludable para poder dormir tranquilo y no convivir con esas momias que dificultan, a mediano plazo, pensar en una inversión o plan a futuro.

“Si para este Halloween considera que ya lo está atormentando alguno de estos engendros y el sobreendeudamiento hace parte de su cotidianidad, recurra a entidades que lo ayuden a salir de ellas. Una reparadora de crédito como Resuelve tu Deuda que le ayude a negociar descuentos sobre sus adeudos puede ser la solución” concluyó Ricardo González Aragón.

FP recomienda: Deje de perder dinero y empiece por hacer esto

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.