Los errores al tomar un crédito empresarial

A la hora de darle vida a un negocio, uno de los pasos que regularmente se dan es el de tomar un crédito empresarial. Pero la buena utilización de este, puede ser la diferencia entre la prosperidad y la quiebra.

Si ya consiguió un crédito para desarrollar un proyecto en su empresa tenga en cuenta lo que no debe hacer a la hora de manejarlo. Si ya consiguió un crédito para desarrollar un proyecto en su empresa tenga en cuenta lo que no debe hacer a la hora de manejarlo.
Esto no quiere decir que sea riesgoso tomar un crédito. Esto lo que quiere plantear es que el éxito también se centra en el buen manejo de los recursos, así sean prestados. ¡Con mayor razón si son prestados!

Es por esto que si ya consiguió un crédito para desarrollar un proyecto en su empresa tenga en cuenta lo que no debe hacer a la hora de manejarlo.

1. Mezclar nunca es bueno
No pida créditos que serán invertidos en su empresa a título personal. Esto, porque tarde o temprano su negocio sobrepasará los recursos financieros asociados con sus activos, lo que disminuirá su estabilidad financiera. Además la empresa también necesita desarrollar un historial financiero para el futuro y los créditos empresariales cuentan con mejores condiciones, que los créditos personales.

2. Elegir el indicado
Fíjese si tiene el crédito adecuado, ya que en muchas ocasiones las empresas se endeudan con préstamos a ciertos plazos y en ciertas tasas que no convienen a la inversión que se realiza con ellos. Recuerde que el plazo del financiamiento siempre debe ser mayor al periodo de recuperación de la inversión del proyecto. Por lo que si compra una máquina, y recuperará su costo de tres a cinco años, necesita un crédito mínimo a tres años.

3. Respetar el propósito
No utilice el dinero del crédito para otra cosa distinta para lo que lo pidió. La idea es que esos recursos le generen utilidades, no que se conviertan en plata de bolsillo y se vaya poco a poco. Si la hace, es probable que si deuda crezca y le resulte más difícil de pagar.

4. Entérese qué paga
No se trata sólo de conocer el monto que le prestan y la tasa de interés, sino cuál es la comisión, si se cobran intereses sobre saldos, y demás cálculos que den una idea de lo que se paga en total. De este modo puede calcular desde un principio si tiene margen para pagarlo a cabalidad o debe reestructurar los plazos del crédito.

5. Pedir sin necesidad

Si pidió un crédito pero no lo ha usado porque aún no está seguro en qué invertirlo, pero los está pagando, trate de establecer con sus proveedores qué descuento ofrecen por pronto pago, de modo que pueda saldar sus pasivos, pero a mejor precio y con lo que le sobre, sí es el caso, abone a su crédito. No deje que el tiempo pase y el dinero se mantenga estático.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.