Y usted, ¿sigue buscando los "gota a gota"?

Esta modalidad informal para solicitar créditos, aunque ha perdido peso, sigue siendo muy usada por las personas que necesitan dinero de forma urgente. ¿Cuáles son los peligros y cómo salir de ellos rápidamente?

Y usted, ¿sigue buscando los "gota a gota"? Y usted, ¿sigue buscando los "gota a gota"?

Puede sucederle a cualquier persona que, en algún momento determinado ya sea por necesidad o no, precisa urgentemente de un dinero con el que no cuenta y que, para evitarse trámites en entidades financieras o esperar algún tiempo, buscan la forma de obtener ese dinero fácil.

Según un informe de inclusión financiera, en Colombia tanto los microempresarios (9%) como las personas (6%) continúan buscando en prestamistas informales o “gota a gota” la forma de obtener el dinero que necesitan rápido y fácilmente.

Sin embargo, muchos de ellos no tienen el conocimiento de lo que significa tener un “préstamo” con estas personas y los altos intereses que ello puede implicar mes a mes que, por lo general, pueden ser superiores del 15% mensual.

Esto es que si usted les pide a ellos $100.000, con una tasa del 20%, al mes ya debe pagar $120.000 y, al año, puede estar pagando más de $240.000 en intereses.

FP le recomienda leer “Esto es lo que tiene que hacer cuando no tiene dinero para pagar sus deudas”.

Las grandes desventajas

Involucrarse puede parecer muy fácil, lo complicado es poder salir de allí. El experto en finanzas, profesor de la Universidad de los Andes, Santiago Rodríguez, que hay que tener una especial precaución con estos sistemas, especialmente porque algunos tienen “métodos no tradicionales de cobranza y pueden terminar siendo unas “bolas de nieve”, es decir, siempre habrá alguna dificultad para salir.

Esto, porque algunos buscan la forma en la que usted no pueda salir rápidamente y siempre quede endeudado de alguna u otra manera. Sea porque le “extienden el plazo de pago” o porque le facilitan más dinero.

Y cuando usted no encuentra la forma para responder, es cuando puede empezar a tener dolores de cabeza aún más grandes, por los chantajes a los que puede llegar a estar expuesto si no paga.

También le puede interesar “¿Necesita una tarjeta de crédito? Aprenda cómo escoger la más conveniente”.

¿Cómo salir?

Tal como dice el experto Rodríguez, es un poco complicado, pues se trata de un negocio que, para los prestamistas informales, puede ser muy rentable y abusan de la ingenuidad y necesidad de las personas que lo contactan.

Por supuesto, la salida más fácil es hacer el pago lo más pronto posible. Una de las formas es buscar en entidades financieras un crédito con una tasa mucho más baja

El profesor Santiago señala que otra opción es acudir a préstamos familiares o buscar, eventualmente, vender un activo para salir de esa deuda.

También lea “Prestar dinero a un familiar: ¿hacerlo o no hacerlo?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.