Los 5 mitos de deuda en los que suele caer siempre

No es buena ni mala. Todo depende de cómo cada persona la maneje y de la importancia que le dé dentro de su presupuesto para salir rápido de ella. Pero, ¿qué creer y qué no?

Los 5 mitos de deuda en los que suele caer siempre Los 5 mitos de deuda en los que suele caer siempre

Cuando usted avanza en las etapas de su vida se da cuenta que muchas veces los hábitos financieros que tiene no son los más adecuados para las metas personales que usted se establezca. Entonces, empieza a buscar distintas alternativas que le permitan lograrlos, muchas veces cometiendo errores que le pueden salir bastante caros y otras, se da cuenta que no era tan difícil como pensaba.

Entre esas pruebas y errores, la deuda y los créditos se le pueden presentar como unas opciones muy tentadoras pero que, de no tomar la decisión adecuada, podrían llegar a representar un dolor de cabeza no por días sino hasta por años, arruinando muchos de los planes que usted tiene para su futuro.

Ahora, la cuestión es que la deuda, aunque muchas personas la odien, en sí misma no es mala. Grandes empresarios y gigantes empresas no serían lo que son hoy de no haber usado un préstamo bancario en un inicio. La verdad con esto es que todo depende de las estrategias que usted emplee para salir de ella y a qué le va a dar prioridad en su vida financiera.

FP le recomienda leer “Las 8 características de la gente sin deudas, ¿cómo lo hacen?”.

Al respecto, existen varios mitos más que la gente crea en torno a la deuda de cualquier tipo y que, por pensar que son ciertos, pueden estar cometiendo graves comportamientos que afectan no sólo el dinero que pagan mes a mes, sino su historia crediticia, en general:

  1. El matrimonio se traduce en compartir deudas

No. Al respecto, The Wall Street Journal señala que muchas parejas piensan que al contraer matrimonio inmediatamente usted queda como “codeudor” de su pareja en todas las responsabilidades financieras que existan al momento. Pero no, esto no sucede así. Esto solamente aplica para aquello que, desde ese momento en adelante, se haga en conjunto y donde el nombre de ambos aparezca en el registro. De lo contrario, no es así.

Lo que pasa es que pueden llegar a afectar las compras que se hagan entre los dos, cuando alguno no tenga la opción de respaldar esa deuda o cuando todo tenga que quedar siempre al nombre de una sola persona; arruinando su historia crediticia.

La cuestión de las deudas en pareja es más un compromiso emocional que legal, porque cuando usted está con alguien a quien ama y sabe que se encuentra en dificultades económicas lo que pasa es que la responsabilidad, de cierta forma, termina siendo compartida. Así, cuídese de casarse con alguien endeudado “hasta el cuello”.

  1. Declararse en bancarrota es útil

En Colombia, exactamente, a esto se le llama “declararse insolvente”, con el que puede llegar a tener un respiro si las deudas son muchas y muy costosas. Y sí, efectivamente es una solución, pero debe ser la última carta a jugar en su vida financiera por las repercusiones que esto puede llegar a representar, especialmente, cuando vaya a adquirir nuevos productos con una entidad financiera.

Además, el procedimiento también requiere de una serie de declaraciones, con el fin de comprobar, efectivamente, su situación económica, evaluando todo lo que tiene como propiedades, activos y las deudas pendientes. Ahora, hacerlo, no significa que usted no va a pagar su deuda: implica que va a establecer un periodo en el que va a conseguir el dinero suficiente para pagar todo (con intereses completos, según se acuerde), a quienes debe

  1. Las tarjetas marca propia son mejores que las de los bancos

Muchos de los establecimientos de comercio han empezado a usar una estrategia y es crear sus propias tarjetas y medios de pago para fidelizar a los clientes a través de puntos que van acumulando, a medida que usen estas herramientas. Pero lo cierto es que éstas son manejadas también por entidades financieras con las que los comercios hacen alianzas, así que da exactamente lo mismo hacerlo con un banco que con el comercio, en el sentido que las condiciones de tasas de interés y pagos, serán las mismas.

Claro, usted puede gozar de descuentos y buenas bonificaciones, pero recuerde que para hacerlo, igual, deberá endeudarse, así que el costo de oportunidad de esto, termina siendo nulo. No se deje convencer de esto y considere realmente las condiciones de crédito, que es lo que realmente importa.

  1. Hacer el pago mínimo de la tarjeta es la mejor estrategia para salir de deudas

De acuerdo con Payplan, este es uno de los mitos más comunes que tienen las personas y que lo hacen, más por creerlo, por malos hábitos financieros. Nunca se dan a la tarea de tener un ahorro adicional para hacer abonos de capital y si difirieron una compra a 24 cuotas, pagan cumplidos las 24 cuotas. Pero este mito es falso. Recuerde que el truco de la ganancia está en los intereses y entre más tiempo demore en pagar, más intereses y ganancias le dará al banco.

Recuerde que la mejor forma de hacerlo es a través de abonos de capital, reduciendo el tiempo en el que estará endeudado y pagando mucho menos por el crédito que tomó. ¿Quiere saber cómo hacerlo? Ingrese aquí.

  1. Todo crédito que le dan es porque usted lo puede pagar

Sí, pero no. Esto en el sentido de que, efectivamente, a usted le hacen una evaluación de su perfil crediticio y verifican si tiene la capacidad de pago suficiente como para hacerse cargo de esta responsabilidad financiera. Pero no por eso usted es una garantía de que vaya a pagar.

Dental Economics sugiere que cuando usted busca endeudarse tiene que considerar si realmente puede valer la pena (deuda buena, que se toma como una inversión a futuro) y que, aunque le ofrezcan más de lo que usted había pedido, tiene que considerar su situación y ser sincero con usted mismo. Recuerde que entre más poco se endeude y en menor tiempo, es mucho mejor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.