¿Es decisión del trabajador o de la empresa elegir el banco donde se pagará la nómina?

En las grandes compañías ya es común dejar como libre elección la entidad que recibirá mensualmente el salario de un colaborador. Pero todavía persisten casos donde el empleador obliga a un trabajador a abrir una cuenta porque el pago ‘es más fácil’ o ‘tienen convenio’.

123RF 123RF

Llegar a una empresa a trabajar, después de un largo proceso de elección, de entrevistas y pasar duras pruebas es todo un reto laboral. Después, hay que hacer los respectivos trámites donde la nueva contratación debe presentar algunos documentos, entre esos, la respectiva certificación bancaria para el pago de sus salarios. Sin embargo, sobran los casos de personas que en ese procedimiento se encuentran en la situación que su nuevo empleador le pide tener abrir en un banco específico una cuenta de nómina.

Algo así le ocurrió a Isabel Rodríguez* quien llegó estrenando puesto. Pero al presentar documentos le dijeron que su empresa solo consignaba los pagos mensuales en un determinado banco donde ella no tenía cuenta, razón por la cual para facilitar la operación y porque tenían un ‘convenio’ era mejor que hiciera la diligencia de abrir una cuenta de nómina.

También a Roberto Pérez* le pasó lo mismo, pero en una agencia de comunicaciones. Mientras llevaba una relación de varios años en el Banco de Bogotá, su nueva empresa le dijo que solo podían consignar la nómina en Davivienda, por lo que tuvo que abrir una cuenta de ahorros para que le pagaran su nómina. Él, por supuesto, no quería iniciar su vida laboral siendo el ‘cascarrabias’, pero le pareció incómodo abrir una nueva cuenta y de paso, tener que gastar tiempo para ir a una sucursal física donde abrió su cuenta en Banco de Bogotá originalmente a cancelarla.

 De acuerdo con datos de Banca de las Oportunidades, citados en un informe de Dinero.com, en Colombia hay 34 millones de adultos, de los cuales alrededor de 27 millones tienen algún producto financiero, siendo el más común la cuenta de ahorros. El número de personas con acceso al sector financiero aumentó un 13,8% entre 2014 y 2017, pasando de 25,7 a 27 millones, según cifras de TrasUnion reveladas por Juliana Álvarez, directora de Banca de Oportunidades. 

Le tenemos: En estos sectores debería trabajar para recibir mejores aumentos de sueldo

Sin embargo, de esos 27 millones de personas el 85,1% mantiene sus productos activos, es decir 23 millones. Al respecto, la funcionaria afirma que “se debe hacer una revisión de los servicios financieros que se le está ofreciendo a los adultos”, ya que esto puede ser un indicador de que las personas no están viendo el beneficio de ingresar al sistema financiero.

¿Qué dice la legislación?

Elsa Patricia Manrique, Vicepresidenta de Estrategia y Desarrollo del Banco Caja Social, sostiene que la apertura de una cuenta de nómina se debate entre lo que dice la legislación y la situación donde se deja a elección o no del trabajador la elección del banco.

Para la experta, hay que reconocer que Colombia no es un país donde la normatividad laboral sea acogida en su integralidad. Por ello, no debe sorprendernos que en materia de pagos salariales, tampoco se cumpla a cabalidad con las disposiciones legales vigentes.

Según cálculos de ANIF, para el 2017 los contribuyentes al sistema de salud sobre la PEA (Población Económicamente Activa —personas en edad de trabajar que están trabajando o buscando empleo—), fueron el 50,7%. Esta proporción disminuye al 43% si el cálculo se realiza para los contribuyentes al sistema de pensiones. Grosso modo esto significa que 1 de cada 2 trabajadores colombianos están debidamente afiliados y pagan sus contribuciones al sistema de seguridad social.

Por tal motivo, Manrique hizo algunas precisiones de los conceptos básicos alrededor del pago de la nómina, para contribuir en el conocimiento del tema tanto a empleadores como trabajadores.

“El trabajador tiene el derecho de elegir el banco en el cual desea que le consignen sus pagos salariales. En Colombia, las entidades financieras vienen desarrollando —en los últimos años— interesantes ofertas para la cuenta de nómina que incluyen la eliminación de los cobros, la promoción del ahorro y la oferta de crédito en condiciones preferenciales. Por ello, es importante que los trabajadores se informen ampliamente sobre las condiciones existentes y tomen una decisión consciente sobre el particular”, explicó.

Siga leyendo: Las 10 ciudades del mundo donde los profesionales extranjeros cobran los mejores sueldos

 En su opinión, hoy en día hay un alto desconocimiento con respecto al hecho de que las empresas no pueden obligar a los trabajadores a abrir cuentas en una entidad financiera determinada. “Es comprensible que prefieran pagar la nómina en una única entidad por facilidades operativas y beneficios que, de ordinario, obtienen en los convenios de nómina. Sin embargo, lo que estamos observando en el mercado es que las empresas de mayor tamaño comienzan a dejar en absoluta libertad a sus empleados, mientras que otras con menores capacidades administrativas y operativas dan un abanico de opciones a sus trabajadores”, agregó.

Actualmente, algunas de las prácticas comunes que se llevaban a cabo en el pasado han venido disminuyendo, como “obligar” a los trabajadores a abrir sus cuentas en el banco que la compañía indicaba o cambiarse de entidad cuando la empresa modificaba el proveedor financiero. “La Ley 1527/12 a través de conceptos, y algunas sentencias de la Corte Constitucional, confirman el derecho de los trabajadores a escoger libremente su entidad financiera”, manifestó.

Esto conlleva beneficios adicionales para los trabajadores, quienes podrán tener una única cuenta de nómina para varios empleos simultáneos y así obtener los beneficios que se ofrecen para buenos clientes por antigüedad, por ejemplo, además de evitar el cambio recurrente. Y también para las empresas o empleadores, pues permitirán que sus colaboradores elijan su proveedor financiero con la certeza que encontrarán el que más se ajuste a sus necesidades.

“Ahora bien, el tema de los pagos de nómina y la elección de proveedores es aún más importante si consideramos que en los últimos años se ha observado una desaceleración económica y un incremento en la morosidad de la cartera de consumo (probablemente también asociada al desconocimiento de los empleados de las posibilidades que hoy en día ofrece el mercado) que los ha llevado a aceptar ofertas poco óptimas en materia de costos y niveles de endeudamiento”, sostuvo Manrique.

Por último indicó que se requiere una legislación que “nos ayude a tener la posibilidad de tomar buenas decisiones, comparar, elegir y lograr que los trabajadores cuenten con sus finanzas en orden es un punto a favor, para que sigamos construyendo un país próspero y productivo. Ese sería  el escenario donde todos ganan”.

FP recomienda: Así quedó el salario integral para 2018

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.