Preguntas para traumatizar a cualquier endeudado

Ya sea porque tiene un crédito de vehículo, porque ha comprado con tarjetas de crédito o porque compró casa gracias a un préstamo, tener una deuda puede ser algo que presiona, más, si nunca se ha puesto a pensar en lo siguiente.

Preguntas para traumatizar a cualquier endeudado Preguntas para traumatizar a cualquier endeudado

El debate eterno de si endeudarse o no es algo bueno o malo, siempre terminará en la conclusión de que siempre dependerá de cómo la persona sobrelleve la situación y qué tan responsable y comprometido sea con sus finanzas. Pero lo que sí es cierto es que no siempre tendremos la posibilidad de ahorrar todo lo que queramos, en las cantidades que lo necesitemos, por lo que siempre es bueno dejarle la puerta abierta a un crédito.

Ahora, lo segundo que se tiene que analizar son las razones por las que realmente va a tomar una deuda, que es allí donde se complica la situación y donde usted tiene que ser totalmente sincero con usted mismo, con el fin de determinar qué tan conveniente puede ser para usted, su vida y su bolsillo tomar una deuda o por capricho o por necesidad.

Luego de esto, una persona cambia su perspectiva financiera, por completo, una vez se ha endeudado: empieza a tener una serie de modificaciones tanto en la forma de pensar como en la forma de actuar, porque empieza a darle una mayor prelación al dinero, hay decisiones que analiza dos a tres veces y empieza a tener una relación particular con las facturas y las fechas límites de pago que, dependiendo del caso, pueden ser traumatizantes.

La deuda estresa, genera cambios en las personas y puede llevar a depresiones y alteraciones en el comportamiento que terminan viéndose reflejados en su relación con las personas que más quiere y también en el trabajo afectando, incluso, su productividad.

Y a pesar de saber todo esto, de ver cómo los padres, tíos, hermanos y demás familiares han tenido que sufrir con un crédito, usted sigue metido con la idea de endeudarse. O en caso de que sea necesario, por crecimiento personal o profesional, también tomó esa decisión. En esto, lo importante es hacerlo de forma inteligente y, a penas reciba el dinero y lo destine para lo que lo pensó, debe empezar a caminar por el camino “salir de la deuda”.

FP le recomienda “Hábitos zen para salir de deudas, ¿se le mide?”.

¿Que cómo es? Sencillo, está lleno de sacrificios, de búsqueda de oportunidades para hacer más dinero y de mucha paciencia. La motivación para lograrlo: su libertad financiera. Entonces, ¿qué tan dispuesto está a cambiar su vida y su estilo con el fin de salir de deudas?

Pues bien, con el fin de darle una mayor motivación, aquí le dejamos un par de preguntas que lo dejarán un poco traumatizado si no se ha decidido a cambiar sus hábitos financieros, por salir de la deuda:

  1. Hoy lo despidieron, ¿qué hará?

Imagínese la siguiente situación: usted está recibiendo su carta de despido, le dicen que le darán la liquidación laboral pero que no puede seguir trabajando para la empresa. Claro, luego de llamar a sus seres queridos, “madrear” la empresa y empezar a recoger sus cosas, la pregunta “cómo sobreviviré los siguientes días”, surge en su cabeza porque, por mucho, tendrá cubierto un mes gracias a su liquidación.

Pero, ¿cómo va a pagar las cuentas? No se trata solamente de los servicios públicos que tenga que pagar sino que, al fin de cuentas, el último cálculo que se le cruza por la cabeza es el de cuánto le está debiendo al banco y qué hacer. ¿Ya tiene su plan?

  1. ¿Y si crean una ley que hace que los morosos vayan a prisión?

Esto tiene una serie de implicaciones que van desde el mismo hecho de saber que no tendrá cómo trabajar para pagar lo que debe y que las personas que usted tiene a su cargo, tendrán unas opciones mucho más reducidas pues, si se trata de sus hijos o de que mantiene a sus padres, ¿cómo les ayudará con los gastos?

También le sugerimos leer “Cambios que debe hacer en su vida si realmente quiere (y necesita) ahorrar”.

  1. ¿Y si le dicen que en dos días sí o sí tiene que pagar toda su deuda?

Hagamos un contexto caótico y resulta que el banco, la entidad o la persona que le prestó le pusieran este ultimátum para que cancele lo que debe y, si no lo hace, puede acarrear graves situaciones como embargar sus cosas o, incluso, su salario. ¿Qué hará?

  1. ¿Y si debe hacerse cargo de la deuda de alguien más?

Resulta que usted puede tener sus finanzas bajo control y es juicioso con el pago de sus créditos, pero su mejor amigo del barrio le pidió ser fiador para tomar un apartamento en arriendo y no hizo los pagos de los últimos meses. Entonces, le llegó una notificación en la que le dicen que usted debe pagar en el lugar de su amigo o podrá ser embargado. ¿Puede soportar la deuda de alguien más?

  1. ¿Y si tuvo un accidente y quedó discapacitado?

Y, como es costumbre, no tenía un seguro que le ayudara a solventar una situación de este tipo. Pues con esto, resulta que ya no tendrá las mismas posibilidades de trabajar como antes y, además, tendrá que hacer un nuevo cálculo de los medicamentos y demás terapias para su recuperación. ¿Tiene un fondo de emergencia?

Lea “¿Cuánto debería tener ahorrado para un fondo de emergencia?”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.