Víctima de fraude con su tarjeta de crédito no recibe respuesta de su banco

Nuevamente, el fraude bancario es un dolor de cabeza para muchos clientes del sistema financiero, que deben esperar a que el banco ‘se apiade’ para superar la situación.

123RF-Anastasia Nelen 123RF-Anastasia Nelen

La tecnología ha permitido el avance en muchas cosas y gracias a ella se han eliminado muchos trámites que requerían de presencia física. Eso incluso se nota en la agilidad de operaciones que no requieren un banco para poder ser realizadas, como pagos de servicios públicos y privados por Internet, la consulta de saldo, retiros que no se necesitan porque los pagos pueden hacerse electrónicamente, hasta pedir una tarjeta de crédito, que necesitaba de muchísimos papeles, es posible solicitarla solo diligenciando unos datos por la web.

Al mismo tiempo, el fraude bancario sigue siendo una amenaza a la seguridad, y la suplantación de identidad es el modus operandi más común, de acuerdo con un reporte elaborado por Alto, multinacional chilena especializada en la prevención y reducción de pérdidas por hurto y fraude en las empresas.

Según el estudio elaborado por esta empresa, dentro de las modalidades más comunes de fraude está la suplantación de identidad, con el 27%, seguido de taquillazo con 19% y el vandalismo a cajeros automáticos con un 10%. Así mismo, los días en los que más fraudes se llevan a cabo son los jueves y viernes, entre las 11 a.m. y las 3 p.m. El 85% de los fraudes en el sector son realizados por hombres y el 15% restante por mujeres.

Le contamos: ¿Cómo hacer más seguras sus transacciones bancarias en Internet?

Las edades más frecuentes son personas que se encuentran entre los 30 y 39 años de edad, seguido por 18 a 24 años. “Conocer esta información ayuda a que las entidades desarrollen programas de prevención en beneficio de sus usuarios y de la entidad misma”, afirma Jorge Segura, Director Jurídico de Alto Colombia.

Esta es una de las razones por las cuales los ciudadanos sufren con sus productos financieros. De eso queremos dar detalles pues nos llegó una información a Finanzas Personales, por parte de Amparo González Delgado, a quien le hicieron una suplantación para el uso del cupo de su tarjeta de crédito, caso que hoy se encuentra en manos del Banco Popular, en Bucaramanga. La historia se remonta a diciembre de 2017.

Mientras los colombianos celebrábamos las novenas de aguinaldos con natilla, buñuelos, chocolate y tantas otras delicias, los ciberdelincuentes hacían de las suyas. Amparo nos explicó que el 11 del señalado mes, su tarjeta de crédito fue clonada y utilizada por terceros para robar el dinero por medios informáticos el día 10 de diciembre de 2017, pero el banco no ha dado buen manejo a la situación para resolverla, contrario a esto ha dilatado la respuesta y no ha hecho la reversión del pago como dicta el artículo 51 de la Ley 1480 de 2011.

Como ocurre con tantos otros ciudadanos de a pie, ella fue contactada por el centro de monitoreo del Banco Popular para preguntarle si estaba haciendo una compra por internet de $3.677.044 y de $367.703, algo que ella negó. “Entonces me dirigí a la sucursal del banco ubicada en Megamall (Bucaramanga, Santander), allí me atendió una asesora, verificó en el sistema que se había hecho la compra en la página web www.iqopcion.com, la cual no conocía y nunca había utilizado”.

La asesora identificó que se habían hecho alrededor de 20 intentos más de fraude para usar la tarjeta, “pero no pudieron hurtar más dinero debido a que la tarjeta tenía un cupo limitado y además fue bloqueada inmediatamente me enteré del fraude. La asesora identificó que la compra fraudulenta se había hecho desde otro país porque fue en otro uso horario (por tanto aparecía hecha el 10 de diciembre)”.

Le puede interesar: Si le ofrecen préstamos a cambio de un anticipo, podría perder su dinero

Como pasa en estos casos, el banco dijo que iniciaría una investigación para dar con el comercio que efectuó la operación y la respuesta fue insatisfactoria. Como era de suponer le respondieron al banco que ellos no iban a devolver el dinero de la compra, y así fue como el banco le dijo a Amparo que tenía que pagar por cuotas el fraude cometido. Fue así como a su casa le empezaron a llegar cuotas de $180.034 correspondiente al fraude cometido en internet y desde ese momento recibe llamadas diarias del banco para cobrar el dinero.

“Al ver la situación fui al banco, hablé con la subgerente quien me dijo que lo único que podía hacer era rediferir los pagos a 36 meses mientras daban respuesta a la investigación, sin embargo, que si llegaba el pago y aún no estaba resulta la situación debía cancelar y que luego ese dinero me sería reembolsado, sin embargo, no me dio ninguna garantía de que esto fuera a suceder”, explicó la afectada.

Por supuesto, ante el silencio del defensor del consumidor financiero de la citada entidad, Amparo decidió acudir a la Superintendencia Financiera, donde puso la queja en conocimiento del supervisor, cuya respuesta para evaluar su situación será conocida en 15 días hábiles.

Mientras tanto, seguramente le tocará sufrir con las altas cuotas que tiene que pagar, donde si no está al día, empezará a recibir intereses por mora, que tienen una tasa que equivale a la misma usura que maneja el banco. Esta se acerca hoy al 31% efectivo anual. Es decir, intereses de 2,6% mes vencido o cobro anticipado, de acuerdo a lo que indique el banco.

¿Cómo prevenir delitos en el sector financiero?

De acuerdo con recomendaciones de Alto, estos son 8 tips para evitar que se propague el fraude en este sector:

#1. Evitar exponer el dinero en efectivo antes y después de realizar transacciones o retiros en las oficinas bancarias.

#2. En el momento de alimentar el cajero, revisar que las condiciones de seguridad sean adecuadas y percatarse de que no existan movimientos inusuales.

#3. El proceso de recolección de dinero con su transportadora de valores, se debe realizar con la puerta del banco cerrada.

#4. Incentivar el uso de transferencias, cheques y demás en los clientes, para un menor manejo de efectivo.

#5. Mantener los límites máximos de dinero en efectivo establecidos por protocolos de seguridad

#6. Las operaciones deben ser realizadas exclusivamente en las cajas de atención o ventanillas de las oficinas bancarias.

#7. Abstenerse de ingresar información en enlaces externos en la web; las entidades bancarias no envían correos electrónicos ni a sus clientes ni a sus funcionarios solicitando ingresar a través de enlaces para actualización de datos o resolver inconformidades.

#8. Estar atento a movimientos y actitudes extrañas que puedan vulnerar la seguridad de los clientes y funcionarios del banco.

FP recomienda: ¿Cómo evitar que le clonen su tarjeta de crédito?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.