Tres maneras de salir rápido de sus deudas

Existen alternativas diferentes para estructurar sus obligaciones financieras, entre ellas, la refinanciación, la compra de cartera y reparación del crédito.

Tres maneras de salir rápido de sus deudas Tres maneras de salir rápido de sus deudas

Si bien, el sistema financiero ofrece alternativas para que las personas accedan a recursos que les permiten vivir con tranquilidad, construir su patrimonio, iniciar su empresa, entre otras metas, también ocurre que algunas veces, una situación imprevista o la expectativa de un negocio que no prosperó, puede llevar a una quiebra, situación que crea algunos círculos viciosos para cancelar los créditos.

En muchas ocasiones, la financiación permite alcanzar objetivos que requieren de una cantidad de capital que no sería posible conseguir de otra manera. Sin embargo, si no se manejan adecuadamente, pueden convertirse en un dolor de cabeza difícil de solucionar. En ocasiones, se olvida que al mismo tiempo que se consiguen esos recursos, también se contraen obligaciones que se no poder cumplirse acarrean consecuencias como intereses de mora para el pago de la deuda, reportes negativos antes las centrales de riesgo, acciones de cobro jurídico, embargos, pérdida de tranquilidad, problemas de salud, entre otros.

FP recomienda: Hábitos “zen” para salir de deudas, ¿se le mide?

Es peor la situación cuando los ciudadanos, en su afán por estar al día, acuden al crédito agiotista o ‘cuenta a gota’ del mercado informal. Estos recursos, por lo general, tienen tasas de interés altísimas, por encima del máximo de usura permitido por las autoridades financieras del país. Sin embargo, en muchas ocasiones los más desesperados tocan la puerta de estos prestamistas, ignorando el precio que están pagando, tanto para su economía, como para su tranquilidad,

¿Cómo financiarse?

La solución más común que tienen los deudores es pedir la refinanciación de deudas, una modalidad que introduce cambios en las condiciones de un financiamiento ya otorgado (plazo y tasa), esta opción puede tomarse incluso antes de que exista un atraso.

En el mercado también es común solicitar la compra de cartera, que es cuando una entidad financiera adquiere todas las obligaciones que tenía un deudor, luego de los estudios de crédito respectivos, y se convierte en su nuevo acreedor. Con esta modalidad se unifican todas las deudas con un mismo banco y se acuerda una nueva tasa de interés que generalmente es más alta.

Otra alternativa que está vigente es la reparación del crédito, la cual surge ante la necesidad de la insuficiencia de recursos para cubrir las cuotas ofrecidas por el banco y que están en mora en el pago de sus obligaciones.

“Se trata de un modelo innovador que le ayuda a las personas a resolver las deudas que tienen en mora con las entidades bancarias. Inicialmente la idea es generar en los usuarios una cultura de planeación financiera, para que por medio del ahorro logren cubrir estas obligaciones con recursos propios sin tener que acudir a otras modalidades de crédito que, al final, podrían empeorar la situación de sobreendeudamiento” afirma Rodrigo Nadal, gerente de la primera reparadora de crédito en Colombia, Resuelve tu Deuda.

Siga leyendo: Las ventajas psicológicas de pagar deudas

La reparación de crédito está enfocado en personas que se encuentran en sobreendeudamiento, están en mora y no cuentan con la solvencia económica para continuar con sus pagos mínimos, pero aún así tienen la intención de pagar las obligaciones y reincorporarse al sistema crediticio mediante una planeación financiera basada en el ahorro. En todos los casos el objetivo es que el moroso se ponga al día.  En Colombia, más de 183.000 personas han recibido asesoría para reparaciones de créditos, principalmente en Bogotá y Medellín y se han liquidado más de 4.700 deudas que suman $9.200 millones. La deuda promedio que manejan los clientes ante la reparadora llega a unos $18 millones.

Claves para pagar sus deudas

Un artículo publicado por el blog del Bank of America señala que una manera de librarse más rápido de sus deudas es pagar más del monto mínimo que señala su extracto. Cada peso que da de más, es un abono a capital que podría disminuir su cuota.

De otro lado, no hay ‘deuda que dure 100 años, ni cuerpo que la resista’. Al menos esa fue la enseñanza que dejó la historia de Anna Newell Jones, quien logró ponerse al día de un pago de USD$23.000 en solo 15 meses. Newell se dio cuenta que uno de los mayores retos es luchar contra la abstinencia financiera, que consiste en esa necesidad de gastar rápidamente en cosas que son innecesarias.

A ese método lo llamó ‘Spending fast’, donde logró en el periodo mencionado gastar solo en las cosas más importantes como víveres, arriendo, celular sin datos, etc. Así logró reducir su presupuesto y ahorrar para salir de gastos que la tenían limitada.

Encontrar la manera de salir de deudas es posible, siempre y cuando haya un flujo de caja que permita pagar los gastos necesarios como arriendo, salud y comida. A todo lo demás, se le puede hacer una lista para tratar de ir abonando al pago de las obligaciones más relevantes.

También le puede interesar: Así se debe superar la "crisis financiera" de enero


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.