| 2016/09/05 09:22

Cinco razones para ahorrar el dinero para la educación de sus hijos, en vez de endeudarse

Ahora resulta muy fácil garantizar con anticipación los recursos necesarios para la universidad de los hijos, porque el mercado nacional ofrece muchas opciones.

Ya sea a través de pólizas o vía ahorro, los padres podrán dormir tranquilos y anticiparse a los imprevistos. De acuerdo con Edna Salas, product manager de recursos estables de BBVA, el ahorro para educación es muy importante porque cada vez las universidades son más caras, los niveles de exigencia son más altos y los jóvenes quieren estudiar en el exterior”.

Como alternativa para ahorrar el dinero necesario para la educación superior de los hijos, Salas propone hacer una proyección de cuánto puede llegar a costar la universidad: entonces si su hijo tiene cinco años de edad, por ejemplo, debe estimar cuántos años más le faltan para terminar el colegio y hacer una proyección del costo de cada semestre. Es decir, si hoy un semestre cuesta $10’000.000 cuánto costará en 10 años. Luego, definir el monto total del costo de la carrera y dividirlo en las cuotas mensuales que debe ahorra durante esos 10 años.

  1. Además de una cuenta de ahorro: Salas recomienda tener una cuenta especial para este ahorro de tal forma que se garantice su continuidad y el dinero no se utilice en otros gastos. Una buena opción, diferente a una cuenta de ahorro, para conservar la plata sin la tentación de usarla es ahorrar en un CDT de largo plazo como el producto que ofrece BBVA, que se adquiere con mínimo $1’000.000, tiene plazos de inversión hasta de 36 meses y además obtiene rentabilidad con una tasa fija. Si lo desea, también, puede reinvertir los intereses. 
  1. Más opciones en el mercado: las pólizas de seguros educativos son una estrategia a largo plazo que puede evitarle dolores de cabeza cuando se afronte el reto de invertir en la educación de sus hijos. Las modalidades de ahorro para educación, ofrecen cuotas diferentes y programas que se acomodan a las condiciones económicas de cada cliente. Cualquiera que sea la modalidad que se elija es bueno empezar cuando el bebé está recién nacido porque así resulta más económico y las cuotas de pago del crédito para el seguro serán más bajas. Algunas de las opciones más conocidas en el mercado colombiano son las de Global Education, que cuenta con alternativas para pregrado y posgrado, Mapfre Seguros y Sura, que le ofrecen al cliente definir la periodicidad y el monto de los pagos, entre otras ventajas.

    Recuerde que una póliza es diferente al ahorro, en tanto que ésta exige costear una suma de dinero con la cual se asegura el pago de la educación por parte de la entidad que se seleccione como expedidora de la póliza. Muchas veces esta suma se difiere para ser pagada en cuotas. Por otro lado, el ahorro, consiste en destinar una suma mensual de sus ingresos para juntar el dinero suficiente con el cual usted pagará a futuro la educación de sus hijos. 

  1. Permite anticiparse a los imprevistos: de acuerdo con Felipe Jaramillo Vallejo, consultor financiero independiente, “al anticipar el gasto del estudio vía ahorro o una póliza de seguros, estoy cubriendo imprevistos; si me muero o si me enfermo, mi hijo no queda desamparado”. Lo que ofrece una tranquilidad al saber que si sucede un imprevisto, la educación de los hijos queda garantizada. 
  1. Se reducen costos: el experto Jaramillo explica que cuando se paga con anticipación la educación de los hijos, “a pesos de hoy me va a salir más barata la educación de mis hijos”. 
  1. Es un motivo para enseñar a ahorrar: Si bien es recomendable que los padres comiencen a reunir el dinero con bastante anticipación, mejor si se hace desde antes del nacimiento, es posible vincular a los niños al proyecto. Así, BBVA ofrece la cuenta de ahorro Blue Kids en la que los chicos son los titulares de la cuenta, pero siempre deberán manejarla a través de uno de sus representantes legales. Se abre con $30.000 y es gratis para los hijos de clientes del banco; así mismo, se puede hacer retiro de la cuenta del representante legal para la del menor, quien una vez cumple 14 años, ya pasa a otro portafolio del banco. Con esta opción, los niños pueden aprenden desde muy temprana edad a planear y organizar sus finanzas personales.

    Si quiere conocer más tips del ahorro vea el siguiente contenido:

     Ver artículo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.