Cuando la abstinencia sexual lo hace perder dinero

Así como lo ve. Pasar un periodo de tiempo largo, sin tener relaciones sexuales, puede tener efecto en sus ganancias y en su productividad. ¿Cómo? FP le explica.

Cuando la abstinencia sexual lo hace perder dinero Cuando la abstinencia sexual lo hace perder dinero

A lo largo de la vida cada persona decide cuáles son sus prioridades y cómo logra satisfacerlas. En ello, muchas veces el amor o el tener una pareja estable puede ser parte de la lista, lo que conlleva a pensar todo lo que eso puede implicar: cosas como la confianza total, la posibilidad de construir cosas entre los dos, el respeto por lo que son y lo que quieren y, por supuesto, también debe tener un buen componente relacionado con la atracción física, la sexualidad  y el sexo.

Para muchas parejas, incluso, el “buen sexo” es casi una de las razones más importantes que hace que una relación de pareja sea exitosa, pues no sólo implica la satisfacción física como tal, sino también la posibilidad de lograr una conexión íntima en todo sentido. Incluso, diversos estudios han demostrado cómo una baja frecuencia sexual puede llevar, incluso, a la separación o al divorcio.

Pero, ¿qué tiene que ver el sexo con el dinero? Aunque parece extraño, ya en Finanzas Personales habíamos explicado cómo las personas que tenían sexo al menos cuatro veces a la semana, podían llegar a tener unos ingresos mucho más altos que aquellas que no tenían esta “buena costumbre”, lo que en cifras se traducía en porcentajes que variaban entre el 3% y 5%.

Ahora, ¿qué pasa para aquellos que no tienen relaciones en absoluto, durante un buen tiempo? Pues bien, existen varios efectos físicos que se pueden traducir en que usted –créalo o no- gane mucho menos dinero del que ganaría si fuera un poco más activo en este aspecto de su vida.

FP le recomienda "Una persona con deudas: la peor pareja que puede tener".

Lo que realmente causa

Por un lado, el sexo es algo totalmente natural y saludable para los seres humanos, siempre y cuando se practique bajo su propia voluntad y responsabilidad. Pero, al igual que el ejercicio físico, el sexo le permite al ser humano mantenerse en unas buenas condiciones, manteniendo alerta el sistema nervioso así como el sistema inmune.

Esto hace que usted sea una persona que tienda menos a enfermarse, pues tiene más anticuerpos que le ayudan a combatir enfermedades o virus, que podrían dejarlo en cama –y, por tanto, fuera de la oficina- durante varios días. Y, como sabemos, una persona enfermiza “no es un buen negocio” para cualquier empresa, por lo que aquellas personas que se la pasan de incapacidad en incapacidad, no son vistas como productivas y, por lo tanto, no son considerados a la hora de un ascenso.

Otro efecto de la abstinencia sexual, más aún cuando no es elegida por voluntad, es la pérdida de confianza en sí mismo o la disminución de la autoestima. Esto hace que la persona tenga menos seguridad a la hora de realizar sus tareas diarias, llevando a que pueda disminuir su productividad en la oficina, lo que conlleva a que no siempre se cumplan las metas establecidas, no tenga nuevas ideas y no se convierta en ese “empleado clave” de su empresa.

Ahora, el no tener sexo también puede generar estrés y depresión en algunas personas, lo que suele ser fuertes desencadenantes para tomar malas o impulsivas decisiones de dinero. Entonces, con el fin de llenar esa especie de vacío, se tiende aún más a hacer compras inútiles que terminan en altas y costosas cuentas de tarjetas de crédito o endeudamientos innecesarios.

Le recomendamos “Cómo la abstinencia puede causar comportamientos neuróticos”.

Finalmente está el factor de la felicidad y la estabilidad. Muchos investigadores se han tomado a la tarea de ver la relación entre la felicidad y el sexo, encontrando una relación casi que proporcional: entre más sexo, más felicidad y viceversa. Esto lleva a una sensación de tranquilidad y estabilidad. Además, porque las parejas que tienen esta parte garantizada, gozan de una seguridad emocional: “los economistas calculan que un matrimonio duradero equivale a la felicidad generada que se puede traducir en ganancias de US$ 100.000 cada año. El divorcio, por su parte, se traduce en una disminución de la felicidad de US$66.000 al año”, mencionan los expertos de WebMD.

La otra cara de la moneda

No obstante, también hay estudios que relacionan el sexo con el pago de las cuentas: por ejemplo, una encuesta de Toluna descubrió que el 20% de las personas estaría dispuesto a renunciar a tener sexo si eso significaba dejar de pagar cuentas o deudas.

Al fin y al cabo aún existen muchos mitos, tabús y parafernalias en torno al sexo que pueden representar grandes sumas de dinero en cuanto a planificación, cenas, actividades divertidas o momentos especiales que lleven a que una pareja termine ese día con “broche de oro”.

Quizás le interese "Señales con las que le están diciendo que no quiere casarse".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.