Amigos y dinero: los 3 escenarios más complicados para llevar

Colombia se caracteriza por tener ciudadanos con una amplia vida social, que aman conocer nuevas personas y hacen amigos a donde quieran que vayan. Pero cuando el dinero se involucra en una amistad, ¿qué se debe tener en cuenta?

Amigos y dinero: los 3 escenarios más complicados para llevar Amigos y dinero: los 3 escenarios más complicados para llevar

La amistad es algo que se suele crear a lo largo del tiempo y dándose a conocer, brindando apoyo y compartiendo momentos especiales. Mientras para unas personas puede ser más fácil que para otras, de igual forma, el contar con personas alrededor nuestro nos permite sobrellevar las situaciones complicadas y hacer más agradables aquellas situaciones en las que la alegría y felicidad predominan.

No en vano Colombia ha ocupado varias veces el primer puesto como uno de los países más alegres del mundo y más sociables o amigables con los extranjeros.

Fuente: Póker

Y aunque es mucho más fácil hacer amigos cuando se es niño o adolescente, en la vida adulta también pueden presentarse nuevas personas con las que establecer nuevos lazos y sentir una compatibilidad en ciertos aspectos de la vida. En sí, estas relaciones suelen caracterizarse por ser tranquilas, alegres y “relajadas”, pero todo puede cambiar cuando el dinero queda en medio.

Muchas personas pueden sentirse identificadas en esos momentos incómodos en los que han tenido que asumir deudas de su amigo o cuando prestaron una suma de dinero y nunca fue devuelta o quizás cuando salió mal un negocio. Es por eso que las relaciones tienen que estar muy bien establecidas si el dinero va a quedar en medio de las dos personas.

FP le recomienda “¿Qué tipo de amigo es usted?”.

Para esto, una encuesta de CouponCabin señala que el 20% de las personas encuestadas rompieron relaciones con sus amigos por problemas de dinero, mientras el 31% afirma que gastan más por sus amigos. Entonces, el dinero puede causar heridas y dañar poco a poco una relación.

Escenario uno

Una de las situaciones incómodas que se pueden vivir en temas de amistad es cuando tiene un amigo “pobre” o cuando usted lo es. A cada persona le ha tocado vivir un camino diferente y unas situaciones distintas, porque mientras para unos fue fácil conseguir el dinero de la universidad (porque la pagaron los papás), otros tuvieron que endeudarse “a más no poder” con el fin de lograrlo.

Esto también puede verse en la diferencia de salarios y posiciones, ya que unas profesiones pueden tener un campo laboral mucho más amplio y mejor que otras; lo que puede contraponerse a la hora de compararse entre amigos.

El tema es que este tipo de situaciones se puede presentar para un montón de condiciones más: cuando tiene un “amigo pobre”, la mayoría de veces deberá ser usted quien asuma los gastos de las salidas o quizás deba tener una predisposición a ayudarle con dinero prestado (esperando que algún día se lo devuelvan). Este tipo de cosas hacen que cada vez sea más difícil encontrarse con la persona y, finalmente, puede acabar con la amistad, como señala LearnVest.

Por eso es importante ser franco y, dado el caso, poner las cartas sobre la mesa estableciendo límites. Muchas personas pueden enojarse si usted le dice la verdad: “mira, ahorita no tengo dinero para invitarte, entonces nos vemos mejor en tu casa…” o quizás si finaliza diciendo “la verdad no quisiera involucrar el dinero en nuestra amistad, porque la valoro mucho”; la situación puede ser totalmente distinta.

Lea también “Las 4 precauciones antes de montar un negocio o una empresa con un amigo”.

Y si usted es el amigo pobre, sea consciente también de su situación y condiciones: si le prestan, devuelva el dinero y si no quiere verse como el aprovechado de un amigo “rico”, invítelo a otros planes o sencillamente niéguese a salir. Incluso, esto puede ser una prueba para saber quién es realmente amigo y quién no.

Escenario dos

Otra situación sucede cuando hay un amigo envidioso, en todo el sentido de la palabra, que siempre está preguntando cuánto le costó lo que compró, cómo consiguió el dinero para hacer un viaje y suele terminar esas conversaciones contando su difícil situación económica.

El comparativo es incómodo y establece, de cierta forma, una superioridad entre las personas; por lo que este tipo de amistades y relaciones suelen ser bastante nocivas. Pero esta situación se maneja, dependiendo de la personalidad de cada quien, como explica Daily Worth.

Si es de quienes no le interesa, sea totalmente sincero y abierto al respecto sin que, por ello, demuestre una actitud de superioridad con la otra persona. Pero si es de quienes definitivamente no le gusta compartir ese tipo de información, también dígalo: puede que quede inmerso en un momento incómodo, pero también será una lección para que la persona no le haga más ese tipo de preguntas.

No se pierda “Las reglas para prestar dinero a sus amigos o familiares”.

Tenga en cuenta que este tipo de situaciones también pueden ayudar, de cierta forma, a tomar mejores decisiones financieras, mostrándole a las personas cómo pueden llegar a alcanzar las metas, siguiendo o imitando un poco lo que usted también hizo.

Escenario tres

Finalmente, también puede darse otra situación que puede devenir del primer escenario que ya mencionamos: no puede mantener los hábitos de gastos de sus amigos o ellos no pueden mantener los suyos. Cuando usted crece y empieza a tener unos ingresos y, en sí, una independencia financiera, puede ser mucho más fácil organizar un viaje o una salida de rumba, de vez en cuando.

Esto, por supuesto, no tiene nada de malo. El verdadero problema viene cuando suele ser más frecuente de lo que su bolsillo puede aguantar y, muchas veces, usted puede terminar totalmente endeudado sin haberlo planeado, solamente por no haber quedado mal y compartir más con las personas que quiere.

El tema es que puede suceder que si usted se niega un par de veces a ir, puede que ya no lo tengan en cuenta luego, para invitarlo; lo que puede también resultar incómodo. Entonces, en este tipo de situaciones usted también debe expresar lo que siente: no pasará nada si los invita a su casa para ser el anfitrión y ver unas películas y cocinar unas palomitas, lo que le ayudará a fortalecer el vínculo y también a dejar quieto por un tiempo, su bolsillo.

Lea “Los beneficios financieros de tener amigos con derechos”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.