7 cosas que debería hacer para relajarse en sus vacaciones

por Katherinn Cuervo

Tomarse unos días de descanso implica olvidarse de todo, relajar el cuerpo y la mente. Aproveche que ya es temporada baja para disfrutar de que muchos sitios están solos y más baratos.

123RF 123RF

Cuando usted tiene un contrato laboral y lleva un año cumplido, tiene derecho a 15 días hábiles de vacaciones, que las puede tomar una vez cumpla el  tiempo o pueda consensuar con su jefe las fechas para que no se vean afectadas ninguna de las dos partes. Puede también que usted sea independiente y haya querido por intención propia darse unos días para relajarse.

Sin embargo, hay personas que toman las vacaciones para dedicarse a las tareas del hogar, dormir hasta tarde y no hacer nada más, muchas otros aunque dijeron ‘yo no voy a trabajar’ duraron horas pendientes de lo que había quedado sin hacer del trabajo. Otras, por ejemplo, aunque se van a viajar siguen haciendo lo mismo que cuando estaban en su casa, ver televisión, estar en la cama y recibir llamadas del trabajo.

Hacer esto, no le ayudará en nada, todo lo contrario lo hará sentirse más cansado, esto sin contar que las personas que viven con usted no se van a sentir muy a gusto de verlo haciendo lo mismo, es decir,  su cuerpo está, pero su mente divaga en las labores cotidianas de su trabajo.

FP recomienda: Esta es la razón científica por la que alguien ama viajar

Un estudio de Applied Research in Quality of Life, citado por The New York Times, que encuestó a 1530 holandeses, subrayó que solo los viajeros que afirmaron haber tenido un viaje “muy relajado” experimentaron el beneficio de sentirse felices a su regreso.

via GIPHY

Así, Finanzas Personales reunió de acuerdo con la página web de Forbes y The New York Times cinco formas en las que usted podrá gozar al máximo de sus vacaciones para sentirse liberado:

  1. Anticipe sus vacaciones: cuando usted se anima desde antes de tomar su descanso todo es más sencillo. Porque le está poniendo todo su entusiasmo, sabe que va a dedicar su tiempo a algo en especifico y que sus vacaciones no se van a ir en vano. Así que busque por Internet fotos de los lugares que quiere visitar, lea sobre las características del lugar, averigüe hospedaje y conozca algo de historia del lugar.
  2. Nunca está demás planear: si ya tiene fijas sus vacaciones y el número de días de descanso, lo mejor será que planifique. Haga una lista de planes por día, dígale a sus amigos, pareja o familia que lo acompañen o en dado caso vaya solo o sola, ‘ la peor diligencia es la que no se hace’, andar solo no tiene nada malo, mejor hasta podrá conocer nuevas personas y relacionarse.
  3. Elija un lugar tranquilo: no importa si se va o no de viaje. Vaya a un lugar donde pueda reflexionar, respirar, sentirse cómodo con los sonidos de la naturaleza o incluso de música relajante. Seguramente usted tiene gustos sobre una u otra cosa que lo hagan sentir alejado de su realidad y de su rutina. Así que practíquelos.
  4. Evoque el pasado: ¿se ha puesto a pensar en cosas bonitas que lo hagan sentirse feliz y sonriente? Muy seguramente si y es un buen ejercicio. Por esto, si no tiene la posibilidad de viajar a algún lado, piense en sus últimas vacaciones, mire las fotos, los vídeos y los recordatorios que se trajo consigo, reviva el momento con toda su esencia. Es más, psicólogos afirman que “recordar un viaje, incluso mucho tiempo después de haber regresado, puede producir un profundo placer” Sonja Lyubomirsky, profesora de psicología en la Universidad de California, Riverside, en su libro The Myths of Happiness.
  5. Olvídese de su celular: hoy día, todos permanecemos por lo menos más de tres horas con el celular en la mano realizando alguna actividad. Para algunos inclusive es su fuente de trabajo, pues con él permanecen en contacto con sus clientes o jefes. Así que, no le diga a los demás que cualquier cosa lo contacten que usted está al tanto, es más si puede no cargue con él.
  6. Recargue su espíritu: busque tranquilidad en su alma. Salga a caminar y tome aire, esto le ayudará a sentirse libre  a encontrarse con sigo mismo. No hay nada más cómodo que el ambiente que pueda manejar para sí mismo, así podrá llegar renovado a su trabajo.
  7. Planifique su reintegro: no se trata de que lo asimile, todo lo contrario. Piense que va entrar con toda la actitud. Estructure un poco lo que tiene que llegar a hacer, que las vacaciones le hayan servido para llegar con creatividad y entrega a lo que más le apasiona. Actualícese con lo que ha pasado y de sus tareas pendientes, para que no llegue tan perdido a estresarse por lo que tiene que hacer.

Finalmente, según estudio citado por New York Times, con datos de una compañía farmacéutica que trabaja con el sistema nacional de salud de Suecia y de fuentes gubernamentales, descubrieron que al aumentar el número de trabajadores que salían de vacaciones, disminuyó el número de personas a quienes se le recetaron antidepresivos.

Así, como también concluían que tener unas buenas vacaciones beneficia tanto a la persona misma como a las de su alrededor. Las emociones que se tren al llegar a vacaciones pueden contagiar a los compañeros de trabajo.

También puede leer: Los rasgos de un verdadero viajero, amante de las aventuras

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.